Temas de hoy: Festival de la Cerveza Artesanal River Campeón de América La Final del Siglo Restitución de restos Qom
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/136211

Una de cada tres mujeres padecerá incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria es un mal que aqueja a gran cantidad de argentinas ya que, de acuerdo con especialistas, una de cada tres mujeres lo padecerá en algún momento de su vida.

La incontinencia urinaria es además una afección fuertemente subdiagnosticada, debido a que desde que aparece el primer síntoma hasta que la paciente recibe atención médica, transcurren en promedio 6,5 años.
La especialista en ginecología y obstetricia María Alejandra Macías, médica de planta del instituto de Investigaciones Médicas Alfredo Lanari de la Universidad de Buenos Aires, explicó que la incontinencia urinaria por esfuerzo, ‘es un problema que se presenta en una relación de dos mujeres por cada varón, y sus manifestaciones pueden ser desde muy leves y poco frecuentes hasta muy habituales y en cantidades significativas‘.
‘Llamativamente, la mayoría de las mujeres que conviven con esta condición registran una importante demora hasta llegar a la consulta médica‘, remarcó Macías.
Según un estudio realizado en Ourense, España, sólo dos de cada diez mujeres que padecen esta afección concurren al médico.
Las razones de esta demora pueden ser la vergüenza de confesar el problema o la falta de conocimiento sobre los tratamientos disponibles.
La incontinencia urinaria es una patología ligada a la falta de control de los músculos de la vejiga y del piso de la pelvis y se caracteriza por la pérdida de orina al estornudar, toser, reírse, sonarse la nariz, caminar o realizar cualquier movimiento que requiera esfuerzo.
Puede presentarse debido a factores genéticos como la raza, diferencias anatómicas, composición del tejido conectivo, anormalidades neurológicas e hipermotilidad uretral, o como consecuencia de factores externos como, entre otros, embarazos y partos, la edad, los cambios hormonales -como los que genera la menopausia-, variaciones abruptas en el peso corporal y por el efecto de algunas medicaciones.
‘Todas estas circunstancias contribuyen a producir un estiramiento del tejido vaginal, dañar el suelo de la pelvis y alterar el colágeno y la mucosa de la pared vaginal, cambios anatómicos que a menudo provocan que ante el menor esfuerzo, se produzcan de incontinencia urinaria que afectan enormemente la calidad de vida de quienes las padecen‘, describió la dermatóloga Laura Alfie, directora médica de la Clínica de Dermatología y Estética Clider.

Tratamiento 

En cuanto a su tratamiento, según el estado de la incontinencia urinaria, hasta el momento las alternativas disponibles consistían en la realización de ejercicios especiales para fortalecer el piso pélvico y la utilización de dispositivos de estimulación eléctrica y magnética, aunque los resultados siempre fueron muy parciales y revertían ante la interrupción de la terapia.
Alfie, quien también es miembro de la Sociedad Argentina de Láser y Tecnología Médica (SALTEM) destacó que en la actualidad ‘se dispone de una opción altamente efectiva: el láser de CO2 fraccionado -denominado FemiLift- que trabaja sobre la contracción de las paredes de la vagina, revitalizándolas y logrando así evitar el escurrimiento de orina de la vegija‘.
‘Se indica para los casos de incontinencia de grado medio y es una técnica mínimamente invasiva que no requiere anestesia, reposo ni cirugía y que no causa dolor. La sensación durante el tratamiento es muy similar a la de una ecografía ginecológica‘, detalló la especialista.
Consiste en un dispositivo cilíndrico de alta teconología que al introducirse en la vagina activa el láser emanando calor y revitalizando los tejidos.
El procedimiento tiene una duración total de 15 minutos y se requieren tres sesiones espaciadas por un mes cada una, tras las cuales la paciente inmediatamente retoma sus actividades habituales.
‘En nuestro centro vemos a diario los excelentes resultados que se pueden alcanzar con este equipamiento de última generación. El láser de CO2 fraccionado está especialmente diseñado para trabajar sobre las paredes de la vagina y entregar calor. Ese calor, que no daña la piel de la zona, promueve la formación de colágeno y el colágeno tensa la vagina, mejorando su laxitud. También la uretra, que ha perdido el ángulo por la flacidez, lo vuelve a recuperar y en el 83 por ciento de los casos, desaparece esa incontinencia urinaria por esfuerzo. Es seguro y efectivo y está aprobado por la ANMAT y se utiliza con éxito en muchos países‘, dijo Alfie.
Según la psicóloga Liliana Mizrahi, autora de numerosos ensayos sobre la mujer, ‘la incontinencia urinaria es una afección que no sólo genera un inconveniente de practicidad, sino que influye en la autoestima‘.
La especialista explicó que muchas mujeres no hablan ‘ni con sus mejores amigas‘ de las cosas que pasan con su cuerpo.
‘Creen ilusoriamente que son las únicas a las que les sucede, tienen pudor, culpa, prejuicios, una falsa reserva o discreción sobre sí mismas que les impide mejorar su calidad de vida‘, agregó.
Por su parte, Macías destacó que esta afección genera, entre otros, problemas a la hora de realizar las actividades diarias como hacer deporte, bailar, levantar algo pesado o simplemente reírse.
‘Cualquier actividad que implique esfuerzo deja de ser placentera y pasa a transformarse en una situación de alerta. Las personas, más allá de su edad, desean estar integradas socialmente y disfrutar de una buena calidad de vida, mientras que esta patología suele generar verdaderas limitaciones‘, indicó Macías.