Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/151025
Segundo día de audiencias en el juicio por el crimen

Caso Ferber: testigo confirmó relación con imputada y amenazas al ingeniero

SÁENZ PEÑA (Agencia) - Uno de los dos testigos que declaró ayer en la segunda audiencia del juicio por el homicidio del ingeniero Otto Federico Ferber confirmó la existencia de una relación entre éste y la principal imputada Norma Pérez además de la existencia de amenazas previas, cuestión que le habría sido confirmada por la propia víctima.

Se trata del médico veterinario Luis Zago, que era compañero de trabajo del occiso, quien manifestó haber compartido unos quince días antes un viaje con Ferber y afirmó que durante el mismo él le preguntó sobre el tipo de relación que mantenía con Norma Pérez. Zago dijo que ante la consulta el ingeniero asesinado “contestó afirmativamente que tenía una relación con la señora”, dijo sin mirar hacia el lugar donde se encontraba la acusada. 

CASO-FERBEORMA-PEREZ.jpg
La principal imputada por la muerte de Otto Ferber, Norma Pérez, ayer a la salida de tribunales.

La declaración fue importante porque a través del relato y la respuesta a las partes brindó algunos detalles sobre esa relación, la actividad que realizaba la mujer -se dedicaba a la venta de caprinos y porcinos-, la cantidad de visitas que esta realizaba a la agencia del INTA donde trabajaban junto a Ferber y hasta habló de una actitud de “coqueteo” de la imputada con los trabajadores que se desempeñaban en el sector donde estaba el ingeniero.

Recordó precisamente que esas actitudes lo llevaron a preguntarle a su compañero sobre la existencia de una relación con la “chivera”, como afirmó conocía en el lugar a Pérez.

La existencia de amenazas

En otro tramo de su declaración, el profesional comentó ante el juez Horacio Oliva -titular de la sala unipersonal de la Cámara Primera en lo Criminal que preside el proceso- y las partes una confesión que le habría confiado la víctima luego de admitirle que mantenía relaciones sexuales con la principal imputada y que estaba relacionada con amenazas que dijo “le realizaron los hijos de la señora”.

Recordó que Ferber le confió que “una vez, en la calle los hijos lo amenazaron estando alcoholizados y portando armas” a lo que el testigo le respondió: “tenés que dejarte de joder con esa gente, no tenés que juntarte con ellos”.

Ante esta respuesta, indicó que el ingeniero Ferber le dijo: “no te preocupes, ya los tranquilicé, aclaré las cosas y los conformé”, aseguró.

En este punto vuelve a salir a la luz la supuesta amenaza que había recibido Otto Ferber de parte de los hijos de Norma Pérez. También destacó la constante presencia de la señora Perez, “la chivera”, como la conocían, quien llevaba a la agencia del INTA a vender sus productos de granja y a participar de algunos cursos cuando se hacían, dijo Zago.

Fue un compañero único

En su testimonio el médico veterinario, emocionado, recordó a quien fue su compañero al que definió como “un compañero único, solidario creativo, con un corazón y bondad inconmensurables”.

Seguidamente recordó que en los días previos al crimen de Ferber había viajado a una jornada de capacitación “entre el 9 y el 12 de diciembre” y aportó un dato interesante sobre cómo tomó conocimiento del destino que tuvo Ferber. El dato está relacionado con una llamada perdida que tenía en un teléfono corporativo del ámbito laboral.

“Primero, a eso de las 8.30 o 9 del sábado -horas posteriores a la muerte de Ferber- me llamó el padre de Otto preguntándome si no sabía nada de su hijo porque este se comunicaba todos los días con ellos y no lo había hecho” y aseguró que “luego vi una llamada del corporativo de él que había quedado en su casa” y admitió que “es aentonces que me doy cuenta de que estaba llamando Carolina -la pareja del ingeniero-”.

No declaró la viuda

Entre los testigos previstos para la audiencia de ayer estaba la viuda de Ferber, Carolina Acevedo, quien por decisión del juez Oliva y con acuerdo de partes, tras haber presentado un certificado por encontrarse en tratamiento psiquiátrico firmado por un conocido profesional de la especialidad, fue conducida para que fueran los propios integrantes del equipo médico forense del Poder Judicial quienes la examinaran y determinaran su aptitud para declarar o no.

El trámite se cumplió antes del inicio de la audiencia que comenzó 50 minutos más tarde y tras cumplimentar la pericia se determinó que “no estaba en condiciones de prestar declaración” y aunque no brindó su testimonio permaneció en la antesala del recinto donde se desarrollaba la audiencia.

Otros testigos con certificado

Las dos primeras audiencias evidenciaron serios inconvenientes para poder contar como se preveía con la declaración de todos los testigos.

Ayer dos presentaron certificado médico aduciendo presentar estados de “depresión crónica”. Al igual que lo sucedido con la pareja de Ferber, el juez determinó que sean conducidos por la fuerza pública para ser examinados por los peritos del Poder Judicial y determinar si están en condiciones de declarar.

En cambio otros tres, Oscar Gómez, Francisco Aguado y Pablo Guzmán, que estaban debidamente notificados, serán conducidos para brindar testimonial.