Temas de hoy: Festival de la Cerveza Artesanal LAB 18 - 19 River Campeón de América La Final del Siglo Restitución de restos Qom
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/140122

Pascale Archambault muestra “un sueño” con su obra Ecuanimidad de ánimo

Es la segunda vez que participa de un concurso de esculturas en Resistencia y le encanta la buena comunicación que tiene con la gente.   “Aquí el público es especial y participa mucho”, asegura.

Ecuanimidad de ánimo se llama la obra que la canadiense Pascale Archambault propone omo “un pie que da un paso, en todas las direcciones posibles, hacia el desarrollo colectivo y la participación en búsqueda del equilibrio entre el ser y el medio ambiente”.

Ella es una de los once artistas consagrados internacionalmente, que representan a distintos países del mundo realizando a cielo abierto y en público, una escultura original e inédita inspirándose en el “Equilibrio”.

“En la punta del pie, en contrapartida, represento nuestro planeta. La tierra formada por manos, que representan el ser humano. Manos que, con el trabajo y el esfuerzo, buscan conjuntamente la igualdad y la armonía. La escultura entera representa un ideal de la unión que deberíamos recrear para obtener un equilibrio y una ecuanimidad entre todo”, cuenta en la descripción que acompaña a la escultora en el predio donde da forma a su obra.

Después de charlar con el público y cubierta de polvo, Pascale respira un poco y charla con NORTE, en su cuarto día de trabajo, asegura que aún “falta bastante” para terminar de moldear su propuesta. “Queda armar las manos arribas y arreglar las formas, además hay una vena porque cambió la idea un poco”, describe.

Con una sonrisa, nos explicó que su trabajo quiere mostrar “como si cada uno tratamos de estar bien en su propio cuerpo, en la cabeza. Si todo el mundo hace eso, podríamos tener un mundo equilibrado. Es un sueño, una utopía”, relata.

Bienal Pascale

Además explicó que su primera participación en la bienal, fue hace 20 años. Allá por 1996 ganó el premio del público: “me gustaba mucho trabajar en la plaza, pero este lugar es impresionante y se nota el crecimiento”, contó.

Poco después, Pascale frena un rato su trabajo sigue la charla con el público, el que asegura que “es especial y participa mucho”.