Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/149677
50 años de S.A.E.D.I.M

Un baluarte para la educación especial

El 20 de marzo de 1967, un grupo de voluntarias se reunieron con el objeto de crear una sociedad civil sin fines de lucro, cuya finalidad sería prestar todo tipo de ayuda a las escuelas de preparación para discapacitados (entonces no se los llamaba así aun), que funcionarían en Resistencia.

Fotos-Fabián Maldonado 

Nació así la primera institución de bien público destinada a apoyar la atención de escolares disminuidos mentales con la sigla de Saepo. Se formó una subcomisión encargada de redactar el anteproyecto del estatuto societario en el que se establecerían normas para regular su marcha. Las encargadas de la redacción fueron Myrna Rebollo de Moriset, Gladys Lirussi de Moro y Mirta Donnet de Tortarolo. Se designaron tres personas encargadas de difundir y promover las inquietudes que motivaron la creación de esta sociedad y captar nuevos adherentes: Teresa Gladis Vives de Benítez, Lucía Matilde de Lazari y Delma Magdalena C. de Rademaecker, quienes asumieron, además, la responsabilidad de convocar a asamblea general para la aprobación del estatuto y elección de la primera comisión directiva.

Saedim 5.jpg

La primera comisión

Saedim 1.jpg

En abril de 1967 se realizó la asamblea, quedando establecido que el objetivo fundamental de SAEPO sería “habilitar y sostener conjuntamente con el Consejo General de Educación los establecimientos de Resistencia destinados a la atención de niños y jóvenes con discapacidad mental”.

La primera comisión quedó conformada de la siguiente manera: presidente: Lucía M. de Lazari; secretaria: Myrna Rebollo; tesorera: Gladys V. de Benítez; vocales: Magdalena de Rademaecker, Olga de Ange, Mirta de Tortarolo; vocales suplentes: María de Arriola, Gladis L. de Moro, Ángela de Braghini; comisión revisora de cuentas: Neli Galíndez, Faustina M. de Ranseyer. En junio de 1967 mediante decreto 1533 Saepo obtiene su personería jurídica. Los comienzos fueron muy difíciles, pero gracias al esfuerzo de sus creadoras, se consolidó como una institución con el correr del tiempo, incorporándose padres y maestros, contando así con 300 socios en 1969.

Una puerta de esperanza

Esfuerzo y determinación lograron conseguir en 1969 la creación de la primera escuela para deficientes mentales. Este logro significó para los padres una puerta de esperanza, ya que por años habían aguardado una solución al problema educativo de sus hijos.

Gracias a la tarea continua y sin descanso se lograron resultados asombrosos tanto edilicios como material bibliográfico y de consulta.

Saepo se asoció a Fendim, que estaba adherida a la Liga Internacional de Personas con Deficiencia Mental con sede en Bruselas y, a través de ella, con contactos en todo el mundo. 230 instituciones de padres, amigos y cooperadores de escuelas oficiales y privadas se nucleaban en esta Federación. Fendim desde 1966 comenzó a elaborar el proyecto de protección integral para personas con discapacidad y logró convertirla en ley en 1981 con el número 22431, hoy vigente.

Logró además que el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos preparara, por primera, vez un programa con el fin de realizar una encuesta para personas con discapacidad.

Saepo se convierte en Saedim

Saepo, en el año 1954, cambió su denominación por la de Saedim (Sociedad de Ayuda a la Escuelas para Discapacitados Mentales), por entender que el término discapacitados era más apropiado que las denominaciones tradicionales como oligofrénicos o incapacitados, disminuidos, infradotados, insuficientes, cargadas de connotaciones negativas.

En cambio discapacitados aludía a una situación distinta en cuanto a las posibilidades de integración, si bien había una limitación, era potencialmente apto con capacidad menor.

En 1974 Saedim logró, a través de las autoridades educativas, educacionales y la Secretaría de Obras Públicas la construcción de un tinglado para el desarrollo de actividades deportivas y recreativas de integración social en la escuela diferenciada N° 1 (actual Escuela de Educación Especial N° 2).

En 1976 gestionó, ante el Consejo General de Educación, la inspección técnica general de enseñanza primera, el gabinete de psicopedagogía, salud escolar, la habilitación y desdoblamiento de la segunda escuela de enseñanza diferenciada para discapacitados mentales, actual Escuela de Educación Especial N° 5. En 1977 inició los trámites con el fin de apoyar la creación de una escuela para sordos e hipoacúsicos. 1981 fue declarado Año Internacional del Discapacitado, Saedim desarrolló un amplio programa de difusión y actividades y fue gestora de los subsidios al traslado de los educandos que concurrían a las escuelas de enseñanza diferenciada N° 1 y 2.

Múltiples actividades

Cubrió las necesidades de ambos establecimientos proveyéndolos de elementos escolares, mobiliario, material de consumo, medicamentos, material didáctico, maquinaria para los talleres de capacitación laboral. También se hizo cargo del personal de servicio de ambas escuelas.

Impulsó en el Chaco la ley 3208/86 de protección integral a las personas con discapacidad y su reglamentación y la ley 3122/85 de prevención del hipotiroidismo congénito y fenilcetonuria.

Saedim le dio mucha importancia a la capacitación y el perfeccionamiento docente, organizando cursos, seminarios y talleres y posibilitando la presencia a jornadas y talleres nacionales de padres y docentes, haciéndose cargo de los gastos de traslado, inscripción y hospedaje.

Brindó apoyo a los primeros integrantes del equipo de Estimulación Temprana para que se especialicen en el Instituto Lidia Coriat de la Capital Federal en 1983.

En 1984 logró que se realicen las adaptaciones necesarias para permitir mejor accesibilidad a las personas con discapacidad física en el aeropuerto de Resistencia.

Al año siguiente, 1985, luego de la aprobación de la ley 3122, se realizó una campaña de divulgación general ayudados por jóvenes de la Iglesia Catedral. Las muestras de sangre se enviaban a Buenos Aires a la Federación de Endocrinología Infantil. Lamentablemente por falta de aportes y fondos del Estado se suspendió en 1988.

Saedim siguió apoyando la labor de las escuelas 2 y 5, pero por suerte el gobierno y el ministerio les dieron mayor atención proveyendo material y renovación del edificio.

Siempre se contó con el acompañamiento y asesoramiento de las profesoras María Cristina Calligaro y Elsa Simons, aún hasta la fecha.

La desaparición física de verdaderos baluartes de la institución, la disminución de socios y dificultades económicas cada vez más crecientes para desarrollar actividades con el objeto de obtener recursos, fue haciendo más difícil la concreción de logros.

Centro de día y Hogar

Durante tres décadas se gestionó la creación de un Centro de Día y Hogar para personas con discapacidad mental carentes de familias. Poseía un terreno donado en 1980 por la señora Amelia Piersanti de Boeri, quien fuera presidenta de la institución 1968 -1971. Se concretó esa aspiración en agosto de 2007, ya prácticamente terminado fue asolado por vándalos y recién a fines de 2014 fue entregado.

Está ubicado en Doctor De Grandi (Calle 19) y Doctor Toledo en Villa Luzuriaga. Asisten egresados de escuelas especiales con discapacidad mental.

Se dictan cursos de capacitación laboral (tejido, panadería y jardinería) tarea desarrollada ad honorem por cuatro maestros jubilados del área especial que forman parte de la Comisión Directiva de la Institución y que merecen ser reconocidos por su dedicación generosa. Ellos son Zulma Vicentín, Martha Spagnoli y Eduardo Dagraca.

El edificio se recibió vacío y gracias a generosas donaciones de entes públicos, personas y fondos recaudados en actividades benéficas se fue amoblando.

Durante 2016 se presentó toda la documentación requerida para la habilitación de una UEP, pero no se logró aún este cometido. Sería el mejor regalo para Saedim en su aniversario 50.

(Fuentes: Cincuenta años de Educación Especial en el Chaco 1957 -2007 María Cristina Calligaro – Elsa Simons – octubre 2016) 

La comisión del cincuentenario

Saedim 4.jpg

La comisión que conduce Saedim en su cincuentenario está integrada por la profesora Elena Gamarra como presidente; la profesora en Educación Especial Sulma Vicentín como vicepresidente; la profesora en Educación Especial Martha Spagnoli como secretaria; el ingeniero Eduardo Raúl Dagraca como tesorero y María Eva Duarte, Nilda Gladis Ávalos y Ángel Estanilao Sánchez como vocales.

Ha pasado medio siglo y las acciones han sido múltiples, desde la preparación y el perfeccionamiento docente hasta la construcción de edificios, el equipamiento y el surgimiento de los establecimientos. Sin esta entidad la Educación Especial del Chaco no hubiera llegado a los logros que hoy puede mostrar y el funcionamiento que lleva adelante en toda la provincia.  

La clave está en la inclusión

La educación especial tiene como objetivo principal integrar y lograr la inclusión social para todos los estudiantes. En el reconocimiento de la diversidad se encuentra la clave para crear una sociedad mejor donde las personas no sean separadas y clasificadas, sino integradas como parte de un todo.

Fomentar la cooperación y el entendimiento de la diversidad, tanto en capacidades como en tiempos de aprendizaje, se vuelve una constante para los docentes de una nueva escuela que poco a poco avanza en los principales países europeos y también en ideales educativos de América Latina. En el marco de una reflexión sobre educación especial se vuelve fundamental entender los conceptos de discapacidad a lo largo de la historia.

La sociedad ha tendido siempre al ocultamiento de la discapacidad y las personas que las sufren, como si se tratarse de manchas que le restan valor. Sin embargo con el avance de las tendencias integradoras se ha empezado a separar el concepto de discapacidad del de enfermedad, un gran avance que permite entender que aún con capacidades diferentes las personas siguen pudiendo aportar a la sociedad desde su lugar.

Hoy la educación especial está basada en los principios fundamentales que buscan crear un ambiente educativo lo menos restrictivo posible. Actualmente la política educativa tiende a superar los modelos paralelos que separan a los alumnos que necesitan educación especial de los que llevan adelante su educación en el curso de la escuela normalizadora, diseñada con un marco cronológico, curricular y didáctico que toma un concepto de normalidad fijo.

“Saedim necesita aumentar el número de sus asociados para contar con un fondo seguro.

Sabemos que hay personas generosas y solidarias, a ellas va nuestra invitación para poder continuar con la obra que lleva ya medio siglo de existencia y ha logrado en ellos muchos beneficios para niños y jóvenes con discapacidades mentales. Los invitamos a visitarnos para que conozcan y nos alegren con su presencia.”

Los actos

Los actos protocolares por la celebración de los cincuenta años de la institución se realizarán mañana a la 9 en el establecimiento ubicado en Doctor De Grandi (Calle 19) y Doctor Toledo, en Villa Luzuriaga.