Temas de hoy: FIBAWC Selección Argentina de Basquet Sin colectivos Diego Maradona Canasta Básica de Alimentos
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/128845

Cataluña decide hoy su independencia

Por Rubén Tonzar. Dos millones de personas se movilizaron para conmemorar el Día Nacional de Cataluña, el 11 de septiembre, mostrando el apoyo de masas al proceso separatista. Pero el político que lo lidera no es un independentista nato, más bien se ha convertido en ello por el camino. 

Tras el inicio de la crisis mundial en 2007, Artur Mas, presidente de la Generalitat y dirigente de Convergencia, defendía un pacto fiscal que privilegiase a Cataluña. No lo logró, y luego de sucesivos escándalos de corrupción y retrocesos electorales de su partido Convergencia i Unió (en 2012, en 2014 y en las municipales de 2015), se convirtió al independentismo para reciclar su carrera.

Entonces su partido se rompió (los demócrata- cristianos de Unió se presentan solos, en contra de la independencia) y Mas hizo acuerdo con los independentistas de Esquerra Republicana (ERC). Formaron el frente Junts pel Sí (Juntos por el Sí) para las municipales de este domingo.

Oriol Junqueras (ERC) descartó un nuevo referéndum, expresando que declararían la separación unilateralmente después de las elecciones. Pero Mas no está de acuerdo: quiere un proceso más largo, al estilo del escocés el año pasado. La controvertida alianza movió el campo independentista, donde la CUP (Candidatura de Unidad Popular), organización vecinal de izquierda, quiere la ‘inmediata secesión’, es decir, para mañana.

CUP está mucho más a la izquierda que Mas, no sólo en el tema de la separación, sino fundamentalmente en su programa social. Mide un 6% en las encuestas y podría obtener los 9 diputados que Junts pel Sí necesita para la formar mayoría (68). Dijeron que el carácter “oportunista” de Mas y su plan de dar largas al asunto no los convencen, por lo que no lo apoyarían como presidente de la Generalitat.

El otro campo

Al PP y al Psoe, declarados antisepataristas, las encuestas les auguran un importante derrumbe electoral, por lo que Ciutadans, de centroderecha, sería la primera fuerza antiindependentista (segundo lugar en la elección general). El ascendente Podemos, en cambio, es fluctuante y poco claro: “Lo que decidan los catalanes”, dice su líder Pablo Iglesias, o “Podemos variar la opinión en función de cómo se plantee el debate”, en palabras de Ada Colau (alcaldesa de Barcelona). Esta indefinición, en los hechos los ha vuelto hostiles a la independencia, al punto que no fueron a la última marcha masiva.

Empresarios y banqueros

La Cámara de Comercio de Barcelona advirtió que “al empresario le cuesta mucho enfrentarse al poder, porque hay contratos con la administración y subvenciones”. Mas pretendió tranquilizarlos con el programa electoral de Junts pel Sí, de 120 páginas, explicando los pasos a dar y los organismos a constituir durante 18 meses para proclamar la independencia.

Crea decenas de nuevas instituciones de Estado, una Policía Fiscal, una agencia de la seguridad social, una comisión nacional de valores, una operadora de gas y de electricidad, y hasta un Banco Central sobre la base del Institut Catalá de Finances.

La banca JP Morgan opinó que “incluso en el escenario más dramático, Cataluña seguirá formando parte de España”, y agregó que “la secesión es ilegal”.

Standard&Poor’s calificó la deuda catalana como “basura”, de riesgo muy alto, y puso los títulos catalanes mil puntos por debajo de la deuda alemana de referencia. El banco suizo UBS informó que con independencia el PBI caería 4%, por lo que la deuda catalana no se podría refinanciar bajo las leyes de la Unión Europea.