Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/153513

Falleció Helmut Kohl, el canciller de la reunificación de Alemania

El excanciller Helmut Kohl, que presidió la absorción de la Alemania oriental, murió este viernes a los 87 años, indicaron su partido, la CDU, y el periódico Bild, cuyos directivos eran muy cercanos a esta figura de la historia alemana contemporánea. Kohl, canciller de Alemania entre 1982 y 1998, fue “una suerte para nosotros los alemanes, cambió mi vida de manera decisiva”, reaccionó la canciller Angela Merkel, sobre quien fuera su mentor político.

Berlín, 16 (AFP-NA) - “Quedará en nuestra memoria como un gran europeo, como el canciller de la Unidad”, dijo desde Roma, adonde viajó para reunirse con el papa Francisco este sábado (ver recuadro). Merkel, que creció en la Alemania comunista, fue la protegida de Kohl luego de la reunificación del país. En 1999 terminó sucediéndolo al frente del partido conservador, la Unión Demócrata Cristiana (CDU), al término de una batalla interna. El canciller nunca se lo perdonó. 

helmut.jpg
Considerado un factótum de la Unión Europea, Kohl muere justo cuando el bloque continental está amenazado por la desintegración. (Foto archivo Reuters)

   El periódico Bild, el primero en anunciar el fallecimiento, precisó que falleció el viernes por la mañana “en una casa de Ludwigshafen”, suroeste del país. Según el periódico murió “apaciblemente” acompañado por su segunda esposa, Maike Kohl-Richter. “No estaba bien desde hacía días”, continuó el periódico. Kohl era “la esencia misma de Europa”, dijo el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.  Fue “uno de los más grandes” líderes de posguerra, dijo por su parte el expresidente estadounidense George Bush (padre).

   El excanciller fue, junto al presidente francés, François Mitterrand, uno de los impulsores de la Unión Económica y Monetaria que terminó con el nacimiento del euro. También sentó las bases de la ampliación de la Unión Europea (UE) hacia los países del este del continente, una vez finalizada la Guerra Fría. “Helmut Kohl, junto a François Mitterrand, forjó la unidad de Europa y profundizó la relación franco-alemana”, destacó el presidente francés, Emmanuel Macron. Kohl tenía problemas de salud y estaba confinado a una silla de ruedas desde 2009. Ya no aparecía en público y tenía dificultades para hablar.

Coloso  

   El excanciller, un coloso por su físico y su historia, es el mentor incontestable de la Alemania reunificada. Quedará en la historia por haber convencido a los dirigentes  soviético y estadounidense, Mijail Gorbachov y George Bush, y también a sus aliados europeos, de permitir que la República Democrática Alemana (RDA) fuera absorbida por la República Federal en 1990, tras la caída del muro de Berlín un año antes. Permitió así terminar la ocupación militar impuesta por Washington, Moscú, París y Londres desde 1945, y sentar las bases para la emergencia de una Alemania fuerte en la arena internacional.

   Cuando en 1982, a los 52 años, tomó las riendas del gobierno de al Alemania occidental, favorecido por un cambio de alianzas en el Parlamento, su aspecto rústico y provinciano le valió burlas. Pero el 9 de noviembre de 1989, el muro de Berlín se derrumba y el canciller conservador, entonces criticado en el seno de su  propio partido, asumió, en sus propias palabras, “el peso de la Historia”. Este católico practicante sorprende al proponer el 28 de noviembre plan de 10 puntos que concluirá con la unificación alemana.

   Pero el fin de su carrera fue menos glorioso, salpicado por un escándalo de fondos ilegales en su partido. Terminó reconociendo que recibió fondos no declarados y Angela Merkel, su protegida, aprovechó el episodio para tomar el poder. Según una biografía no autorizada, nunca perdonó a Merkel, de quien dijo que antes de conocerlo “no sabía ni siquiera comer con un cuchillo y un tenedor”.

   En abril de 2016, Kohl denunció la política abierta hacia la inmigración de Merkel, que permitió la llegada de 1,1 millones de personas al país en 2015. Los sobresaltos de su vida privada, expuestos en varios libros y periódicos alemanes (desavenencias con sus hijos, polémica sobre el rol de su nueva esposa tras el suicidio de su primera mujer, enferma, Hannelore, en 2001) terminaron de ensombrecer sus últimos años.