Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/148142

Científicos descubrieron un nuevo arrecife de coral frente a Brasil, donde era ‘impensable‘ encontrarlo

Un equipo de científicos descubrió un nuevo arrecife de coral en la desembocadura del río Amazonas, frente a la costa de Brasil en el oceáno Atlántico, en lo que constituye uno de los hallazgos ‘más importantes en décadas‘ de ese tipo de estructuras, que era ‘impensable‘ encontrar allí.

‘Es un hallazgo sensacional‘, aseguró a DPA la bióloga marina alemana Sandra Schöttner, de la organización ecologista Greenpeace, quien formó parte del equipo de investigación.

coral.jpg

Aunque el descubrimiento fue hecho el año pasado por científicos brasileños, el nuevo equipo pudo tomar hace pocos días las primeras imágenes submarinas del arrecife, que tiene una extensión calculada en unos 9.500 kilómetros cuadrados y alberga a varias de las especies de flora y fauna marinas que suelen hacer de ese tipo de ecosistemas su hábitat natural.

‘El arrecife está compuesto principalmente por esponjas marinas, corales pétreos y blandos, así como por algas rojas‘, explicó Schöttner.

Los científicos consideran el descubrimiento como ‘uno de los más importantes en décadas‘, ya que ‘ese tipo de arrecifes no suelen verse en desembocaduras fluviales‘, comentó la investigadora.

‘Era simplemente impensable que se pudiera encontrar un arrecife en esa zona costera. Según el manual científico, esto de aquí era casi imposible‘, agregó sobre el hallazgo.

Según explicó la bióloga, las aguas de los ríos suelen ser turbias debido a que transportan mucho sedimento y material orgánico, y los arrecifes suelen surgir sólo en ámbitos con bastante luz. También la mezcla de agua dulce y agua salada y el bajo nivel de oxígeno son considerados como poco habituales para un ecosistema de ese tipo.

Los científicos esperan que el hallazgo permita estudiar cómo podrían ser los arrecifes en el futuro, cuando el cambio climático y la erosión los fuerce a adaptarse para sobrevivir bajo condiciones más adversas. ‘No se trata sólo de la novedad de este ecosistema, sino también de su posible significado como ’oráculo del futuro’‘, agregó Schöttner.

Las preocupaciones de los científicos se centran ahora en la prevista extracción de crudo en la zona. ‘El lecho de sedimentos de la desembocadura del Amazonas tiene materias primas fósiles, es decir, petróleo. Por eso, el Gobierno brasileño vendió varios sectores delante de la costa a compañías petroleras nacionales e internacionales, entre ellas Total (Francia) y BP (Reino Unido)‘, dijo Schöttner.

Los sectores de ambas compañías están a sólo unos ocho kilómetros del arrecife, agregó. Y aunque la explotación no empezó, las primeras exploraciones están previstas para este año, alertó.