Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/148553

India se consolida como una potencia emergente

El ascenso de India en el escenario internacional no se detiene. Distintos analistas coinciden en ponderar el dinámico desempeño de la economía del país asiático y pronostican que antes del año 2040 superará a Estados Unidos y se convertirá en la segunda potencia económica mundial, ubicándose detrás de China.

Si las previsiones de crecimiento de India se cumplen, en apenas dos décadas el país del Mahatma Gandhi no solo se mantendrá en una posición de liderazgo entre las naciones emergentes, sino que además al cabo de ese período su economía podría llegar a representar cerca del 15 por ciento de la balanza mundial gracias a su producto interno bruto que, se estima, crecerá a un promedio anual de casi un cinco por ciento. Hoy por hoy es el país que crece con mayor velocidad, con un envidiable índice del siete por ciento, una cifra que conforma un escenario muy atractivo para muchas empresas del resto del mundo que se sienten atraídas por el tamaño de su población: con más de 1.240 millones de habitantes, es el segundo país del planeta con la mayor cantidad de personas, solo superado en este punto por la República Popular China. Pero eso no es todo, los sectores de más altos ingresos conforman un grupo de 90 millones de personas, mientras que su clase media está integrada por 250 millones de habitantes. Su caso es objeto de estudio en universidades de todo el mundo, sobre todo porque en un contexto de incertidumbre el país asiático parece tener la fórmula para lograr que, pese a cierta inestabilidad macroeconómica, distintos sectores de su industria gocen de buena salud y se mantenga una gran demanda de mano de obra calificada.

La politóloga argentina Roxana Mazzola, del Centro de Estudios y Desarrollo de Políticas, sostiene que el protagonismo de India traerá cambios en el tablero de la geopolítica global; y observa que en los últimos años esta nación asiática se caracterizó por impulsar una política internacional de cooperación Sur-Sur que se diferencia claramente de los objetivos perseguidos por la ya conocida cooperación Norte-Sur. En ese sentido, advierte que la cooperación Sur-Sur forma parte de los “esfuerzos de los países en desarrollo por superar el legado colonial, defender regionalmente intereses y cuestionar la estructura y el funcionamiento del orden económico internacional injusto imperante”. Mazzola plantea además que “la alternativa del sur se hizo visible en las últimas décadas por el peso del crecimiento económico de los BRICS, sobre todo de China e India, y frente a las crisis económicas últimas así como del papel, recomendaciones y condicionalidades de los organismos internacionales como el Banco Mundial y el FMI, entre otros”. Pero India tiene por delante enormes problemas por resolver, como son las fuertes desigualdades entre los hombres y las mujeres que se advierte claramente en el mercado laboral, la necesidad de superar el discriminatorio sistema hereditario de estratificación social (las castas) y de reducir los márgenes de su economía informal.

Un dato que puede resultar de particular interés para la Argentina, es que India es un ejemplo de que un país puede crecer con inflación e incluso con variables inestables de la macroeconomía, tomando distancia de las recetas neoliberales que sostienen lo contrario. Como se dijo, India registra una de las tasas de crecimiento más alta de todo el mundo pero a la vez tiene a un enorme sector de su población viviendo en la pobreza. Se estima que cerca de 680 millones no tienen sus necesidades básicas satisfechas, aunque se espera que el crecimiento de los próximos años permita incorporar a buena parte de estos sectores a la economía formal y abrirles las puertas a una vida digna. Esto significará que India demandará más y mejores alimentos de países productores del resto del mundo. En ese sentido, Argentina podría mejorar los niveles de exportación de productos de la industria de los alimentos y por eso es importante seguir de cerca la evolución del país asiático y, a la vez, adoptar medidas concretas que permitan profundizar las relaciones comerciales entre ambas naciones.