Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/151016

La vulnerabilidad de los adultos mayores

Un reciente informe elaborado por el Observatorio de la Deuda Social Argentina, de la Universidad Católica Argentina, con el acompañamiento de la Fundación Navarro Viola, reveló que casi un 40 por ciento de los adultos mayores de nuestro país tienen ingresos que resultan insuficientes para dar respuestas a sus necesidades más urgentes.

Así surge de una encuesta realizada en los principales conglomerados urbanos del país, entre ellos el Gran Resistencia, el Área Metropolitana del Gran Buenos Aires, zonas urbanas de Córdoba, Rosario, Mendoza, Salta, Tucumán, Mar del Plata, Paraná y San Juan, entre otros, donde se encuestó a personas de más de 60 años. El trabajo se volcó en un informe de 44 páginas titulado “Los problemas económicos de las personas mayores. Una aproximación a las múltiples dimensiones de su vulnerabilidad”, que aborda las necesidades económicas de las personas mayores, desde una alimentación adecuada, el acceso a ingresos suficientes para la vida diaria, la falta de cobertura previsional, la pobreza en algunas de sus múltiples dimensiones, las oportunidades de jubilarse y percibir ingresos jubilatorios adecuados.

El informe reconoce que en la Argentina las carencias económicas no son exclusivas de los adultos mayores, sino que afectan a personas de todas las edades que, con diversos matices, atraviesan situaciones de necesidad. Sin embargo, el estudio observa que aun cuando niños y adultos jóvenes sufran privaciones por la falta de ingresos suficientes en sus hogares, en las personas mayores el problema adquiere un nivel de criticidad que las convierte en deuda social. “Es de este modo como la inseguridad alimentaria, la desprotección social y la insuficiencia de ingresos se constituyen en situaciones que requieren especial atención en el caso de personas de 60 años y más”, sostiene el documento.

Otro de los datos preocupantes que saca a la luz el informe es que, además, la falta de recursos para asegurar el sustento diario también tiene relación con el estado de salud de las personas mayores, ya que muchas de ellas afirmaron sufrir malestar psicológico, ansiedad o depresión (37,5%), tener su salud bastante o muy comprometida (31,6%); sentirse poco o nada felices (19,2%) y carecer de proyectos personales que les permitan trascender el día a día (30%). El coordinador del estudio y del Barómetro de la Deuda Social con las Personas Mayores de la UCA, Enrique Amadasi, señaló que entre los especialistas no hay acuerdo en relación a que la línea que se utiliza para medir la pobreza en la población en general, según el nivel de ingresos, sea aplicable a las personas mayores, y observó que esto es así porque en términos generales tienen una canasta distinta, que aún no se ha valorizado. “Mientras no se defina esa canasta alternativa, utilizamos este indicador de pobreza subjetiva, que consiste en relevar a aquellas personas que declaran que los ingresos de su hogar no les alcanzan para cubrir las necesidades del mes”, explicó el especialista. Pero más allá de ciertos datos técnicos, que son de suma importancia para validar la seriedad del trabajo, debe quedar en claro que las cifras que arroja esta encuesta ponen de relieve el alto porcentaje de adultos mayores que en la Argentina pasan necesidades, lo que obliga a replantear las políticas de atención para este importante sector de la población. En ese sentido, vale resaltar lo que advierte la directora ejecutiva de la Fundación Navarro Viola, Inés Castro Almeyra, cuando señala la necesidad de estudiar las condiciones de vida de las personas mayores, ya que se trata de un grupo poblacional en constante crecimiento, a tal punto que se calcula que para el año 2050 será más numeroso que la población de niños y adolescentes que residan en el país. Es evidente, y a la vez lamentable, que los adultos mayores no ocupen hoy un lugar central en la agenda de políticas públicas, por lo que cabe esperar que la sociedad en general tome conciencia de que la vejez es una etapa vital del ser humano, que debe ser atendida como corresponde. Se debe tener en cuenta, además, que según los especialistas más del 60 por ciento de los adultos mayores argentinos percibe que su salud es buena y está en plena actividad, de manera que es necesario cuestionar aquellos prejuicios que construyen una idea negativa de las personas adultas mayores y que solo sirven para que se les nieguen sus derechos.