Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/155505
Miguel Angel Fernández
Por: Miguel Angel Fernández

Gobernadores peronistas: el equipo está

En pleno juego electoral donde se dice una cosa y se hace otra, varios de los integrantes de la Liga de Gobernadores como el chaqueño Oscar Peppo, que marcaron presencia dando, fundamentalmente, la señal de que actuarán en bloque en defensa de los intereses de cada distrito ante un Macri obsesionado por la polarización que impulsó ante las PASO de Buenos Aires, tropezaron con una respuesta que fue más allá de las consabidas desmentidas de la Casa Rosada. Alguien dio la orden de frenar los anticipos de coparticipación que se habilitaban a varias provincias en un mecanismo de corto plazo, pues la recuperación se efectuaba siempre con los ingresos del nuevo mes.

Ese es el puente financiero de unos 1.000 millones de pesos que fue obturado y que recién sería resuelto mañana, en que vence el plazo de cinco días para iniciar el pago de sueldos de julio a los activos y jubilados donde la erogación es de 2.000 millones. Al respecto, la mejoría del ingreso coparticipado en julio terminó siendo relativa por los compromisos de arrastre y el área de Hacienda, que conduce Cristian Ocampo, tuvo que moverse despejando el camino y aconsejó prudencia ante el asedio de los interesados en la cobranza.

Dibujo Miguel.jpg

El equipo está, como decía Mostaza

Es un clásico de las definiciones del fútbol el concepto del DT “Mostaza” Merlo sobre “el equipo está”.

Los gobernadores lograron una señal de unidad fijando posturas conjuntas para la relación fiscal con la Casa Rosada y llegar a proponer un acuerdo post electoral, cuando se despeje la toxicidad de una confrontación y resentimientos paralizantes. Pese a los anticipos de los medios hegemónicos que blindan a Macri —llegaron a señalar que se revisaría la conducta de cada gobernador si sus diputados nacionales, como ocurrió con el Chaco, rechazaron la expulsión de Julio de Vido y hasta se los enredó con la mentada “grieta” como si se tratara de adversarios de Cristina Kirchner para restarle la chance electoral que mantiene a prueba de balas— para no abundar en más detalles.

Sin embargo, la Liga de Gobernadores salió al cruce de la ofensiva judicial de la gobernadora Vidal, que acapara la mayor asignación de recursos en todos los rubros, procurando que la Corte Suprema dictamine sobre el aumento sideral del fondo del conurbano, cuya impacto cortaría una porción grande de la torta coparticipada estimado en 50.000 millones de pesos. Solamente el Chaco tendría que ceder 3.500 millones, según los cálculos de Peppo y su equipo.

Esos gobernadores también se proponen acudir en una audiencia conjunta a la Corte Suprema, del mismo modo que levantaron la guardia sobre una reforma tributaria riesgosa por el drenaje de recursos. Y ya había saltado el reclamo por el incumplimiento del acuerdo de compensación para las 13 provincias que no transfirieron sus sistemas previsionales.(Aquí también Peppo dice que no llegan los fondos comprometidos para una caja deficitaria que merece resolver, por lo menos, el privilegiado sistema de la policía, con jubilados de ventajoso retiro del servicio).

Dato nuevo: después de las PASO volverán a reunirse cuando la Comisión Federal de Impuestos habilite su nueva sede metropolitana.

Los gobernadores firmaron un documento que cuestiona una asignación de recursos para obras centralizada de Buenos Aires y no olvidaron que el promocionado plan Belgrano está lejos de novedades que no sean la continuidad de emprendimientos como los dos tramos dela autovía de la ruta 11, muy avanzado en unos 30 kilómetros en Formosa y ahora con mayor movimiento en el tramo acortado de Resistencia. En cuanto a la ruta 16 la terminación del tramo hasta Makallé desatará una estampida de peticiones por los 100 kilómetros que restan para llegar a Sáenz Peña, con una inversión muy importante.

“Dispersión y apatía electoral”

Ernesto Sanz, que sigue acompañando la mesa chica de los dirigentes a quienes Macri escucha, ha vaticinado que el próximo domingo habrá “dispersión y apatía electoral”, sacando el paraguas como en la nueva actitud de Cambiemos por si gana Cristina Kirchner en el ámbito bonaerense, para predecir que la gran final será en octubre.

Cada gobernador, como Peppo, deben sostener el proselitismo y evitar que esa apatía repita el alejamiento de millares de chaqueños de las urnas. El frente Chaco merece más tiene soportes para sacar una diferencia en toda la provincia, aunque los distritos difíciles seguirán siendo Resistencia y Sáenz Peña. Sin embargo importa, como dice el documento de los gobernadores, que las candidaturas rescaten esperanzas en un momento difícil, tanto en el ámbito fiscal como el privado.

Lo mejor que tiene el Chaco es su potencialidad agrícola y la recuperación ganadera que ayer recobró voces sin tapujos como siempre se distinguió la tribuna ruralista de Resistencia.

“El pasado nos divide, pero el futuro nos une” suscribieron los gobernadores. ”Miremos hacia adelante. Trabajemos todos unidos para construir el destino de prosperidad y grandeza que se merece el pueblo argentino.”

El Chaco, en particular, no encierra ningún misterio en la estrategia del rumbo político que orientará después del 22 de octubre y con la renovación parlamentaria del 10 de diciembre. Su ejercicio de la defensa propia en un federalismo que no será tal sin equilibrio fiscal debe seguir expresándose en las grandes ligas cuando la atropellada del centralismo es una deformación del país real, donde se escuchan voces como la muy publicitada que vino a su Chaco natal apenas de paso, para enterarnos que el narcotráfico viene por el norte en una semana donde se descubrieron incursiones de bandas por El Impenetrable y un empleado legislativo fue atrapado traficando marihuana en las cercanías de la Isla del Cerrito.

¿Morales y Rozas no piensan lo mismo?

El 8 de marzo de 1999 el gobernador del Chaco, Angel Rozas, junto a Leandro Despouy y Eduardo Moro, en la foto, pero con el refuerzo de Elisa Carrió lograban una audiencia en Washington con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos —donde también el gobierno de Menem envió a una subsecretaria de la Cancillería— para demandar la restitución de la banca en el Senado nacional de la que fue despojado el radical Carlos Pavicich, tal como también se planteó en Ginebra y Berlín ante la Unión Parlamentaria Mundial.

Con aquel antecedente en la sede de la Organización de Estados Americanos, cabe preguntarse si el hoy presidente del interbloque del Senado coincide con su viejo amigo Gerardo Morales, gobernador fuerte de Jujuy, que ha desmerecido a la Comisión Interamericana por su intervención muy firme ante el gobierno argentino de los últimos días en el caso de Milagros Sala, para quien se ha pedido por lo menos un arresto domiciliario.

Morales, que sigue avalado por Macri a capa y espada, afirmó que “la Comisión Interamericana se ha convertido en una facción de burócratas que vive en Washington y mira desde allá cómodamente.” Agregando, por supuesto, que “es un injusto privilegio que se le intenta otorgar a Milagros Sala.”