Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/154686

La fe, renovada a pesar del frío y los sucesos que conmovieron al pueblo

Si bien hasta el mediodía de este domingo no había cifras oficiales, la policía provincial daba cuenta del paso de entre 250 y 300 mil personas por Itatí durante el fin de semana, para participar de los festejos por el 117° aniversario de la Coronación Pontificia de la Virgen María.

La fe movilizó a grandes y chicos, que llegaron desde distintos puntos del país y del exterior. 

ITATI.jpg
La familia Romero, de Santo Tomé (Corrientes), presente más allá de las condiciones climáticas y los sucesos que sacudieron a Itatí.

Norma y Aníbal Romero recorrieron más de 1000 kilómetros para trasladarse desde Quilmes, en el sur del conurbano bonaerense, hasta la Casa de María. Con sus cincuenta y largos, el frío y el viento dominicales no los amedrentan.

El breve diálogo con NORTE se produce en el muelle de Itatí, desde donde ambos siguen las instancias de la procesión acuática. “Llegamos el viernes y la verdad estamos emocionados”, comienza contando Norma y explica que su presencia se debe a la promesa que le hiciera a su mamá correntina fallecida hace un lustro. “Le prometí que todos los años vendría para esta fecha y acá estamos”, dice orgullosa mientras carga una réplica de María de unos 50 centímetros que eventualmente pasará a su compañero para aligerar acarreo. 

itati.jpg
Norma y Aníbal Romero llegaron a Itatí desde Quilmes, provincia de Buenos Aires.

Unos metros más cerca del imponente Paraná, se encuentra Mercedes Barreto, una misionera de cuna pero que actualmente vive en Federación, Entre Ríos.

“Llegué a Itatí para renovar los pedidos por trabajo y salud, y las condiciones del tiempo realmente no me parecen un impedimento”, dice debajo de una buena cantidad de abrigo, con voz cálida y firme.

“Es cierto que el brusco cambio del clima se sintió, pero para los que estuvimos cuando llegó el frío, la presencia del viento y la lluvia, en realidad, fueron la demostración efectiva de la presencia de María entre nosotros”, confió.

En un improvisado camping, construido con un par de carpas chicas y un auto que hacía las veces de contención del fuerte viento que soplaba del sur, la familia Rodríguez saludó el paso de María de Itatí y María de Caácupé. 

itati2.jpg
La entrerriana por adopción, Mercedes Barreto, consideró que la lluvia y el viento fueron la muestra cabal de la presencia de María entre los fieles

“Llegamos hace cuatro días, desde Santo Tomé, así que estuvimos en el arribo de los jinetes, los ciclistas y los caminantes que vinieron hasta acá guiados por nuestra Patrona”, contó Pablo, el padre de la familia.

Junto a su compañera, concurren a Itatí religiosamente hace 16 años, y en ese tiempo, el clan se agrandó con la llegada de Gabriel y Oscar.

“Venimos con la fe de siempre, por trabajo y salud que es lo principal”, aseguran. También afirman que los sucesos sacudieron a la localidad, con el escándalo narco más comentado de los últimos años, no modificó su convicción de acudir al encuentro con María. “No tenemos miedo ni nada por el estilo, el pueblo católico no puede pagar las consecuencias de lo que hacen algunos políticos, y creo que eso está claro al ver a tanta gente compartir este momento a pesar de todas las adversidades”, aseguraron.