Temas de hoy: Alberto Fernández asunción presidencial Transporte público Jorge Capitanich Roxette
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/153943

Langostas: llaman a denunciar su presencia sin alertarse demasiado

“No habría que alertarse demasiado”. Así lo aseguró a NORTE Rural el subsecretario de Agricultura del Chaco, Jorge García al evaluar el impacto que podrían generar las langostas detectadas en distintas zonas de la provincia. Es que el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) informó sobre focos de langostas observados en los departamentos chaqueños Almirante Brown, 9 de Julio, Chacabuco, 12 de Octubre, 2 de Abril y Fray Justo Santa María de Oro.

El funcionario provincial reconoció que esta situación “asusta”, ya que son varias las mangas detectadas. Sin embargo, dijo que no afectaría a la producción primaria provincial, ya que no están en la época ni en el estadío del insecto cuando provoca daño. “Se las observó en un lote de avena y se están desplazando a desovar, pero no sabemos dónde. El Senasa tiene su sistema de alerta para actuar en estos casos”, tranquilizó García. 

langostas.jpg

Las langostas llegaron desde Bolivia. Allí, durante febrero y marzo provocaron severos daños a los cultivos. Y ahora, pasaron por Formosa y Chaco, con destino a las zonas del centro del país. En el Chaco, no hay cultivos que les sirva de alimento, por lo que no se habla de ataques. La plaga llegó en enero de este año a Bolivia y se extendió rápidamente. La plaga se multiplicó y atacó en regiones de Santa Cruz.

Los técnicos coinciden que la plaga migró desde Argentina, porque la “langosta sudamericana” es un animal típico de esas tierras, y que a diferencia de las tucuras comunes que se conocen, en la etapa adulta se vuelven voladoras y pueden recorrer grandes distancias.

Monitoreo permanente

El Senasa se encuentra en la zona con trabajos de monitoreo y realiza el seguimiento de las mangas de langostas con la colaboración de los productores agropecuarios, las provincias involucradas y la población en general, con el fin de controlarla y evitar sus daños.

Los productores y la población en general deben realizar la denuncia inmediata en caso de identificar la presencia de la plaga ante cualquiera de las oficinas del Senasa, llamando al 0800-999-2386 (opción 3), enviando un correo electrónico a acridios@senasa.gob.ar o a través de la aplicación Alertas Senasa. Los productores, a su vez, deben realizar las aplicaciones correspondientes con productos autorizados por el Senasa, durante los nacimientos de langostas, para evitar su reproducción y propagación.

El Programa Nacional de Acridios del Senasa monitorea permanentemente a la plaga, de la que no se registró presencia en los últimos meses. Asimismo, el Organismo asistió técnicamente a Bolivia y Paraguay sobre esta problemática debido a las explosiones demográficas que ocurrieron en estos países durante el presente año. 

langostas2.jpg

Características de la plaga

La langosta es una plaga voraz que amenaza a los cultivos, campos de pastoreo y montes naturales de distintos sectores productivos. Sus agrupamientos, llamados mangas, son capaces de consumir una cantidad de cultivos equivalentes al alimento que necesitan 2.500 personas en un día.

La especie de langosta presente en nuestro país se denomina Schistocerca cancellata. Sus ejemplares adultos tienen entre 5,5 y 6,5 cm de longitud, aunque los machos pueden ser ligeramente más pequeños. Poseen cabeza, patas y abdomen castaños, y en sus alas manchas oscuras. Su modo de vida se divide en dos fases: una solitaria, donde se desplazan individualmente, y una gregaria, en la que forman agrupamientos numerosos. Los de ninfas se llaman bandos y los de adultos son las conocidas mangas.

El ciclo reproductivo del insecto consta usualmente de dos generaciones anuales con mayor actividad durante los meses cálidos. Tras el apareamiento, las hembras perforan la tierra y entierran a varios centímetros de profundidad una espiga u ooteca que aloja los huevos. En épocas de oviposición, un solo individuo puede depositar ootecas de hasta 180 huevos cada diez días. Los ejemplares jóvenes son llamados ninfas y atraviesan cinco o seis etapas antes de llegar a la adultez. Las ninfas también son conocidas como “saltonas”, ya que todavía no tienen desarrolladas sus alas y se desplazan dando brincos gracias a la fuerte musculatura de sus patas traseras. En este estadio, su color varía de acuerdo con el comportamiento solitario (verde) o gregario (marrón).