Temas de hoy: Autoplanes de ahorro Fin de semana largo Alberto Fernández Jorge Capitanich Suba del dólar
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/135554

La avenida Sarmiento se convirtió en una peligrosa ruta, sin control ni inversión

Por años, la avenida Sarmiento fue una doble vía testigo de fatales accidentes. La velocidad máxima no era respetada, cobrando la vida de muchas personas, en su mayoría jóvenes. El municipio de Resistencia en ese momento optó por instalar lomos de burro. Aún si distaba de ser una solución radical al problema, los números de siniestros disminuyeron considerablemente. Hoy, con una nueva gestión municipal, los lomos de burro fueron sacados y la avenida volvió a ser un lugar propicio a cualquier tipo de accidente.

La ausencia en materia de control, de infraestructura y de tecnología se suma a la ignorancia vial en conductores que no saben discriminar los carriles rápidos de los lentos, ocasionando verdaderas maniobras peligrosas.

Resistencia no debe padecer nuevas muertes en esta tan demandada avenida, cuando podría establecerse parámetros de inversiones lógicas y necesarias para evitarlas. Desde radares de velocidad, acompañada de altas multas por infracción, hasta campañas que recuerde a conductores sobre qué carril debe transitar, de acuerdo a la velocidad que circula.

La colectora, otro dolor de cabeza

La colectora, en dirección hacia Corrientes, es otra gran trampa para conductores desprevenidos. La hora tiene mucho que ver cuando las lámparas de las jirafas desde el inicio de la colectora hasta el puesto policial, “brillan” por su ausencia.

Por lo tanto, la noche cobra real preocupación en un lugar donde por mucho tiempo fue una vía alternativa para quienes preferían evitar circular por la ruta, lugar donde obliga a los vehículos a transitar a cierta velocidad mínima. La idea de utilizar la colectora de paseo quedó trunca cuando lo que se debe hacer es prestar más atención que en cualquier otro lugar.

Los detalles que adornan a una “aventura” vial pueden terminar en serios desenlaces si no se toman medidas contundentes. Desde carros sin luz, jóvenes que esperan sobre la ruta para ingresa a un boliche, o aquellos que prefieren usar los cordones de la colectora como sillones a la espera que llegue un móvil que los traslade, caballos sueltos y la ausencia de luz en jirafas en gran parte del trayecto del corredor vial son peligrosas trampas que pueden costar la vida.

Es innegable la falta de estrategia en materia vial. Dichas estrategias no necesariamente deban convocar a mentes ilustres para derivar a una solución a la problemática. Varias ciudades de nuestro país dieron muestra que con poco, el resultado es sustancialmente óptimo. Ya sea la instalación de radares, como el aumento en las multas ante la infracción es una política vial valedera y con buen pronóstico en sus resultados.

La inversión en las lámparas que hoy no se encuentran en funcionamiento y la delimitación perimetral del boliche para que sus clientes puedan esperar en un lugar seguro, son algunas de las herramientas que con solo permanecer un par de horas sobre la colectora, cualquier ciudadano puede proponer.

No lamentemos un accidente por la negligencia ni del Estado ni de los conductores que por la falta de control siente que puede “volar” sobre una avenida, que hasta la rotonda sigue siendo avenida, con todos los límites que esto implica.

También te puede interesar