Temas de hoy: Presupuesto 2020 Donald Trump Lionel Messi gabinete provincial Caso Lorena Romero
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/119935
Retrato de una de las referentes de la cultura del NEA

Charo Bogarín: “El arte me acercó a mis orígenes”

Una de las artistas de la región con mayor proyección en el país en los últimos años dialogó con CHAQUEÑA. Charo Bogarín habló de las causas de género que abraza, de la maternidad y de sus referentes en el canto y en la vida. En cuanto a la filiación partidaria que algunos pares explicitan apostó por los puntos de encuentro: “Aprender a ser diferentes y tolerantes es un ejercicio diario y enriquecedor”.

En un intercambio vía redes sociales y desde Buenos Aires la voz de Tonolec (en dúo con Diego Pérez) saludó la iniciativa de tratar algunos temas relacionados con la fecha.


-¿Cómo se construyó tu identidad?, ¿qué rasgos y características te son más cercanos?

-Mi identidad se construyó de a retazos, con costuras hechas por mí a fuerza de voluntad. Hay dos hechos fundamentales que signaron quien soy: por un lado, ser hija de un padre desaparecido. Y por otro tener sangre nativa. Vengo de una época en donde no te enseñaban con orgullo la historia de nuestros pueblos originarios. Lo europeo era lo civilizado y lo nativo era la barbarie. Quién podía decir en aquellos tiempos con orgullo, ¡soy guaraní!, ¡soy qom!, sin sentirse discriminado. El arte me acercó a mis orígenes. Hurgué y encontré ese ADN nativo dormido, tapado por un manto de silencio. Mi tatarabuelo fue un cacique guayraré. Soy princesa india (risas). Agradezco la apertura que en su momento tuvo el coro toba Chelaalapí conmigo, cuando iniciaba hace catorce años, con Diego Pérez a través de Tonolec, mi camino musical, buscando en nuestras raíces más profundas.

Zunilda Méndez y Rosalía Patricio son dos de las fuentes de inspiración de intérpretes y artistas de varias generaciones de chaqueños.

La abuela Zunilda Méndez y Rosalía Patricio siguen siendo para mí inspiradoras y ejemplos de vida. A través de la música acepté y llevé a su máxima expresión mi procedencia, destaqué el rol de la mujer originaria. Con orgullo de tener antepasados guaraníes, difundo hace más de una década la cultura de nuestros hermanos qom, sintetizando de alguna manera en mi persona las diferentes etnias que componen el mapa nativo argentino. La mujer en mi crianza tuvo un papel preponderante. Al ser hija de padre desaparecido, naturalmente mi madre y mi abuela tomaron las riendas de mi educación y así fui formada. Asumí el compromiso social de mi padre, él desde su militancia; yo, desde mi arte. De mi padre heredé el amor a la palabra. La pasión puesta al servicio de los ideales. De mi madre, la solidez como persona, la autosuficiencia, el carácter fuerte y la constancia en los proyectos emprendidos. Me identifico con todos esos rasgos y sigo sumando enseñanzas de los seres más cercanos a mí.


-¿Qué es para vos la maternidad?, ¿modificó tu mirada o algún aspecto de tu vida?

-Fui madre muy jovencita. Con 22 años ya estaba trabajando de periodista, buscando un sueldo para mantenernos a mí y a mi hija. Asumí la maternidad con naturalidad y mucha responsabilidad. Me fortalecí como mujer. Ser madre sola me hizo planificar, ordenarme y poner prioridades en mi vida. Me hice fiera. Con un hijo experimentás el amor incondicional y por qué no, la paciencia a prueba de balas. Te pueden hacer ‘de goma’, como dicen... y los seguirás cuidando como cachorros y estarás firme cuando te necesiten. Debo decir que nunca dejé de hacer nada por ser mamá, me di todos los gustos y la incluí a mi niña en todo lo que pude.


-¿Qué ventajas o dificultades ves en estos tiempos para ser mujer?

-Mi hija hoy ya tiene 20 años, vive sola y es muy independiente. La ventaja de su generación es la libertad con la que fueron criados. Tener al alcance de la mano todo lo que la tecnología y los avances en comunicación pudieron ofrecer en esta era hiperglobalizada. Ventajas: en la cuestión de género, nuestras mujercitas de hoy tienen la balanza para su lado. La mujer ya no tiene que luchar como antes para ejercer derechos o sentirse a la par del hombre. Hoy tiene un papel preponderante, ya no sólo como señora de la casa, sino afuera, en puestos de decisión y poder, esto es indiscutible. Es un campo ganado. Oportunidades: iguales o mejores que los varones. Seguramente habrá como en todo excepciones. La dificultad que veo de estas nuevas generaciones más allá del género, es la apatía. Nuestros jóvenes no encuentran muchas veces su norte, obnubilados por lo mediático y lo inmediático (diría Violeta Parra) y sobreinformados por demás. Esto influye fuertemente a la hora de tomar sus responsabilidades, de asumir sus compromisos. Están literalmente boleados. Les cuesta apasionarse por alguna causa de peso.


-¿Cómo es vivir en una ciudad como Buenos Aires y hacer música con sonidos de entornos naturales y rurales?
-Es crear un puente hermoso imaginario. Aquí se hace carne la frase, tan lejos y tan cerca. Surge de la lejanía, una mirada romántica, idealista. Los paisajes se recrean en la mente de uno y se vuelven paisajes sonoros, se vuelven canción, así es vivir lejos de tu entorno natural.


- ¿Cuáles son las referentes femeninas que marcaron/marcan tu vida?, ¿y en la música?
-Sin lugar a dudas mi madre, mi abuela, mi hermana mayor. Todas ellas son canales de contención y ejemplo para mí. En la música marcaron un surco en mi voz las cantoras qom, abuela Zunilda Méndez y Rosalía Patricio, mencionadas antes (coro toba Chelaalapí), así como Nadecha Brizuela, mi primera maestra de canto lírico en Resistencia. En latinoamérica me vi reflejada en la limeña Chabuka Granda, la chilena Violeta Parra, nuestra Mercedes Sosa...


- ¿Extrañás algo de la actividad periodística?, ¿y de Resistencia?
-Fueron tiempos mágicos y realmente modernos y transgresores aquellos años noventa donde ejercí el periodismo. Extraño la redacción del diario... Era muy joven y me involucraba en misiones épicas como ir vestida con un sobretodo negro de cuerina y botas largas y de taco, a realizar una nota de color en un basural, donde la gente sobrevivía gracias a la basura.... Tengo fotos donde estoy en una mesa de los concejales de la Municipalidad de Resistencia, ¡totalmente pelada!, hablando como si nada y riéndome con uno de sus funcionarios. Imaginate lo fuerte para todos en ese entonces ver a una periodista totalmente calva haciendo preguntas como si nada. ‘A usted le queda bien’, me dijo un buen hombre, me imagino que sin saber si era por alguna enfermedad o por simple gusto. Extraño a mis amigos. Extraño a mis jefes de redacción queriendo enderezarme para que llegue a horario en las mañanas...


- ¿Creés que Tonolec también abrió un espacio para otros músicos e intérpretes chaqueños y formoseños?

-Creo que los músicos generan sus propios espacios, más allá del camino recorrido por Tonolec. Seba Ibarra ha sabido hacerse un lugar por mérito propio, Liliana Herrero ha cantado canciones de Coqui Ortiz, Los Guauchos de Formosa han ganado un premio Gardel el año pasado. Todo es mérito propio. Quizás funcionamos más como inspiración o ejemplo de que sí se pueden abrir caminos con esfuerzo y constancia, defendiendo con uñas y dientes lo que uno hace.


- ¿Adherís a alguna de las luchas de género? (trata, violencia, equidad salarial, interrupción voluntaria del embarazo)
-Participamos con Tonolec, con una canción que escribí llamada Mujer Cántaro Niño, de un compilado que se llama Se Trata de Nosotras, adhiriendo a la causa en contra de la trata de personas. Rechazo todo tipo de maltrato y violencia. En relación al aborto, creo que cada uno es responsable de sus decisiones y se rige por sus valores. Si alguna mujer opta por el aborto en estos tiempos, lejos de valorar el hecho en sí, o ponerlo en la mesa como un tema tabú, deberíamos preocuparnos por prevenirlos adecuadamente transformando el aborto en un cuento viejo en tiempos modernos. Por otro lado no creo que el salario deba ser equitativo, las mujeres debemos ganar más por tener funciones dobles y triples tratándose de trabajo, hogar y familia. ¿Qué opinan chicas? Y en cuanto a la violencia mediática, creo que nuestra sociedad tiene que hacer un análisis profundo de hacia dónde estamos yendo con estos canales de comunicación.


- ¿Militás en alguna agrupación política?, ¿qué pensás de las críticas a artistas que expresan una filiación partidaria?
-No milito en ninguna agrupación ni estoy afiliada a ningún partido político. Para dar un ejemplo: en mi adolescencia he sido simpatizante de (Raúl) Alfonsín en los años ochenta y así me interioricé sobre la historia del radicalismo y sus líderes. He estado un poco perdida en los noventa, y luego me gustaron y aún gustan muchos aspectos del proyecto kirchnerista. Trato de usar el criterio para analizar los hechos políticos sin aferrarme a un partido y sin ser obsecuente a la hora de defender a capa y espada a una persona o un político. Somos lo que hacemos. Cada uno como individuo es libre de expresar si simpatiza con algún proyecto partidario, no debiera incomodar a nadie este tipo de manifestaciones en los tiempos que corren. Aprender a ser diferentes y tolerantes es un ejercicio diario y enriquecedor.