Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/156343
Miguel Angel Fernández
Por: Miguel Angel Fernández

Celebración merecida pero la armonía fiscal no asoma: Provincias no cederán

La celebración en el paraje La Armonía tuvo el realce que merece el parque nacional El Impenetrable que inaugura una nueva etapa para el turismo nacional e internacional en áreas protegidas, pero curiosamente a la hora de ese acto encabezado por el gobernador y el jefe del gabinete nacional, más el original ministro rabino Bergman, quienes trabajaron intensamente en desarmar el entretejido legal que se impulsó desde Sáenz Peña y Castelli para elevar y especular con los montos de la expropiación de la estancia La Fidelidad, del asesinado productor italiano Manuel Roseo, (nos referimos al fiscal de Estado, Luis Meza, y su adjunto Fernando Ford), estaban fijando la posición del Chaco de firme rechazo ante la Corte Suprema por los 50.000 millones que el propio Macri quiere inyectarle al gobierno bonaerense de María E. Vidal.

La posición con los diversos matices jurídicos que planteará en cada provincia -algunas convencidas de la inconstitucionalidad del procedimiento- se resumió en el concepto de “ni un peso más en detrimento de los ingresos provinciales”. Y del mismo modo, el Chaco volvió a ratificar que seguirá impulsando su demanda recuperatoria del 15% de la compensación jubilatoria porque el acuerdo de Córdoba solo reconoce a partir de la gestión de Macri, no hacia atrás. 

miguel.jpg

“Mostrar a Marcos con Peppo”

No faltó la interpretación desde Buenos Aires de que Cambiemos quiso mostrar a Marcos con Peppo, a través de una foto de la llegada de Peña y del saludo de un gobernador ganador en las tres rondas electorales realizadas este año, pero al que la Casa Rosada quieren distanciar de la dureza crítica y de la vehemencia opositora de Jorge Capitanich, cuando la realidad es que ninguno de ellos pueden sacar los pies del plato -lo mismo cabe para Gustavo Martínez- ante una elección dura y decisiva como será la del 22 de octubre para consagrar cuatro diputados nacionales. Pero el detalle fundamental consiste en que si el frente Chaco Merece Más no recupera las diferencias de sus años de victorias desde 2007, las urnas de octubre pueden ser un trampolín o un derrape para las proyecciones de 2019, año en que se elegirá todo: fórmula gubernativa, tres senadores, tres diputados nacionales, 16 legisladores provinciales, 69 intendentes y un ejército de concejales, y como si fuera poco la renovación de la presidencia de la República.

Pavimento para el Impenetrable

En el sobrevuelo de ese impresionante tapizado verde de la enorme y valiosa región del Chaco profundo que es el Impenetrable, Peppo insistió ante Marcos Peña en que esta provincia espera entre los proyectos del presupuesto nacional 2018 la incorporación de una pavimentación a partir de Miraflores que alcance esa meta de “un tajo en el monte” como alguna vez se definió a la ruta Juana Azurduy. La respuesta fue un sinceramiento realista: los recursos de la Nación pintan muy ajustados para el próximo ejercicio, pero Peña le prometió un abordaje inmediato con Javier Iguasel, el administrador de Vialidad Nacional, porque Peppo también insistió en su objetivo primordial de la ruta 13 que pretende iniciar en su mandato siguiendo el trazado de la vieja ruta 89 con salida desde Villa Ángela a la ruta 11.

La Corte y un bombazo fiscal

Sobre todo los gobernadores peronistas tienen sobrada experiencia respecto de la inclinación de la justicia a las apetencias políticas del macrismo y no los sorprenden anticipos periodísticos como el de Guillermo Kohan, en una página de El Cronista, anunciando que “Detona después de octubre la principal batalla económica de Macri contra gobernadores”. Y sin más vueltas, el periodista especializado en cuestiones económicas habla de la negociación posterior a los comicios de octubre, “una vez que la Corte Suprema active una nueva bomba fiscal y ordene actualizar el famoso Fondo del Conurbano Bonaerense”.

Ya comentamos el rechazo en cadena de los fiscales de Estado de todas las provincias, pero ya en esta semana hubo una reunión de 15 ministros de Economía en la Casa de San Juan, entre ellos Ocampo, que se sumará a un plenario que producirá un documento a disposición de la Liga de Gobernadores que no quiere dormirse por una sencilla circunstancia comentada después entre los fiscales de Estado: “Tenemos que enfrentar a tres, Macri, Vidal y Rodríguez Larreta y acaso un cuarto, porque Lorenzetti seguramente fallará como pretende la Casa Rosada” y se trata, lo decimos una vez más, de 50.000 millones de pesos en detrimento de la masa coparticipada.

La agenda de los gobernadores (ganadores y perdedores del 23 de julio) está definida: 1) Posición de rechazo ante la demanda de la provincia de Buenos Aires; 2) Vencimiento en diciembre del Impuesto al Cheque; 3) La restitución del 15% vinculado con la coparticipación retroactivo al año 2015, donde el Chaco mantiene su demanda contra la Nación; 4) La reforma fiscal que impulsa la Casa Rosada (Dujovne) buscando que las provincias reduzcan el impuesto a los Ingresos Brutos sin que aparezcan mecanismos de compensación de ingresos por ese rubro.

¿Qué apura tanto a Macri?

Ya se sabe que el desenlace electoral del 22 de octubre no alterará la relación de fuerzas en el Congreso de la Nación y que Cambiemos, aun con una gran elección, no alcanzará mayoría propia en ninguna de las dos cámaras y tendrá que seguir negociando con la oposición, unida o fragmentada como puede ocurrir con el peronismo y sus diversas representaciones.

Además, con los números a la vista y la certeza de que regiones como el noreste están lejos de una recuperación económica y sigue arrastradas por los dictámenes del centralismo, como será el anticipado aumento de los combustibles para antes de fin de año, se plantea con nitidez el interrogante de tierra adentro: ¿qué apura tanto al gobierno nacional a reformas fiscales y cambios en la coparticipación federal, con un guiño preferencial para la provincia de Buenos Aires, en un contexto donde el déficit consolidado del sector público argentino se proyecta en un 7% del PBI, donde el gasto público crece sin pausas como los intereses por un elevadísimo endeudamiento, y las señales de una economía que está lejos de la mejoría prometida en la campaña electoral?

No hay signos de crecimiento, no se producen inversiones ni privadas ni públicas de cabal envergadura, no crecen las exportaciones -con el taponamiento de EE.UU. para el biodiésel de esta semana- pese a la fenomenal devaluación del peso (alentando la timba financiera con tasas como del 27% que acaba de aceptar el Chaco en colocaciones de letras a corto plazo) y no se ven aumentos de ingresos fiscales que cambien la tendencia del déficit público.

La Liga de Gobernadores debe llegar a la Corte Suprema para desactivar ese bombazo, pero también al propio Macri, ahora encendido para castigar la protesta sindical, cambiando el rumbo del endeudamiento hacia una obra pública que sea más sólida que los globos del plan Belgrano, procurando la motivación del consumo con créditos a tasas diferenciadas, en especial como zonas como la nuestra más alejada que nunca que Buenos Aires, y zafar de una política monetaria antinflacionaria que solo interesa a la especulación financiera.

La encrucijada fiscal

La embestida de contexto encuentra al Chaco en una encrucijada fiscal que exige decisiones como las que abordará el gabinete de Peppo convocado para mañana, pero también en el contexto de una campaña electoral que acaba de mostrar las uñas en esa transferencia al municipio de Sáenz Peña del predio de la Fiesta del Algodón y donde sería imperdonable que se frustre no la elección de reinas que ya no representan a provincias productoras, sino ese congreso internacional alentado por el INTA y diversos sectores, que puede abrir el camino de la recuperación del textil pero con logros productivos inteligentes y de mucho mayor esfuerzo que salir a cortar rutas para que el gobierno provincial, escaso de fondos, pague el precio de más subsidios y prebendas al estancamiento irreversible.

La Comisión Federal de Impuestos resurgió estrenando auditorio

La Comisión Federal de Impuestos tiene por ley funcionar como autoridad de aplicación de la distribución de la Coparticipación Federal, y no se olvida el antecedente de que el ministro Domingo Cavallo intentó disminuir su alcance político y administrativo.

La CFI acaba de consumar su resurgimiento bajo la presidencia del ministro chaqueño Cristian Ocampo, inaugurando su nuevo salón auditorio que marca presencia para las 25 jurisdicciones del país. El propio Macri había prometido su presencia pero finalmente envió a la vicepresidente Gabriela Michetti que habló con varios gobernadores (Daniel Capitanich lo hizo todavía a cargo del Poder Ejecutivo del Chaco), también el presidente Ciácera del CFI y se destacó, en suma, con especial relieve la entrega de las banderas de cada uno de los distritos.

Pero hubo una referencia común en los mensajes: el camino a seguir por la distribución de la renta federal no será nada sencillo a partir del precepto -sellado en una ronda previa de ministros de Economía que será formal en la semana que se inicia- de que nadie renunciará un solo peso de lo que recibe y esto lleva a un escenario de un equilibrio fiscal respaldado, como es obvio, por un acuerdo político.

Bien enterada de una mano que viene dura, la vicepresidente Michetti pidió “pensar en el bien superior que es la Nación”. Al respecto el gobernador Urtubey de Salta rescató la demanda fundamental “de una Argentina federal que todavía nos debemos”.

Peppo sumado al apoyo a Camau

En su condición de gobernador y presidente del PJ chaqueño, Oscar Peppo viajó ayer hasta Santo Tomé, para llevarle su apoyo a la candidatura de Carlos “Camau” Espínola, que en fórmula con el exsenador radical y popular humorista Eugenio “Nito”Artaza intentará el 8 de octubre disputar con chance la gobernación de Corrientes enfrentando al aparato de Ricardo Colombi (el gordito que elogió Macri al asumir el presidente Vignolo al frente del Plan Belgrano) que nominó a la fórmula compuesta por el diputado nacional radical Gustavo Valdés y el actual vicegobernador Gustavo Canteros.