Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/147223

Empresarios de combustibles afirman que el aumento trimestral se vinculará al costo de producción y no a la inflación

El secretario de la Cámara de Empresarios de Combustibles, Raúl Castellanos, afirmó hoy que el ajuste trimestral de precios en el sector se vinculará al costo de producción y no a la inflación ya que ‘influye el valor del petróleo, el tipo de cambio y, en último término, la inflación, que determina algunos costos laborales y de producción‘.

‘Aparentemente la idea es hacer revisiones trimestrales para evaluar el nivel de costo de los combustibles y, de ser necesario, modificar los precios‘, agregó.

combustible.jpg

Castellanos mencionó que, ‘si se compara a nivel internacional, el precio de la nafta en el país no es barata ni cara, sino de nivel medio‘.

‘Las comparaciones con valores internacionales no dice demasiado porque cada país tiene distinta carga impositivas que influyen sobre el precio‘, aclaró el empresario en diálogo con radio El Mundo.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Estaciones de Servicio, Manuel García, consideró que el Gobierno debe ‘sincerarse de una vez por todas respecto de si quiere una economía libre o un dirigismo económico‘.

‘El aumento trimestral es nada más y nada menos que un aumento en el dirigismo económico que maneja la energía en Argentina, esto no tiene nada de economía libre‘, criticó.García apuntó que ‘prevalecen las exigencias fiscales, y Argentina está en serios problemas con su déficit, y entonces los combustibles no se modifican por el valor internacional sino de acuerdo a la política interna‘.

‘Las petroleras oligopólicas piden el 12%, algo que en un mercado libre no puede funcionar, y el gobierno le autoriza el 8%: en ningún mercado libre se revisan cada tres meses los precios sino que surgen de la oferta y la demanda y la competencia en serio, que es la columna vertebral del sistema‘, aseguró García en diálogo con radio Continental. El directivo concluyó que ‘lo peor que puede ocurrir en una economía libre es el dirigismo, el estatismo y el oligopolio‘.