Temas de hoy: Elecciones municipales Peregrinación Juvenil a Itatí Elecciones 2019 Sin transporte nocturno Cambio Climático
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/149828

Transformaciones en la era digital

La irrupción de internet en la vida cotidiana de la gente sentó las bases para formas inéditas de relación y expresión de los ciudadanos y, como pasa cada vez que un invento tiene la capacidad de sacudir los cimientos de la sociedad, comienzan a configurarse nuevos escenarios en los distintos ámbitos de la comunidad, sobre todo en la esfera pública y en los modos de hacer política.

Los expertos hablan del advenimiento de una sociedad digital que, además de transformar las relaciones interpersonales, también afecta a la actividad política. En opinión del asesor de comunicación y consultor político español Antoni Gutiérrez Rubí, que por estos días visita el país para ofrecer conferencias, el gran cambio que produce lo digital no son las tecnologías en sí mismas sino cómo afectan los vínculos entre las personas. En ese sentido, observa que lo que se puede ver hoy con el uso de las redes sociales como Facebook o Twitter es algo que no sucedió cuando surgieron la radio y la televisión. Según la tesis del consultor español, en los tiempos en los que estos dos medios tradicionales convivían solamente con los medios impresos había un consumo informativo. En la actualidad, en cambio, se produce un intercambio con los receptores de la información, una especie de ida y vuelta que es posible en gran medida porque los ciudadanos ahora pueden generar contenidos. “La opinión pública era la opinión publicada; ahora la opinión pública es la opinión compartida. Cuenta más la voz de las personas, porque se han vuelto protagonistas”, afirma Gutiérrez Rubí. Existe amplia coincidencia entre analistas y expertos en comunicación política en señalar que la llegada de internet es comparable al invento de la imprenta de tipos móviles del orfebre alemán Johannes Gutenberg que hizo posible que el conocimiento dejara de ser exclusivo de una privilegiada aristocracia. En otras palabras, el mundo vive hoy un cambio de época, pero que se diferencia de otros cambios de paradigmas ocurridos en otros tiempos de la historia porque esta vez las transformaciones se producen a una velocidad vertiginosa. Como afirman los ingenieros de la multinacional IBM que desarrollaron la supercomputadora a la que bautizaron Watson (que es capaz de leer más de 4000 documentos en menos de un segundo), el mundo está cambiando tan rápido que muchos no lo han notado.

Al analizar el impacto que internet y las redes sociales tienen en los espacios públicos, el consultor español Gutiérrez Rubí sostiene que en la actualidad, gracias a estas nuevas herramientas tecnológicas, los ciudadanos tienen la posibilidad de expresar su voluntad casi a diario ya que la publicación de sus opiniones están al alcance de un click y de ahí el concepto de “opinión compartida” que emplea para definir este nuevo fenómeno. Da vértigo pensar que en 1455, y con una prensa rudimentaria Gutenberg imprimió su primer libro, que fue una Biblia de 1200 páginas y que en los cuatro siglos siguientes las imprentas emplearon prensas similares con la única diferencia que la de Gutenberg era de madera y las más modernas fueron fabricadas en hierro; mientras que en los años siguientes a la invención de internet, es decir desde 1991 en adelante, cualquier libro con esta cantidad de páginas pudo ser digitalizado y puesto a disposición de cualquier persona con acceso a una conexión en cualquier lugar del mundo. Volviendo al experto español, Gutiérrez Rubí plantea que la revolución digital que experimentan las sociedades modernas se presenta como una gran oportunidad para hacer más y mejor política, ya que el uso de las tecnologías de la información y la comunicación trae aparejado un nuevo modelo de relaciones entre las personas, entre los electores y los candidatos. Sostiene que ya no hay que esperar que un presidente complete todo su mandato para evaluar su gestión, ya que hoy la gente vota cada día y la opinión diaria cuenta mucho. Debe coincidirse con el consultor cuando señala que en estos tiempos no se puede gestionar lo público sin capacidad de escucha y observación, y que si lo que se busca es mejorar la calidad del sistema democrático es imposible prescindir de las opiniones que el hombre de a pie vuelca a diario en las redes sociales.