Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/153582

La obesidad, un problema que crece

Un reciente informe de la Organización Mundial de la Salud alerta que la obesidad ha alcanzado proporciones preocupantes a nivel mundial, y cada año mueren en todo el planeta, como mínimo, 2,8 millones de personas a causa de esta enfermedad, que se caracteriza por la acumulación excesiva de grasa en el cuerpo. Por otra parte, un estudio internacional reveló que en la Argentina el 23,1% de los adultos y el 6,3% de los chicos tienen sobrepeso, duplicando de esa manera el promedio mundial.

La OMS observa que, hasta hace poco tiempo, se consideraba que la obesidad y el sobrepeso eran problemas casi exclusivos de las personas que viven en los países industrializados de altos ingresos, pero en la actualidad se sabe que también son prevalentes en los países de ingresos bajos y medianos. En sintonía con los trabajos que sobre este tema desarrolla el organismo mundial, esta semana se conoció un estudio elaborado por el Instituto para la Medición y la Evaluación de la Salud (IHME), de Estados Unidos, donde se advierte que en los dos últimos años la cantidad de personas en el mundo que pesan más de lo que se considera saludable creció en 100 millones. Esta misma investigación revela que mientras en el mundo el 12 por ciento de los adultos y el 5 por ciento de los niños son obesos, en la Argentina se supera ese promedio mundial con 23,1 por ciento y 6,3 por ciento respectivamente. Dicho de otro modo, el país tiene alrededor de 6,5 millones de adultos y 780.000 chicos y adolescentes con obesidad. Pero además, se sabe que en nuestro país en el período 2012-2013, que son los últimos datos locales que se tienen disponibles, el 20,8 por ciento de los adultos y el 6,1 por ciento de los chicos y los adolescentes eran obesos, mientras que un 57,9 por ciento de los mayores de 18 y el 33,9% de los menores de entre 11 y 17 años tenían sobrepeso, lo que confirma que hubo un preocupante crecimiento de estos indicadores de salud. Desde una perspectiva regional, el informe del Instituto para la Medición y la Evaluación de la Salud señala que la Argentina queda así detrás de México y Venezuela en la prevalencia de obesidad en los adultos, pero después de México, Brasil y Venezuela cuando se trata de los más jóvenes. Los expertos de la Organización Mundial de la Salud explican que la obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI, y advierten que se trata de un problema que afecta en forma progresiva a muchos países de bajos y medianos ingresos, sobre todo a sectores de la población que viven en zonas urbanas. La prevalencia, observan los especialistas del organismo internacional, ha aumentado a un ritmo alarmante en los últimos años, lo que obliga a las autoridades sanitarias a promover estrategias a corto y mediano plazo que permitan hacer frente a este enorme desafío que se presenta para el sistema de salud.

Es que los niños obesos y con sobrepeso tienden a seguir siendo obesos en la edad adulta y tienen más probabilidades de padecer a edades más tempranas enfermedades no transmisibles como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares. Por eso es importante que la población sepa que el sobrepeso, la obesidad y las enfermedades relacionadas son en gran medida prevenibles, y que estos problemas se originan en un aumento en la ingesta de alimentos de alto contenido calórico que son ricos en grasa, y que se agravan cuando están acompañadas de un descenso en la actividad física debido a un estilo de vida que es cada vez más sedentario en la mayoría de la población.

Por esta razón, se deben promover en la población hábitos de alimentación más sanos y una adecuada actividad física según la edad de cada persona. Se deben fortalecer las iniciativas como los kioscos saludables que se habilitaron en escuelas de la provincia, a través de los cuales se crea conciencia sobre la importancia de mantener hábitos de vida más sanos para disminuir los riesgos de padecer enfermedades crónicas tanto en la adolescencia como en la edad adulta.