Temas de hoy: Fuerte tormenta Siniestro vial Coronel Du Graty presunta testaferra inseguridad
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/122225

Melo, el pueblo donde los concejales no cobran sueldo

En nuestra extensa geografía existen pequeños pueblos que no figuran ni en el mapa, algo que no es verdad, pero al ser tan chicos y pacíficos pasan inadvertidos. Melo, en el sudeste cordobés es un pueblo que cumplió 109 años. Se ubica en el departamento de Roque Sáenz Peña, por ruta provincial N° 34, y a 421 kilómetros de la capital de la provincia.

Por Beatriz Manrique

Esta información, así, fríamente no dice nada, pero es un lugar que pinta más como pequeña cuidad que como pueblo. Tiene características muy especiales y de no haberlo vivido podríamos suponer que es una utopía. 

El ingreso tiene un portal de acceso pulcramente presentado que parece recién pintado, da la impresión de que se entra en un barrio privado. Las calles asfaltadas y limpias, amplias casonas bien pintadas, la mayoría sin rejas ni cerco perimetral, con techos de tejas y amplios parques. Las veredas, algunas con lajas, baldosas u otros materiales marcan una gran diferencia con pueblos de otras provincias.

Desde la entrada se puede apreciar la higiene del pueblo cordobés.

Algo de su historia

La mayoría de sus 1.100 habitantes descienden de inmigrantes italianos y algunos de vascos franceses, cultivaron y formaron a sus hijos en el trabajo y educación que hasta hoy perdura.

La extraordinaria riqueza de la tierra y el buen clima pronto dio sus frutos, los italianos cultivaron los campos y se dedicaron a la cría de ganado vacuno, para la industria láctea, actividades que aún desarrollan, aunque en menor escala, muchos dejaron los campos que es la fuente de ingresos.

La intendenta Mariángeles Giordano, que maneja un municipio de 34 empleados.

En los primeros tiempos, sin caminos, era muy difícil para los colonos llevar la producción a los centros poblados para su comercialización.

Ante esta necesidad en 1905 gestionaron la habilitación de una estación ferroviaria y al año siguiente se inauguró la estación Melo. El Ferrocarril San Martín llegó al pueblo, primero como carguero y luego para pasajeros, la mayoría de ellos viajaban hasta Labuolaye.

El origen del nombre de la población fue por el Fortín Melo, que existía en la zona, para defensa de los colonos por ataques de los indios, de ahí se toma también el nombre de Melo para el pueblo, aunque en sus orígenes se llamaba Santa Ana.

Sus instituciones educativas

Con el tiempo la comunidad fue creciendo y se hizo imprescindible la creación de una primaria; así en 1927 abrió sus puertas la escuela nacional N° 197. Hoy se suman un jardín de infantes, una biblioteca popular y el colegio N° 237, Instituto Provincial de Educación Agropecuaria (IPEA).

Entre las instituciones centrales hay un centro de salud, un registro civil, un destacamento policial, la iglesia de San Antonio y una estación de radio de frecuencia modulada.

Además funcionan en el lugar el Club Social y Deportivo Melo, con su equipo de fútbol; un polideportivo, la Asociación Italiana de Socorros Mutuos, un hogar de día, una Casa de Abuelos, un centro de jubilados, que reúne a gente de la tercera edad y también se usa para reuniones sociales.

El colegio agrotécnico IPEA 237

El IPEA 237 es un colegio que forma técnicos nacionales en producción agropecuaria. Se creó en 1987 y a partir de 2007, en adhesión a la nueva Ley de Educación Técnica, el plan de estudios es de 7 años, en el nivel medio.

En él se dictan todas las materias comunes a la educación básica, sumándose las específicas, como producción animal y vegetal, economía, legislación laboral, formulación de proyectos productivos, entre otras. Para completar su formación en el ambiente de trabajo los estudiantes hacen pasantías en empresas agropecuarias.

La formación les permite a sus egresados desempeñarse tanto en el ámbito rural como urbano en empresas relacionadas con la actividad productiva y este año egresarán los primeros técnicos nacionales en producción agropecuaria. Entre los conocimientos y las prácticas están la manipulación de máquinas agrícolas y herramientas, manejo de producción, de productos agrícolas y derivados, administración rural, y sobre la aplicación de agroquímicos.

Por la mañana los alumnos reciben clases con instrucción básica y por la tarde estudian y practican en el campo.

En la actualidad la institución cuenta con 124 alumnos y42 profesores, y el director es Adrián Giordano.

Un municipio fuera de lo común
La antigua estación del ferrocarril conserva la construcción original de hace casi 100 años.

Melo es gobernado por una mujer. La intendenta a cargo es Mariángeles Giordano (PJ), que suple a Julián López, recientemente designado ministro de Agricultura de la provincia y precandidato para senador este año.

El municipio es de segunda categoría, tiene 34 empleados entre personal de planta, contratado, jormalizado y administrativo.

Lo más sorprendente es que los siete concejales (cinco del PJ y dos radicales) no cobran sueldo, trabajan ad honórem, mientras que la intendenta sí percibe un ingreso. Esta situación fue instituida hace muchos años y para ellos es totalmente normal, quienes se postulan conocen las condiciones y las aceptan. Una exconcejal lo resumió en una frase: “Trabajamos por la comunidad y lo hacemos sin condicionamientos”.

Que no perciban un salario por esa actividad, realmente sorprende. Sobre todo cuando vemos que en épocas de elecciones son cargos muy codiciados por los beneficios que pueden obtener. En otros sitios los candidatos a ocupar esos puestos hacen propuestas muy prometedoras, que una vez asumida la función no siempre se cumplen.

No obstante Giordano aseguró que se proyecta exceptuar de algún impuesto a los concejales mientras dure su función, como atención a la desinteresada labor que llevan adelante.

Los vecinos pagan los impuestos inmobiliario, automotor y servicio de agua potable. Y una de las particularidades es que si bien existen y conviven en la comunidad partidarios de los dos partidos políticos mayoritarios PJ y radicalismo, no hay rivalidades. El trato es cordial y siempre fue así, dicen.

Sin indigentes
Una de las clases prácticas de preparación de alimento para terneros.
La cría de pollos parrilleros es uno de los proyectos de la escuela técnica.

En Melo no hay indigentes, existen los planes sociales como el de las madres con siete hijos, la Asignación Universal por Hijo, y otros, “aunque no son muchas las personas que lo perciben”, aclaró Giordano.

Cuando alguna persona recurre al municipio pidiendo algo, sabe que consigue lo que necesita, pero también sabe que debe retribuirlo con alguna tarea en la casa de ancianos u otra institución.

En 1983 se construyeron las primeras 30 viviendas a través el Instituto Provincial de Viviendas, luego de 2000 a 2010 se construyeron 55 más y actualmente se construyen otras siete.