Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/151031

Desde el Hospital Perrando aseguran que se respeta el registro de los recién nacidos

Las autoridades del hospital Julio C. Perrando sostienen que desde la institución se cumple de manera organizada el protocolo de registro de los recién nacidos desde que ingresan en el servicio.

Ante la denuncia de una familia de Pampa del Indio por la supuesta desaparición del cuerpo fallecido de un bebé, la directora a cargo del efector Andrea Mayol aseguró que el procedimiento se efectuó de forma correcta y el cuerpo permanece en la morgue; ya se solicitó el retiro por parte de la familia pero no lo reconocen por el estado de descomposición.

perrando01.jpg

Así precisó que la causa ya está judicializada y desde la institución se pidió una prueba de ADN para ratificar y despejar las dudas.

En el mismo tenor Mayol aseguró que el equipo de Salud acompaña a la familia en su pérdida y día a día trabajan para brindar una atención integral y de máxima calidad al binomio madre-hijo.

El caso

Por la denuncia, Mayol brindó detalles del hecho. La paciente involucrada es oriunda de Pampa del Indio, ingresó al Perrando el pasado 3 de abril, tras una derivación desde el hospital de San Martín con un diagnóstico de trastorno por hipertensión grave, con signos de sangrado y desprendimiento de placenta.

El equipo no encontró signos vitales en el niño, por lo que la mujer fue intervenida en el quirófano y el bebé nació sin vida. De manera inmediata se efectuó la reanimación correspondiente, pero el niño no respondió.

En el momento los profesionales registraron la defunción y procedieron a presentar el cuerpo y explicar la situación al padre. La madre ante las complicaciones que padeció fue internada en la terapia intensiva, hasta el momento en que se estabilizó y fue dada de alta el sábado 8 de abril.

El bebé masculino, de 33 semanas de gestación, permaneció desde las 14.50 -horario de nacimiento- hasta las 21 en la recepción de Neonatología, debido al tiempo prudencial que indica el protocolo.

El personal procedió a trasladarlo desde el Centro Obstétrico a la Morgue, en un cajón con la identificación pertinente.

Mayol especificó que esta identificación está compuesta por una pulsera con un número de serie idéntica a la que también se coloca a las madres y una tobillera; además cuando el bebé nace se toma la huella plantal izquierda y del dedo pulgar derecho y se asienta en la historia clínica de la mamá.

En relación al caso, los profesionales que estuvieron en la cesárea realizaron el certificado de defunción para el ingreso del niño a la morgue a las 21. El día 8, junto con el alta de la madre, se entregó el certificado correspondiente a la familia; no obstante faltó el trámite del acta de defunción en el Registro Civil, por no ser un día hábil.