Temas de hoy: Julio De Vido retenciones Copa Argentina Jorge Capitanich Lucas Bohdanowicz
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/119936

Alcira, una vida comprometida con la infancia y la educación

“La mujer chaqueña es muy sacrificada, sufrida, no hace valer sus dolores y padecimientos; los toma con naturalidad y sigue adelante”, describe la madre María Alcira García Reynoso. Ella representa a la congregación Jesús María en Tres Isletas y sin haber nacido en el Chaco encarna, justamente, las características que más admira.


La religiosa coordina un centro comunitario con comedor escolar y salas de jardín de infantes, una huerta, un taller de estimulación temprana, entre otros proyectos dedicados a una comunidad con numerosas necesidades. 

Esta semana su obra fue noticia porque la misión que la trajo hace 16 años a la provincia rindió sus primeros frutos: se inauguró un complejo educativo que reúne a alumnos del jardín de infantes, la primaria y la formación profesional. 
“Trabajamos para hacer posible un lugar de esperanza; no de espera pasiva sino de esperanza activa, donde nuestros niños y jóvenes puedan estudiar y formarse”, define. 

Las acciones de la congregación están marcadas por los primeros pasos que dio su fundadora Claudina Thévenet en Francia. “Ella acogió a chicas huérfanas de la calle para acompañarlas a completar sus estudios y para enseñarles a hacer tejidos de seda, como oficio”, cuenta Alcira. 
En la congregación el eje es la educación, “retomamos la obra de la fundadora para desarrollar emprendimientos más allá de la educación formal, con el centro de formación profesional”, ejemplifica. 
Su trabajo en realidad es una suma de voluntades compuesta por aportes del Estado, de privados y manos anónimas. 

La atención educativa, sanitaria, alimentaria y evangelizadora abarca el sector con mayor densidad de población infantil, según datos del hospital local. Una población de 7.500 niños, jóvenes y adultos representan un tercio de la población de Tres Isletas. 
En la articulación de esfuerzos, la provincia cumple con una parte, los ministerios de Educación y Salud abonan los salarios de docentes y personal sanitario; mientras que Desarrollo Social cubre los sueldos de trabajadores. Las donaciones son de diverso origen: “Hoy la obra ya llega a los seis millones, el gobierno nacional nos dio un millón y ahora nos prometió un poco más; el resto con fundaciones, firmas privadas, oenegés y familias, algunas de Buenos Aires”. 

Otra parte del trabajo se compone con el aporte de vecinos del barrio y la ayuda de familias de Tres Isletas. Los gestos anónimos para Alcira valen mucho. Cita un ejemplo, “la limpieza tiene un turno de seis horas y media, sin embargo a veces, cuando tenemos reuniones o alguna actividad especial, vienen fuera de horario a colaborar”. 
Antes de venir al Chaco, Alcira estuvo en Córdoba y en La Calera (9 años), también en Uruguay, en el interior y en Montevideo (cuatro años). Tres Isletas es el destino donde más tiempo permaneció, y he ahí la respuesta de quienes la conocen.

Un modelo de inclusión

El edificio de la Unidad Educativa Primaria (UEP) Nº 128 funciona en el barrio Alianza y se presenta como un proyecto de promoción e inclusión para centenares de niños y jóvenes a través del acceso a los derechos a la alimentación, la educación, la vivienda y el trabajo.

En el acto del miércoles, el gobernador Jorge Capitanich se comprometió a proveer los recursos que necesite “en todo lo que pueda ser de utilidad, laboratorio, equipamiento informático, mobiliario y libros”.
Concurrirán 244 niños al jardín maternal y de infantes, 150 ingresarán en primer grado y 215 en segundo.

Con los jóvenes

Claudina Thévenet fundó la congregación de religiosas de Jesús María en Lyon, Francia, hace casi dos siglos (1818). La finalidad era dar educación cristiana especialmente a los jóvenes pobres.
Hoy unas 193 comunidades de varios países del mundo trabajan en colegios, hogares, centros de formación y escuelas en oficios, catequesis juvenil y familiar, entre otros emprendimientos.
Las primeras religiosas de Jesús María llegaron a la Argentina el 25 de septiembre de 1912 y se establecieron en Buenos Aires, donde actualmente se encuentra la Casa Provincial.
La actual superiora general de la Congregación, con sede en Roma, es Mónica Joseph y la superiora provincial de Argentina-Uruguay es Ruth Otero.