Temas de hoy: LAB Secheep Bono de fin de año Actividad industrial La Final del Siglo
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/144942
Hipólito Ruiz
Por: Hipólito Ruiz

Augusto Carinelli, fe y compromiso

Lidera sucesores de Atilio Carinelli una importante acopiadora instalada en la localidad de corzuela que en la campaña 2015/2016 alcanzó un acopio 50.000 toneladas de granos. Es también un destacado deportista que actualmente compite en el TC pista y preside el club deportivo Obreros Unidos desde donde promueve las ventajas del deporte y la vida sana. Creó la fundación Atilio Carinelli que en su accionar aporta importantes beneficios para su comunidad y zonas vecinas Dice que haber ganado el premio Responsabilidad Empresaria, es un reconocimiento a mucha gente que lo rodea, y que “siempre son buenos los premios”. Es Augusto Carinelli, que con 39 años, casado, tres hijos, es el líder de la empresa “Carinelli Cereales” de la localidad de Corzuela.

Nos esperó en sus oficinas, donde administra el acopio de cereales, la venta de agroquímicos y semilla, el transporte de combustibles y de cereales, su estación de servicio, la siembra de cultivos y también sus grandes pasiones: el automovilismo y el apoyo a un equipo local de futbol que participa (y salió recientemente Campeón) de la liga del Sudoeste Chaqueño. El joven empresario, de arraigadas convicciones religiosas, adjudica su éxito a que “Dios es el que nos guía, ayuda y fortalece, pero también el que mira nuestro accionar”, y que por ello, “todos los logros alcanzados en la vida se los debemos a Él”.

Carinelli es reconocido en el ambiente por llevar inscripto en el parabrisas de su unidad la frase ‘Dios es Amor’, que lo convirtió en acreedor del apodo de El Volante de Dios.

Con un fuerte apego a una vida con valores cristianos, Augusto junto a su esposa, su madre, sus hermanas, su cuñado y sus hijos, llevan adelante esta empresa que no para de crecer.

Pero no descuida nunca los valores y los momentos espirituales, como que no deja de congregarse en la iglesia evangélica Buenas Nuevas de Las Breñas, junto a su familia.

“Y qué decirles de los empleados que tenemos, que cada día ponen su mayor esfuerzo y dedicación. Sin ellos todo sería muy difícil, por lo que sentimos que también son parte de este reconocimiento”, agrega. Augusto Carinelli, pese a tener 39 años de edad, tiene historias de vida muy fuertes y que impactan a quienes lo conocen.

Cuando tenía apenas 20 años, falleció su padre en forma trágica, y en medio del dolor asumió la responsabilidad de estar al frente de la empresa, acompañando a su madre y a su hermana.

“Fue allí cuando me aferré a Dios, y tomé como base de mi vida ese pasaje bíblico que dice que el principio de la sabiduría es el temor a Jehová”, y lo puse en práctica, lo mismo toda mi familia, por lo que tratamos de agradar a Dios por sobre todas las cosas”, comenta emocionado.

“El gerente de la empresa es Dios”

Pudo salir al frente junto a su familia y de la mano de sus empleados y clientes, pasó a convertirse en un fuerte empresario y productor agrícola. Tiene cerca de 60 empleados.

“Cada uno de ellos forma parte de los logros obtenidos”, insiste y afirma que “el gerente de la empresa es Dios”.

Sostiene que es interesante que cada año se otorguen distinciones como las que realiza la Bolsa de Comercio del Chaco junto a otras empresas. “Eso incentiva a trabajar más, sobre todo en un mundo cambiante y en el que hay que estar atentos siempre”.

Cuando le preguntamos por la inseguridad, la corrupción en el país, los hechos vandálicos y las constantes malas noticias, no duda en decir que se debe a que el hombre “ha perdido el temor, el respeto al Dios creador de todas las cosas”.

Cada mañana, al abrir el negocio “oramos pidiendo la guía y protección de Dios, para que podamos agradarle en lo que hacemos, y tratamos de inculcar con nuestros ejemplos, y no tanto con palabras, los valores de la familia, el lugar que debe ocupar Dios, que es el que da, pero también es el que quita”.

Como un apasionado del automovilismo, el piloto que en el parabrisas de su auto lleva la frase “Dios es Amor”, sueña con ganar varios campeonatos. “Pero de qué me sirve si en la empresa obtenemos millonarias ganancias, o con el auto gano varios premios si después pierdo la salvación de mi alma… Eso nunca se negocia”, reflexiona.

“El hombre está de paso por esta tierra, y todo lo que gana, de qué le servirá si no cuida la salvación de su alma que es por la fe en Jesús”, alienta, y a la vez considera que el Chaco es una provincia “bendecida, con recursos extraordinarios, y que es bueno que cada uno aportemos desde nuestro lugar de trabajo para que la gente pueda vivir mejor y sufrir menos”.

El automovilismo, su gran pasión

César Augusto Carinelli, conocido popularmente como Augusto Carinelli, es un piloto argentino de automovilismo de velocidad. Sus inicios deportivos se dieron en los zonales de la provincia, compitiendo en las categorías Zonal Chaqueño (provincial) y TC 4000 del NEA (Metropolitano, en Resistencia).

En el año 2009 alcanzó el subcampeonato del TC 4000 del NEA, compitiendo a bordo de un Chevrolet Chevy del equipo Quintana Competición, mientras que en los años 2010 y 2011, consiguió el bicampeonato en la Clase D del Zonal, renombrado como TC Chaqueño siempre a bordo de su misma unidad.

Debutó a nivel nacional en el año 2011 ingresando al TC Pista Mouras, primer escalón de ascenso de la categoría Turismo Carretera, donde compitió a bordo de un Chevrolet Chevy del equipo Fancio Competición.

Su debut se dio el 27 de febrero de 2011.

En 2012 alcanzó su primer gran éxito a nivel nacional al coronarse como campeón del TC Pista Mouras, adjudicándose la Copa Coronación "Río Uruguay Seguros", además de lograr el 14 de octubre de 2012 su primera victoria a nivel nacional en el Autódromo Roberto Mouras de La Plata, la cual le terminó de posibilitar el poder acceder al campeonato de esta categoría. Este campeonato, más el antecedente de su victoria, lo habilitan a participar desde el año 2013, dentro de la categoría TC Mouras.

Además de sus logros deportivos, Carinelli es reconocido en el ambiente por llevar inscripto en el parabrisas de su unidad la frase "Dios es Amor", con la cual da testimonio de su creencia en la religión Cristiana Evangélica.

El uso de esta inscripción, que se ha convertido en un distintivo para las unidades que pilotea Carinelli, lo convirtieron en acreedor del apodo de El Volante de Dios.

Este año disputa el Campeonato Argentino 2016 de TC Pista corriendo para el equipo Donto Racing.