Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/157002

Por robo agravado y por narcomenudeo, las causas de los presos involucrados en el motín

El reclamo para que su mujer también detenida pueda estar más tiempo de visita fue el detonante de casi tres horas de tensión en la comisaría de La Verde, ubicada a 70 kilómetros de la capital chaqueña.

Qué delitos cometieron los dos presos que armados con una chuza y cuchillo terminaron reducidos por el grupo táctico de la Policía.

Comisaría-La-Verde.jpg

Al caer la noche – la pequeña localidad de La Verde- se vio conmocionada entre sirenas de patrulleros y autobombas que fueron convocados ante la toma de rehén de parte de dos presos, uno de ellos, enojado porque solamente una hora dispone para reencontrarse con su mujer, también con deudas con la ley y privada de la libertad en la alcaidía del barrio Don Santiago, en Resistencia.

Según pudo saber NORTE, el motín se declaró a las 18.55, cuando dos detenidos tomaron de rehén al sargento Lorenzo Vallejos.

Lo mantuvieron cautivo hasta las 22, cuando logró zafarse de los individuos mientras caminaban en el patio interno de la comisaría.

Ahí entró en acción el Comando de Operaciones Especiales (COE), -según las fuentes policiales y judiciales- no hubo lesionados.

La comisaría a cargo de Fabio Torres fue escenario de tres horas tensas, mientras los efectivos debían esperar las negociaciones, a la vista de cómo el sargento Vallejos era amenazado con una chuza y un cuchillo.

Los detenidos que encabezaron el motín en La Verde son Daniel Pintos de 35 años, acusado de narcomenudeo, a cargo de la fiscalía antidroga Nº2.

El otro, Gustavo Raúl Otazo(45), acusado de robo doblemente agravado con uso de arma de fuego, cometido en lugar poblado y en banda en concurso real.

Está a disposición de la Cámara Tercera en lo Criminal. Fue Otazo el que comenzó el motín, porque su mujer también confinada, no puede verla más de una hora.

Aparte de los dos revoltosos, en la comisaría de La Verde los otros cuatro presos debieron ser puesto bajo custodia en una oficina, a fin de ponerlos en resguardo, ante alguna eventualidad que concluyó con la acción del grupo táctico policial que logró restablecer el orden.

A lugar llegó el fiscal especial penal de Derechos Humanos, Daniel Turraca, director de la zona metropolitana, Eduardo Ruiz Díaz, y otros jefes, además, la situación era monitoreada por el fiscal en turno, Juan Martín Bogado.