Temas de hoy: Pase a planta yaguareté incautaron marihuana CAME náufrago
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/128850

Cre-Arte: Creaciones artesanales de Graciela Cazafú

Manteniendo una tradición familiar, Graciela Cazafú ideó Cre-Arte, un emprendimiento dedicado a la confección de productos de marroquinería y talabartería, con diseño propio y producción artesanal. No conforme, organizó un grupo de productores que periódicamente expone sus trabajos en la ciudad de Resistencia.

‘Yo me crie en un taller. Mi padre era tapicero y mi madre hacía alta costura. No tengo noción de la edad en que aprendí a coser’, reconoce Graciela Cazafú, que complementa la tradición familiar con su experiencia laboral: ‘Trabajé en tres fábricas, una de zapatillas, otra de ropa y otra de chalecos salvavidas. La experiencia me sirvió mucho. Sobre todo el hecho de conocer el trabajo en una empresa y la organización que uno debe tener para salir adelante’.

Todo comenzó ‘como un hobbie’ y creció rápido. ‘La primera experiencia por mi cuenta fue haciendo zapatillas y alpargatas de descanso, en 2006. Ese año participamos de la Bienal de Esculturas con un stand y un empresario tailandés vio el producto, le gustó y nos encargó una buena cantidad; teníamos mucha producción y fue muy positivo porque con eso realizamos una muy buena inversión’. Desde esa primera experiencia, el emprendimiento cambió. ‘Comenzamos a hacer los bolsos, carteras, billeteras, cintos y empezaron a llegar los pedidos, cada vez un poquito más y así llegamos hasta donde estamos hoy’, comenta y agrega que también ‘hacemos talabartería, forrado de termos, cintos y billeteras’.

‘Pasé a las carteras porque mi hija me pidió un bolso en el que entren los libros y un portatermo, y que no se corten las manijas. Empecé haciendo uno para ella y después las compañeras vieron que era accesible y cómodo, así que comenzaron a pedirme’, explica sobre el origen de la actividad de marroquinería, que ahora es el centro de sus producciones.

‘En el emprendimiento trabajamos cinco personas, diseñamos los productos y lo hacemos cien por ciento artesanal. Además cada producto es único en su diseño. Tratamos de tomar las tendencias de lo que se está usando y lo que se viene, de las que extraemos las ideas que consideramos adecuadas para nuestros clientes. Nuestra producción está destinada tanto a las mujeres como a los hombres y es más bien juvenil, pero también trabajamos para personas mayores’, señala.

Puntos de venta

Las creaciones artesanales de Cre- Arte pueden encontrarse en Santa Fe 1499 de Resistencia o a través de la página de Facebook de Graciela Cazafú. Los interesados también pueden contactarla al teléfono (0379) 154670133.

Un proceso clave en todo emprendimiento es la comercialización. Graciela logró generar una red para que sus productos lleguen al mercado. ‘Tenemos dos comercios en Resistencia que compran nuestras mercancías, también trabajamos con revendedoras y participamos en ferias artesanales’, cuenta. ‘Además trabajamos con instituciones deportivas, haciendo botineros e indumentaria, con muy buena aceptación, porque cada uno de los clubes nos van recomendando a otros y así hacemos nuevos contactos y se establece una cadena de comercialización’, relata Graciela que encontró una veta comercial no explotada en el mercado deportivo local.

La pertenencia al sector artesanal la llevó a organizar un grupo de productores para fortalecerse mutuamente. ‘Como no tenía capacidad para alquilar un local, conformamos un grupo de productores artesanales y armamos una exposición en la Cámara de Comercio de Resistencia, de acceso libre. Somos 85 productores, en el salón entramos 30 así que vamos rotando para que todos tengamos la misma posibilidad’, revela con gran satisfacción.

‘Somos productores de Resistencia, Puerto Tirol, Fontana, Margarita Belén, Colonia Benítez, y todos hacemos productos artesanales; no pueden ser de reventa. Tenemos producciones textiles, marroquinería, talabartería, gastronomía, calzado, juguetes, plantas’, repasa tratando de no olvidarse de nada.

Financiamiento

Graciela Cazafú piensa todos los días algo más para incorporar a su emprendimiento. Así inició la gestión de un microcrédito Desarrollarse del Nuevo Banco del Chaco, a través de la Incubadora Empresa Joven. ‘Pudimos incorporar una bordadora industrial, de un cabezal y dos agujas, con bastidores para bordar gorras y once bastidores planos que permiten bordar desde tres hasta 60 centímetros. Tiene capacidad para mil puntadas por minutos, con hilo, cordones o lentejuelas’, describe orgullosa junto a la sofisticada maquinaria.

"Con esta máquina ya no tenemos que tercerizar los bordados, con lo que abaratamos los productos para que sean más accesibles a los consumidores’, confiesa Graciela, que comenzará a capacitarse en el uso de la máquina, ya que si bien es similar a la que utilizaban en una de las fábricas en las que trabaja, ‘necesito actualizar mis conocimientos’.

Cre-Arte crece con el empuje que Graciela Cazafú le da al emprendimiento, generando nuevas ideas, incorporando equipamiento y vinculándose con sus pares en una organización colectiva.