Temas de hoy: Cáncer de mamas Octubre Rosa Catalunya Caso Yanina Sequeira Mauricio Macri
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/116430

Un servicio aéreo para atender situaciones médicas complejas

Con un promedio de un vuelo a la semana, los vuelos sanitarios se transformaron en una herramienta fundamental para resguardar la vida y la salud de los chaqueños. De acuerdo a las urgencias, los operativos que se realizan a través de la Dirección Aeronáutica del Chaco con la coordinación de la Dirección de Emergencias del Ministerio de Salud Pública, suman hasta tres operativos cada siete días.

Uno de los más recientes tuvo de protagonista a una bebé de siete meses. Durante el traslado sanitario hacia al hospital Garrahan de Buenos Aires, el director de Aeronáutica de la provincia, Carlos Satina explicó que el organismo funciona desde 1958 y desde sus inicios tiene como una de las funciones principales la realización de vuelos sanitarios.

“Nosotros le damos continuidad a un servicio que comenzó hace más de 50 años. Nuestra tarea principal es la de poner a resguardo la vida de las personas, evacuándolos en el caso de ser necesarios a mejores centros de atención médica como Buenos Aires, Rosario o Córdoba”, dijo Satina.

En la actualidad la provincia cuenta con una aeronave Lear Jet (Bombardier Learjet 60) y un Cessna Grand Caravan C208B, ambos conequipamiento sanitario; además de un helicóptero (Bell 407). En tanto, el equipo del organismo está conformado por 12 personas del equipo aéreo (tripulación, pilotos, mecánicos, médico aeroevacuador) y cuatro administrativos.

Carlos Satina está a cargo de la Dirección provincial de Aeronáutica.

Cuando el tiempo apremia

Como la mayoría de los traslados sanitarios son de emergencia, la guardia funciona los 365 días del año. Entre las escasas limitaciones para una evacuación están las cuestiones técnicas (en el mantenimiento de las aeronaves) o meteorológicas adversas que impidan el vuelo.

La coordinación se realiza a través de la Dirección de Emergencias del Ministerio de Salud Pública, que en enlace con las ambulancias, las derivaciones de los hospitales y el equipo médico - médico aeroevacuador y enfermeras acompañan al paciente en el traslado. El médico aeroevacuador es el profesional que evalúa si el paciente es aerotransportable o no.

Aeronaves y pilotos

El director provincial de Aeronáutica, destacó la importancia que tiene el proceso de mantenimiento de las aeronaves y el entrenamiento de los pilotos. “Tanto las aeronaves como los pilotos tienen un exhaustivo proceso de mantenimiento y entrenamiento. El entrenamiento de los pilotos del Lear Jet se realiza en los Estados Unidos, por una cuestión de regulación y características de este avión que es muy sofisticado y tiene tecnología de punta, por lo que requiere de un entrenamiento especial en un equipo que se denomina simulador terrestre.

El seguro del avión exige este tipo de entrenamiento para poder darle una cobertura integral al avión”, señaló Satina. En este contexto, agregó que para evacuaciones urgentes en localidades del interior o en la zona de El Impenetrable se utiliza el helicóptero o el avión Caravan que tiene capacidad “stol”, lo que permite aterrizaje o despegues de vuelo en pistas no preparadas o de escasas dimensiones, como el caso de los aeroclubes.

El operativo

Hay misiones sanitarias que consisten en hacer evacuaciones aeromédicas desde el interior provincial o parajes en zonas alejadas hasta los centros hospitalarios de mayor complejidad como Castelli, Sáenz Peña o Resistencia. Además están los traslados que se realizan usualmente desde Resistencia hacia Buenos Aires donde existen centros de tratamiento para patologías complejas o especializadas.

En un caso reciente, el equipo de traslado sanitario derivó con éxito a una bebé de siete meses con destino al Hospital Garrahan de Buenos Aires. A su regreso, el avión sanitario Cessna Grand Caravan C208B, trasladó a una paciente que provenía desde Río Gallegos que había sido derivada a un sanatorio de Resistencia. La logística y la preparación del operativo es un mecanismo perfectamente sincronizado.

Una vez acordado el traslado por la Dirección de Emergencias Médicas se comunica a la Dirección de Aeronáutica Provincial, cuya área de operaciones es la encargada de los preparativos referentes al vuelo y las personas que van a transportarse.

Los aviones destinados a los vuelos sanitarios están listos para salir, gracias al trabajo permanente del personal técnico y mecánicos que trabajan en el hangar de la provincia en la zona del Aeropuerto Internacional de Resistencia. Antes la tripulación -encabezada por los pilotos Geselino Garbini y Gerardo Petruk- se encarga de los preparativos del vuelo verifica las condiciones del tiempo en la ruta a transitar, como así también las condiciones de la pista de destino.

Asimismo confeccionan la ruta pertinente y verifican el combustible necesario. En tanto, el equipo sanitario -integrado por el médico aeroevacuador y enfermeras- constata el equipamiento a bordo: oxígeno suficiente, provisión eléctrica, monitores, cardiodesfibrilador y los elementos relacionados a la patología del paciente a trasladar.

Se asiste y monitorea en forma continua al paciente en todo el trayecto. Salvar una vida es la misión, no importa el día ni la hora.

 

El rol clave del Caravan

Geselino Garbini es parte del plantel de la Dirección de Aeronáutica del Chaco. La guardia del equipo dura los 365 días del año.

Geselino Garbini, piloto y responsable de la tripulación, explicó algunos detalles adicionales sobre los vuelos sanitarios. “El equipo de traslados sanitarios cuenta con un apoyo técnico de mecánicos y el respaldo administrativo encargado de realizar los trámites de vuelo”, describió.

El piloto destacó el rol del avión Caravan, la aeronave que permite los traslados de pacientes desde El Impenetrable o zonas alejadas hasta Sáenz Peña o Resistencia, donde se encuentran los centros hospitalarios de mayor sofisticación.

El Caravan puede aterrizar o despegar desde una pista de tierra con una extensión de 1.000 metros de largo. Garbini recordó que se trasladaron pacientes desde lugares como El Sauzalito, Comandancia Frías, Castelli, Charata, Villa Ángela y otros pueblos o ciudades pequeñas del interior.

Los últimos traslados que se realizaron desde zonas del interior hacia los hospitales de Castelli, Sáenz Peña y Resistencia. En el caso necesitar atención más compleja se hacen vuelos sanitarios con el Lear Jet o el Caravan hacia Buenos Aires. De estos últimos casos, una importante cantidad consistió en el traslado de niños al Hospital Garrahan.

El servicio incluye a pacientes que deben ser trasplantados en hospitales de mayor complejidad en Capital Federal. Con el Lear Jet volar a Buenos Aires demanda una hora, la velocidad promedio es de 850 o 900 kilómetros por hora. Para hacer la misma distancia con el Caravan se demoran unas 2.30 horas (la velocidad promedio es de 300 kilómetros por hora).

Garbini destacó que en el transcurso de este último año se realizó en promedio un vuelo sanitario por semana, todo depende de los requerimientos, y pueden llegar a ser dos o tres semanales.

“De estos vuelos muy pocos son programados y la mayoría son urgencias. Tenemos que estar atentos en todo momento, porque también solemos estar afectados a traslados de pacientes que deben ser trasplantados”, concluyó el responsable de la tripulación.

 

Equipamiento y asistencia

Trasladar y evacuar pacientes exige numerosos aspectos técnicos previos, explica el médico Julio Manetti.

El médico aeroevacuador Julio Manetti dio detalles del procedimiento del traslado sanitario. “Una vez que el médico asistente del paciente solicita la derivación, ya sea por la complejidad del caso médico o necesidad, se tramita la solicitud a través de la Dirección de Emergencias Médicas del Ministerio de Salud, a cargo de Eduardo Dib”, dijo.

A partir de la solitud de derivación, la Dirección de Emergencias Médicas en conjunto con la Dirección Provincial de Aeronáutica activan los mecanismos y gestiones para la concreción del traslado. Como médico aeroevacuador, Manetti se encarga de la evaluación acerca de si el paciente está en condiciones de ser trasladado mediante un vuelo sanitario.

“Hay algunos casos en los que el paciente no puede ser subido a un avión, como en el caso de las hemorragias activas o determinadas patologías pulmonares, porque no podría tolerar la falta de aire”, agregó. Además explicó, que la coordinación de las ambulancias, traslados y personal que asiste se realiza a través de la Dirección de Emergencias Médicas.

Manetti agregó que el equipamiento sanitario que tiene el avión es completo con respirador, desfibrilador, oxígeno y para los casos de bebés se instalan incluso incubadoras: “Durante el vuelo el paciente tiene una asistencia como si estuviera en una terapia intensiva”.

 

“Es un alivio contar con una respuesta rápida del gobierno para trasladar a mi esposa”

Marcelo Correa está casado con Azucena Noemí Fleitas, una de las pacientes trasladadas recientemente. El hombre destacó la importancia del servicio para los chaqueños incluso para casos como los de él que pese a vivir en Santa Cruz hace siete años por motivos laborales también ayudó a que su mujer regresara a la provincia.

“Nosotros vivimos actualmente en Río Gallegos y por problemas de salud de mi esposa debimos ir a Buenos Aires, como somos de Resistencia decidimos venir al Chaco para continuar con el tratamiento”, narró.

Desde Río Gallegos hasta Buenos Aires el traslado fue cubierto por la obra social y desde allí sólo cubría el traslado hasta Resistencia en un vuelo de línea. “Mi esposa no estaba en condiciones de hacer el viaje en un vuelo de línea. Entonces por medio del Gobierno del Chaco logramos acceder a este vuelo sanitario”, dijo al agradecer la rápida respuesta que puso a disposición el avión sanitario.

“En estos momentos tan difíciles que nos toca vivir, es un alivio poder contar con una respuesta rápida. Si no fuera por este avión no podríamos haber concretado el viaje hasta el Chaco”, destacó Correa.