Temas de hoy: Pase a planta yaguareté Ley de emergencia alimentaria CAME náufrago
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/131600
Encomiable aporte del doctor Ernesto Maeder

“Recuerdos de la vida universitaria en la Facultad de Humanidades”.

La reseña de la profesora María Luisa Acuña, publicada en Norte el domingo 22, condensa en su justa medida el libro del doctor Maeder. Sin embargo, considero oportuno agregar algunas acotaciones nacidas de la lectura de la obra.

Por Cilly Müller de Inda

Melancolía y frescura fluyen de las entrevistas que el autor efectuara a algunos de los docentes que lograron plasmar los inicios de la Facultad de Humanidades. Así, encabeza esta galería la figura destacada del profesor Arthur Hand, “un amigo entrañable y consecuente”, con quien el autor compartió responsabilidades en más de una ocasión.Cálido y vívido el recuerdo de Clara y Héctor Guillén, a quienes el decano organizador, Oberdan Caletti, los había conocido en la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional de La Plata, y los alentó para acompañarlo en esta aventura docente.

La entrevista mantenida con el profesor Enrique Bruniard evidencia el respeto que el autor sintió por la solidez y honestidad intelectual del entrevistado, quien se desempeñó en el Departamento de Geografía. Evoca de igual manera al profesor Eldo Morresi, arqueólogo entusiasta y fecundo. Incluye el aporte de las lenguas clásicas a través de los recuerdos y el fervor con que el grupo de profesores que trabajamos en esa área hicimos posible su transmisión.

La figura de Clara Guillén constituye un hito ejemplar pues contagió a quienes tuvimos el privilegio de formarnos junto a ella, el valor que encierra la etimología y la significación de las raíces indoeuropeas de nuestra lengua materna.

Pondera la labor fecunda de María Luisa Acuña, “ejemplo vívido del docente erudito”, quien se volcó intensamente en la guía de sus discípulos y plasmó su saber en obras valiosas. Hace referencia a las actividades del teatro leído que se desarrollaron desde 1971 y en las que se ofreció la lectura de varias obras clásicas, así como su proyección posterior.

Con palabras dictadas con un madurado lenguaje destaca la trayectoria del geógrafo Alfredo Bolsi, su amigo entrañable, así como también la de la profesora Malvina Antonietta de Gabardini que se desempeñó en el área de Ciencias de la Educación. Aporte invalorable es el que hizo de Nilda Goicoechea “maestra y mujer ejemplar, quien trasladó su magisterio más allá del aula”.

La profesora Cristina Castillo de Cayré plasma recuerda con calidez vibrante a la profesora Ana María Liotti, con quien compartió treinta años de docencia. Consigna que era “exigente, inquisitiva y rigurosa, porque su cometido era sacar lo mejor de cada uno”.

Elsa Arabella Dellatorre esboza una semblanza exquisita de la profesora Hilda Torres Varela quien “contribuyó al planteo y análisis de los aspectos tanto literarios como culturales”. Muy enriquecedora resulta la charla con la profesora Susana Colazo, antropóloga formada en Buenos Aires y discípula del doctor Jehan Vellard, quien se vinculó con los grupos indígenas del Chaco en una tarea encomiable y digna de alabanzas. Se incluye también una interesante conversación con la doctora Norma Meichtry, en la que da cuenta de su ímproba labor investigadora y docente.

María Luisa Acuña nos deja una evocación vibrante de Alfredo Veiravé, quien como ella refiere “nos enseñó a vivir en la amistad, por la amistad y con la amistad”.

Mirta Andreau de Benatto cierra la obra con sus recuerdos del Departamento de Filosofía, sus vivencias y los trabajos emprendidos. Con afecto profundo incluye el dictado de un curso de griego que Clara Guillén y quien esto escribe organizaron para dicho Departamento, aporte fundamental para la interpretación de los temas filosóficos.

Es indudable que la obra póstuma del doctor Maeder donde la Palabra rumorea, re-construye el pasado inicial de la Facultad de Humanidades. Es un lugar de encuentro para quienes nos sentimos orgullosos de haber contribuido en alguna mínima medida a su consolidación. Nuestra gratitud a su autor, fiel amigo que logró elevarnos, pues luego de conocerlo no volvimos a ser los mismos. (Editorial ConTexto, Resistencia, 2015)