Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/156896
Miguel Angel Fernández
Por: Miguel Angel Fernández

Gobernadores frenaron a la Corte y ahora van por más

Es cierto que el impacto mediático de la desaparición del artesano Santiago Maldonado jaquea al gobierno nacional, cuyos movimientos fueron objetados por el propio líder aliado, el radical Ernesto Sanz, donde el cuestionamiento a la ministra Bullrich hizo tambalear su continuidad y ahora está puesta en la mira la intervención de la Gendarmería Nacional (“no pongo las manos en el fuego por nadie”, dijo el ministro de Justicia), le restó trascendencia ante la opinión pública a la inédita cita de 21 provincias en la Casa de San Juan, recibidas por Sergio Uñac, donde se ensanchó -para sorpresa de propios y extraños- esa Liga de Gobernadores donde el chaqueño siempre figuró entre los más activos.

El alegato de cuatro puntos firmado por justicialistas y mandatarios provinciales de Cambiemos de Corrientes, Jujuy y Mendoza, más el socialista Miguel Lifschitz de Santa Fe, fue un misil político para frenar a la Corte Suprema que se preparaba obediente a darle paso a un refuerzo de 50.000 millones de pesos a la privilegiada provincia de Buenos Aires y su estrella macrista María Eugenia Vidal. Lo que parecía imparable después de la ronda electoral del 22 de octubre ahora se visualiza en el campo de los fallos de 2018, según las últimas referencias del máximo tribunal.

El alegato conjunto de las provincias tuvo firmeza para demandar que la Corte Suprema se abstenga de pronunciarse en una delicada cuestión que hace al soporte federalista del país y que, como roza el intento de una nueva ley de Coparticipación y reformas que diseña el ministro Dujovne, es una cuestión relevante que solo puede quedar en manos del Congreso Nacional. Además, el estancamiento de esa nueva ley de coparticipación impulsada desde la reforma parcial de la Constitución en 1994 obedeció a la necesidad de reclutar el consenso de los parlamentos de los 24 distritos como requisito institucional insoslayable.

Dibujo Miguel.jpg

(No se puede omitir la mención del punzante documento presentado por Juan Schiaretti de Córdoba consistente en un estudio donde se demuestra que los subsidios a los servicios públicos distorsionan más la coparticipación que el cuestionado efecto del Fondo del Conurbano. En síntesis, expone que los subsidios para la ciudad de Buenos Aires y la provincia que gobierna Vidal sumaron 74.957 millones de pesos por encima de lo recibido por el resto del país con un monto per cápita por habitante, superior al resto, de 3.767 pesos. O sea, una certificación del monto de los subsidios nacionales al transporte, la energía y AYSA recibidos “en exceso” de las restantes provincias).

Van por más: nueva convocatoria

Tiene que ver la profundización en este asunto del gobernador chaqueño para confirmar que el próximo jueves habrá otro encuentro de mandatarios provinciales, esta vez circunscripto a las 13 provincias que no transfirieron sus cajas de jubilaciones a la Nación cuando Domingo Cavallo les hizo la oferta. (Compromiso federal del 6 de diciembre de 1999).

El origen de la nueva gestión conjunta es lo que se considera un exceso normativo sobre la ley nacional 27.260, conocida como “reparación histórica y blanqueo”, que data del año 2016, donde se establece que el Poder Ejecutivo dispone de 120 días para un acuerdo con esas 13 provincias a fin de compensar las eventuales asimetrías con la que aceptaron la transferencia y ponerlas en un pie de igualdad. Ese artículo 27 encomendó a la Ansés realizar auditorías para evaluar estados contables y los avances del mentado proceso de armonización, como ocurrió en esta provincia.

Este es el punto candente, especialmente en el Chaco, donde está vigente una enmienda constitucional votada durante el segundo mandato de Capitanich que le cierra el camino a esa armonización.

Que la Nación intente forzar esa compatibilidad entre transferidos y no transferidos condicionando las asistencias previsionales será el eje del debate del jueves, pues los gobernadores reclamarán que se modifique el artículo citado de la ley 27.260 y el decreto reglamentario 894, que incurre en los mismos vicios. Como es obvio, aquí están en juego las transferencias compensatorias de la Ansés, donde el Chaco viene asumiendo el costo de mayores beneficios que en el sistema nacional. ¿Quién desconoce que jubilarse en la provincia con el 82% móvil es más ventajoso que hacerlo en el sistema nacional? Además, esto no implica renunciar a un estudio a fondo del déficit previsional, especialmente la carga que implica el beneficio para el retiro policial a edades tempranas y con montos en algunos casos muy significativos.

El justicialismo se lanza a corregir contradicciones

y moviliza a todos sus cuadros

La elección de cuatro diputados nacionales no debería mover el amperímetro del desvelo por esa representación -habida cuenta de que de la gravitación de los chaqueños en la cámara baja nunca se supo demasiado- sino gravitara un factor que en el juego del poder frente al macrismo no admite ni distracciones y menos contradicciones: esa elección puede ser dura ante la marea de votos que Cambiemos vino sumando sin más estructura que cuadros de una UCR vaciada del liderazgo de Convergencia Social que el caudillo Angel Rozas condujo con riendas cortas y, de hecho, se le puede ver como un trampolín para el 2019 en que se elegirá al próximo gobernador y en elección separada al próximo presidente de los argentinos.

Una victoria más aireada del Frente Chaco Merece Más puede capitalizarse como chance de un segundo mandato de Oscar Peppo, ahora con presencia en el plano nacional.

Pero al mismo tiempo, si Aída Ayala responde a la nominación que le brindó Macri, seguramente haría pie para la disputa gubernativa del 2019 y otro tanto podría ocurrir con Leandro Zdero en Resistencia, salvo que desde Sáenz Peña se impulse una corriente de alternativa entre los Cipolini y el incombustible Carim Peche a la hora del recuento de votos termales.

Pasos fundamentales

Después de tres rondas ante las urnas, el oficialismo chaqueño hizo un montaje de campaña que es más nítido y con señales de corregir errores o el pecado del triunfalismo. Se dieron pasos fundamentales en el Parque de la Democracia donde Oscar Peppo, Jorge Capitanich y Gustavo Martínez encabezaron una base de unidad que cambia el escenario, por ejemplo, de rutas diferentes seguidas por el intendente y el presidente del Concejo Municipal de Resistencia, el primer distrito electoral donde han soportado retrocesos en circuitos claves y fue notorio el escaso compromiso de la mentada militancia.

Hubo una reunión clave, al respecto, en la sede del justicialismo y donde asomó, como no lo había hecho antes, Federico Muñoz Femenía, a quien Capitanich impulsó como presidente de la junta departamental San Fernando y ahora trabajará junto a su jefe político que comandará la campaña y todos, dicho esto por el propio Martínez, se alinearán con el criterio de exponer mejor una gestión que pese a los escollos nacionales ha sido de gran dinámica y mucho pavimento en la fenicia Resistencia. Eso enfoca el mensaje de un Capitanich con el protagonismo que acumuló victorias en los últimos diez años y que será celebrado el día 16, por iniciativa de dirigentes reunidos en Coronel Du Graty.

El cierre se consumó con la reunión entre todos los intendentes del PJ de la provincia, que son su gran capital electoral, qué duda cabe, y el gobernador con su gabinete y diputados provinciales electos, aportó la clave de la campaña que se resume en la opinión de un protagonista: “Nos apuró a todos para salir a trabajar”. (Además, el ministro de Hacienda pasó en limpio el impacto de la retracción de fondos coparticipados si prospera la ofensiva bonaerense, estimando un rebote también en el fondo de participación municipal. Podrían ser poco más de 600 millones en el 2018 y solamente Sáenz Peña perdería 55 millones, como para alertar la disciplina de Cipolini con la Casa Rosada).

La hoja de ruta registra otro detalle: el Frente salió a dialogar con partidos que no ingresaron en la ronda final del 22 pero suman votos. Hubo dos acuerdos: con el Partido Nacionalista (donde se contó con la presencia personal de Alberto Aseff dándole su respaldo a Elda Pértile) y con el Partido Demócrata, de Oscar Arévalo, que encontraron coincidencias para resistir al macrismo. En la semana que se inicia son probables encuentros con Gustavo Aman, de Ciudadanos a Gobernar, y con el mismísimo Raúl Castells y su MIJD. Una etapa final, puesta en manos de Capitanich, acortaría distancia con Fabricio Bolatti, Germán Bittel y otros que cuestionaron el retroceso frentista que adjudican a la Casa de Gobierno. Y se difundieron declaraciones de Coqui que a pesar de sus frecuentes diálogos telefónicos con Cristina Kirchner, dijo que la expresidente no alienta la fractura peronista en el Chaco, sobre todo cuando embretaría a su exjefe de gabinete en un internismo desestabilizador. Oscar Peppo revelaba que comiendo empanadas en la Casa de San Juan los gobernadores ajustaban con buen humor los resultados de las PASO, distrito por distrito, y ponían en claro que aun con diversas denominaciones, a la postre el PJ ganó esas elecciones sumando su caudal en resultados de todo el país, aunque la publicidad de Cambiemos dijera otra cosa.

Y con la conclusión, por encima de la reiteración de errores y de remontar la cuesta de la formidable adversidad mediática a la que han sido sometidos, que los peronistas están vigentes pero dependen de sí mismos y de las reglas de juego que sean acordadas después del 22 de octubre, para construir una unidad democrática territorial sin la cual, como opción ante el rumbo de inestabilidad económica y social en que sigue empantanado el país, no podrán reorganizarse y ganarle a Macri en el 2019.