Temas de hoy: LAB ARA San Juan Bono de fin de año Actividad industrial La Final del Siglo
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/136311

Macri promete arrancar el segundo puente en 24 meses y concluirlo tres años después

(BUENOS AIRES) “Al segundo puente entre Chaco y Corrientes lo vamos a empezar a construir en 24 meses y mi expectativa es que esté concluido en otros tres”, afirmó Mauricio Macri en una entrevista concedida a NORTE. En ese contacto, el anuncio presidencial más saliente fue el relacionado con la segunda conexión carretera entre nuestra provincia y la Mesopotamia. Por SERGIO SCHNEIDER (Enviado especial a Presidencia de la Nación)

Macri también habló pero sin profundizar demasiado ni efectuar anuncios- de las dificultades del Chaco para completar la cadena textil, prometió mantener las inversiones federales en el Gasoducto del NEA y en los ramales regionales del Belgrano Cargas, y admitió las desigualdades que existen entre la economía de los chaqueños y la realidad de los distritos más desarrollados.

Mano a mano

Las declaraciones del presidente se dieron en el marco de un encuentro organizado en su despacho de la Casa Rosada, el viernes por la tarde, con seis periodistas de medios del interior. De él participaron NORTE y los diarios El Territorio, de Posadas; El Pregón, de Jujuy; El Liberal, de Santiago del Estero; Diario de Cuyo, de San Juan; y La Mañana, de Neuquén.

Lo que se había previsto como una entrevista colectiva de 40 minutos acabó siendo un intercambio de una hora y media para abordar temas locales y la actualidad nacional. En ese recorrido, hubo también un espacio para los temas del Chaco.

-Presidente, en nuestra provincia hay muchas expectativas por el Plan Belgrano. Usted estuvo en Resistencia semanas atrás y habló de eso, pero quedó la impresión de que los anuncios no fueron muy precisos sino más bien ambiguos o demasiado genéricos. Por ejemplo, se esperaban precisiones sobre una obra muy esperada, como el segundo puente entre Chaco y Corrientes. ¿Habrá anuncios al respecto?

-Así es, el puente es un compromiso. El puente se va a lanzar dentro de los próximos 24 meses, porque hay que elegir cuál es la mejor propuesta entre los proyectos disponibles, licitarlo y que se arranque lo antes que se pueda. Es una obra fundamental ese puente. Lo mismo que el gas y los temas de agua potable.

Dentro del plan asumimos que el 100% de los argentinos tenga acceso al agua potable en 2019 y el 75% tenga acceso a cloacas. Eso va a significar muchas obras de saenamiento en el Norte argentino y en el Gran Buenos Aires.

-¿Su compromiso, entonces, es que el segundo puente se licite en el transcurso de los próximos dos años?

-No, que se inicie en el transcurso de estos dos años. En la Argentina ya se licitaron muchas cosas que después no se hacen. Se va a iniciar. Está en el programa básico de Vialidad, y eso se va a llevar a cabo.

-¿Ya hay definido un presupuesto tentativo?

-Todavía no, pero es un puente que puede costar entre 700 y 800 millones de dólares.

-¿Será un puente ferroautomotor?

-Vamos a estudiar cuál es la mejor opción.

-¿Cuánto tiempo puede demandar ejecutarlo una vez que se inicien las obras?

-Tres años más una vez qu se inicie. Ojalá lo podamos inaugurar en 2020. Sería una buena fecha. Ojalá que me inviten (se sonríe).

-¿Qué va a pasar con el gasoducto del nordeste? El NEA es la única región sin gas natural.

-Pero está a mitad de camino eso.

-Hay dudas sobre la continuidad del proyecto en cuanto a su financiamiento.

-No, eso va a seguir. Estamos trabajando para retomar la obra.

-En el Chaco hubo un retroceso muy fuerte en las últimas décadas de la producción algodonera. Siempre existió la expectativa de poder completar en la provincia toda la cadena productiva, pero leyes de promoción industrial y otros factores hicieron que la materia prima acabara muchas veces siendo industrializada en otras jurisdicciones. ¿Habrá una política específica para cambiar esa circunstancia?

-El objetivo nuestro es agregar valor en el lugar. Eso también implica mejorar el transporte. La mejor promoción para el Chaco y las economías del Norte es acercarlas a los puertos y aprovechar la vía navegable. Tenemos una bendición en la materia en la Argentina, pero hay un tránsito fluvial mínimo. Hay que mejorar también las conexiones viales. Esa ruta entre Resistencia y Sáenz Peña es increíble.Yo anduve por ahí y una gran cantidad de chaqueños se mata ahí cada año. Eso muestra un gran abandono, es increíble que eso no sea una autovía. Si hacemos eso y sumamos la hidrovía, habrá una mejora en la competitividad para el Chaco en los temas agroindustriales. Nosotros en nuestro mandato queremos quintuplicar la cantidad de autovías. Pero a eso después hay que mantenerlo. Es algo básico, que malas gestiones convirtieron en algo anormal. Lo que se construye hay que mantenerlo.

-El Chaco es una de las provincias más pobres de la Argentina, si no la más pobre, y pese a ello los habitantes de la provincia pagan servicios públicos más caros que los de jurisdicciones con ingresos per capita varias veces superiores al de los chaqueños. ¿Cómo piensa corregir esas desigualdades?

-Es un compromiso que hicimos de ir buscando la equidad, con un sistema tarifario equitativo y razonable. Muchas veces escuché que acá en la Capital Federal se pagaba varias veces menos en energía o en transporte. Queremos ir a un mayor equilibrio.

Belgrano Cargas: “A todo vapor”

Entre los periodistas de medios norteños fue un común denominador el interrogante sobre cómo continuarán las inversiones para optimar los ramales regionales del Ferrocarril Belgrano Cargas. El presidente contestó con más entusiasmo que precisiones: “Estamos trabajando a todo vapor. Van a haber muchos cambios y mejoras, primero en lo que tenemos, en la operación. Porque el gobierno anterior bajó a menos de la mitad la carga transportada”.

“El estado del país era mucho peor que el que imaginé”

Buenos Aires (Enviado especial)  En el encuentro de medios del interior con Mauricio Macri, un capítulo estuvo dedicado a las preguntas sobre temas de actualidad nacional. Tarifazos, pobreza, Panamá Papers, relación con la prensa, Cristina Fernández y otros puntos fueron pasando por el diálogo periodístico.

Para el presidente, una pregunta de NORTE fue la más difícil de contestar: fue cuando este diario lo interrogó acerca de cuánto tiempo más cree que le queda antes de que la ciudadanía lo considere único responsable de la realidad cotidiana del país y deje definitivamente atrás cualquier consideración sobre la herencia recibida de la gestión kirchnerista. Macri contestó denotando que lo desvela la llegada indefectible de ese momento.

 

Medios, pobreza, inflación

-¿Qué pensamiento tiene sobre el rol del Estado en el financiamiento de los medios?

-La prioridad nuestra es pobreza cero. Me parece que hubo una sobrepresencia del Estado en los medios de comunicación. Tenemos que ir hacia empresas  periodísticas cuyos ingresos mayoritarios sean del sector privado, porque no hay que manipular la realidad a través de los medios, sino lograr que la realidad cambie a partir de la acción del gobierno. Hay que ver también el nivel de alcance de los medios.

-¿Podría habar una ley que regule la pauta publicitaria oficial?

-No creemos necesaria una ley, pero tengo un compromiso de que la distribución de la pauta sea de manera equitativa.

-Todo el tiempo se conocen noticias que impactan sobre el bolsillo de quienes más lo sienten. ¿Se piensan algunas medidas para atenuar el impacto de las medidas?

-Todos los días lo pensamos. Yo digo que la inflación es un impuesto que cobra un mal gobierno a quienes menos tienen. Lamentablemente la inflación tiene un ciclo. El gobierno anterior, estando en campaña, para sostener un nivel de gasto, emitió una cantidad de dinero que ahora nos hace pagar las consecuencias. Lo que hacemos ahora se va a ver en el segundo semestre. Estoy convencido de que la inflación va a bajar. Entonces vamos a poder saber cuánto valen las cosas y cuánto queremos que valgan en el futuro.

-Con 30% de pobres no hay margen para pedir mayores esfuerzos.

-No, no hay, pero es la realidad que recibimos, con un 700% de inflación acumulada. Eso no se baja de un día para otro.

-¿El gobierno no prepara un paquete propio de medidas sociales?

-Lo hemos hecho y seguiremos haciéndolo. Incrementamos la Asignación Universal por Hijo, las asignacions familiares, las jubilaciones. Queremos ayudar a que todos puedan afrontar este proceso de ordenamiento. Venimos de diez años de mentiras. Estamos revirtiendo un sistema donde había una aparente mejora pero a costa de vender las joyas de la abuela.

-Algo que se señala es que desde su asunción prácticamente no hubo buenas noticias para los trabajadores. ¿Lo ve así?

-Creo que hemos dado buenas noticias, como una nueva forma de convivencia, con un presidente que los escucha, que dialoga, que rinde cuentas, que se comprometió con muchos planes de infraestructura que hacen a la calidad de vida de los argentinos. Creo que hemos dado muchas buenas noticias, desde el momento en que planteamos un camino para un mejor futuro. Hemos quitado impuestos a las economías regionales, y comienza a moverse la rueda de la inversión.

-¿Cuánto margen cree que tiene para que la gente siga valorando esas perspectivas más que el día a día, que es feroz? ¿En qué momento cree que la sociedad dejará de tener en cuenta lo que dejó la gestión anterior y las facturas serán todas para usted?

-Qué difícil esa pregunta. Yo estoy acá porque amo a este país. Porque creo en mi gente. Estoy dejando todo,  trabajo desde las 7 de la mañana hasta que se me acaba la batería, a las siete u ocho de la noche. Camino el país todo el tiempo. Estoy haciendo lo que siento que es lo mejor que puedo darle a mi gente. Espero que sirva para que todo el mundo pueda tener una mejor oportunidad. Algunos lo entienden y lo valoran. En Entre Ríos (Nota de Redacción: la entrevista fue luego de la recorrida de Macri por zonas anegadas del Litoral) fue algo impresionante. Visité gente evacuada y me decían “no afloje, métale, creemos en usted”. A esta transformación no la construye un presidente, necesita el apoyo de todos.

-¿Hace una autocrítica sobre lo hecho en estos más de 100 días?

En algunas cosas, por esta ansiedad de acelerar lo más posible, faltó una mayor explicación y un mayor diálogo.

-¿También incluye en eso lo de las cuentas offshore?

-Yo expliqué con claridad lo que pasó. Y lo que pido es que se transmita lo que he dicho, hasta tanto la justicia se expida. Fue todo transparente. Yo solamente era director de una sociedad de la cual salí en breve tiempo, sociedad que estaba declarada ante la AFIP, no estaba oculta. No siendo accionista no tenía por qué declararla en mi situación patrimonial. Hoy todavía hay periodistas que dicen que yo tenía cuentas en Panamá. Si me guió por eso, pareciera que tengo que repetir cncuenta veces lo que ya expliqué.

-Si pudiera volver el tiempo atrás, ¿evitaría estar en una empresa offshore?

-No, para nada. Una offshore es una herramienta de inversión y de trabajo, no es algo malo per se. Depende de para qué se la use. Por algo el Banco de la Nación Argentina tiene una cuenta offshore. ¿Sabían eso? YPF tiene once offshores. Si vos tenés una empresa offshore no declarada, con plata que nadie sabe de dónde la sacaste, eso sí está mal.

-Hay analistas políticos que afirman que frente a la posibilidad de que a Cristina Fernández se le dicte una prisión preventiva, en el gobierno hay un sector que se entusiasma con esa idea y otro que desearía que eso no suceda, para evitar que se agrande la figura de la expresidente. ¿Su posición cuál es?

-Ella, en este país con libertad de expresión, tiene derecho a dar sus opiniones, así como tiene sus obligacions. Es una ciudadana más. Si hay dudas deberá aclararlas en la justicia, así como lo hago yo. Yo quiero un país donde aun el presidente en ejercicio, al ser imputado por un fiscal, brinde la información que corresponda.

-¿Estos meses de gestión fueron como los esperaba o siente una dosis de frustración?

-No, lo que me sorprendió fue que el estado del pais era mucho peor del que imaginé. Mintieron tanto con las cifras, que hasta a nosotros, que teníamos más acceso a información que el ciudadano común, nos lograron confundir.

-¿En qué aspectos concretos la situación fue peor?

El nivel del déficit fiscal, en el nivel de destrucción de la infraestructura, el quebranto de las normas administrativas, la cantidad de deudas que dejaron, con compromisos impagos con Paraguay, con Bolivia, con Uruguay. Fue un nivel de impunidad en el manejo de lo público inédito en la historia argentina.

-¿No cree que su gobierno, como lo dijera Sergio Massa, en las medidas de impacto social fue como si entrara al quirófano con una motosierra en la mano?

-(Piensa unos segundos) Qué facil es decir esas frases. Más cuidado que el que hemos tenido es imposible. Pero si queremos bajar la inflación no hay manera, hay que bajar el déficit fiscal. La Argentina necesita responsabilidad. O decimos la verdad o vamos a volver a toparnos con la pared. Yo no vine a decir mentiras.

-Usted el año pasado estableció como una estrategia de comunicación la de compartir un mano a mano con familias comunes. Si hoy lo hiciera con una de esas familias que son parte del millón de argentinos que cayeron en la pobreza en los primeros tres meses de su gestión, ¿qué les diría?

-Lo que estoy convencido: que estamos generando las herramientas para que todos estemos mejor. Y si no logramos que la pobreza, bien medida, con un método transparente, se reduzca en el tiempo, sería totalmente frustrante. Mi compromiso es reducir la pobreza y creo que estamos en el camino correcto.

-¿Pero en qué momento habrá un punto de inflexión, y los pobres comenzarán a ser menos en lugar de incrementarse?

Creo que promediando el final de este de año la Argentina va a estar creciendo de vuelta. Insisto: con estadísticas que digan la verdad. La inversión va a generar trabajo de calidad, no empleo público ficticio que termina redundando en una inflación que destruye a todos.