Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/148564

Útiles e indumentaria escolar: clientes acusan aumentos de hasta un 100%

Un día antes de la presentación de una canasta de precios acordados entre comercios y gobierno (ver aparte), varios consumidores contaron a NORTE que el aumento en algunos casos trepa hasta un 100%. 

“Subió todo en un 80 a 90%, es imposible comprar”, afirma Rendo. Por ‘todo’ se refiere tanto a lápices y cuadernos como a remeras y zapatillas. En su grupo familiar hay estudiantes de primaria a terciaria y sostiene que hay que hacer un esfuerzo muy grande para sostener compras similares a las de 2016.

Una mujer le da la razón; viene de recorrer negocios y sostiene que por una mochila (Chenson) que hace un año costaba $700 ahora piden $1.400. Después de comprar unas cuantas cosas para su hija -que va a empezar el cuarto grado de primaria-, advierte que en las estanterías “hay mucho importado que reemplaza a la industria nacional”.

utiles.jpg

Otras dos fuentes admitieron haber hecho viajes de compras a Paraguay o aprovechar las vacaciones en Brasil para hacer una diferencia, sobre todo en mochilas e indumentaria, que se llevan la mayor parte del presupuesto.

 

Dos ayudas

Una tercera fuente cuenta a NORTE que pagó $480 por un libro para su hijo, que va a segundo grado. “Es un manual integrado que le va a servir todo el año”, explica. La mujer valora la ayuda de su sindicato (bancario) que le provee un kit de útiles a comienzos de cada año.

“Viene un cuaderno de 50 hojas y ahora compré otro de 100”, ejemplifica. Aunque esta vez no renovó mochila, mirando los precios en vidriera le parece que están similares a los de hace un año.

Mientras que para Daiana acudir a los mayoristas fue una solución para la economía familiar con un integrante que va al jardín de infantes.

“En un mayorista (Mega 2 pesos) y un (súper) chino encontramos todo muy accesible; por ejemplo una mochila que está a más de $300 la conseguimos por $240”, dice.

Además reconoce a comercios como una zapatería de la zona de la exterminal (La Reyna) donde unas zapatillas de buena calidad mantenían el precio de hace un año.

 

Estimaciones nacionales

Una estimación publicada hace una semana por Ámbito Financiero, se fijaba para la canasta escolar un aumento promedio de 30,5% y de hasta un 55% con relación a 2016.

Los conjuntos básicos se fijaron en unos $ 565 a $ 3.640, según la marca y calidad de los productos. Los cálculos se hicieron en base a datos del Instituto de Estudios de Consumo Masivo (Indecom), relevados en la segunda quincena de enero y en 121 comercios minoristas y mayoristas de las principales ciudades del país.  

Una mochila con rueditas de segunda marca se puede comprar desde $500 y las mejores valen $1.200; una caja de repuestos de hojas de carpeta de primera marca se obtiene a partir de los $200, y los cuadernos de 48 hojas van de $25 a $48 y los de tapa dura, de $ 50 a $ 65.

El 77,6 % de los comerciantes consultados afirmó que si bien se espera que ventas ‘crezcan bastante’ en los próximos 45 días, la proyección indica que habrá una caída de hasta un 25% en comparación a años anteriores.

En otro orden, la mayoría reconoció que los padres ya no adquieren productos en grandes cantidades, sino que se llevan lo justo y necesario, con preferencia en las segundas marcas. También se arman grupos de compras para adquirir los productos al por mayor para ahorrar hasta un 15%, según el punto de venta.

 

Empresas confían mantener las ventas

garcia-libreria.jpg

 

En una marroquinería céntrica las mochilas ocupan una de las dos vidrieras. Es uno de los productos más pedidos por los niños, especialmente los que contienen personajes de moda: Dragon Ball Z, The Advengers y Minions. Una vendedora señala que lo que ya estaba en stock mantuvo el precio, mientras que lo nuevo se incrementó en un 20%. Para una mochila con rueditas de $1.000 el remarque representa unos $200.

“En las ventas lo que más cambió fue que los clientes coinciden en un mismo día, son fechas puntuales, aprovechando descuentos con tarjeta”, dice en comparación al mismo mes de 2016.   

 

En Casa García

José Luis Aguirre García describe que por ahora las ventas son como de costumbre. El heredero de un negocio que empezó su abuelo explica que algunos colegios ya dieron listas de textos y manuales, lo que facilita la tarea a los padres.

Entre los artículos que más salen está la caja familiar de repuesto de hojas rayadas, que hace unos diez años vienen con bandas de protección para evitar roturas y las marcas líderes son Éxito y Rivadavia. Mientras que la venta de mochilas en su local –sostiene- se mantienen casi idénticos a los de 2016.

“Acá se encontrarán productos un 20% menos que en otros negocios porque somos mayoristas; además tenemos financiación de Ahora 12 y beneficios con varios bancos”, como el Nuevo Banco del Chaco (12 cuotas), City y Banco Nación (en tres).   

 

Como en la quiniela clandestina

El propietario de una librería de 77 años planteó un problema reciente: la venta paralela de textos puertas afuera de las librerías, a través de promotores de editoriales o vendedores particulares. “Es un circuito similar al de la quiniela clandestina que perjudica a negocios que pagamos impuestos y damos empleo”, señaló al invitar a docentes y directivos a desalentar ese tipo de transacciones. 

Por el avance de esa actividad ya en 2014 el Ministerio de Educación advirtió por escrito a directivos que no estaba permitida la comercialización, propaganda o promoción de libros en los establecimientos escolares.

“Existe un precio de tapa que debemos respetar. El consumidor paga lo mismo, lo que cambia es el circuito de distribución; lo que desconocemos es quién se queda con la diferencia en el otro tipo de venta”, explicó.  

 

También te puede interesar