Temas de hoy: Elecciones municipales Peregrinación Juvenil a Itatí Elecciones 2019 Sin transporte nocturno Cambio Climático
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/115910

Estudio 2014 sobre sillas para niños

La seguridad de los niños en los automóviles es un tema serio en el cual se vuelca mucho dinero y estudio para minimizar las consecuencias de un accidente. 

Por idiosincrasia o falta de conocimiento, es una materia pendiente para los conductores de esta región que a diario salen a la calle o la ruta con los pequeños en el regazo, parados entre los asientos o alegremente sueltos en las plazas traseras.

Los niños no son adultos en miniatura, su distribución de peso es diferente y su comportamiento en el interior del auto en caso de accidente responde a las leyes físicas de manera diferente a los mayores. El uso de sistemas de retención es vital para su supervivencia.

La excusa más escuchada para evitar ejercer esta responsabilidad es “el chico me hace un escándalo si lo ato o lo llevo detrás”. Cabe preguntarse si tan lamentable excusa servirá a la hora de una internación o algo peor. Los niños no tienen las mismas proporciones físicas que los adultos.

El peso corporal de los niños está distribuido en mayor proporción en la parte superior del cuerpo y considerando el desarrollo óseo y muscular a edades tempranas, resulta claro que los niños no son adultos en miniatura.

El cinturón de seguridad en los vehículos sujeta de forma adecuada a pasajeros desde 1.50 metros de altura pero los pequeños alcanzan esas dimensiones entre los 8 y los 11 años de edad aproximadamente.

Antes de alcanzar tal estatura para estar seguramente protegidos en los vehículos, deben viajar utilizando Sistemas de Retención Infantil (SRI) popularmente conocidos como “sillas para niños”.

Una vez que un niño supera el 1,50 metro de altura, deberá viajar sujeto con cinturón de seguridad de 3 puntas, en el asiento trasero de los vehículos hasta cumplir los 12 años de edad de acuerdo a la normativa vigente.

Siguiendo con el trabajo iniciado en 2013 , Latin NCAP llevó a cabo este año un nuevo ensayo para los SRI vendidos en la región LAC (Latinoamérica y el Caribe), con el objetivo principal de ofrecer información a los consumidores en referencia al desempeño de seguridad del los SRI evaluados, generar conciencia sobre la importancia de transportar a los niños de manera segura, y brindar insumos para una lista de referencia de SRI para el Programa Latin NCAP.

Los ensayos de impacto frontal y lateral se llevaron a cabo como parte de una evaluación más estricta que las normas técnicas de SRI de las Naciones Unidas UN R44 o los requisitos de la Norma Nacional de Brasil NBR 14.400 y sus resultados se exponen en el gráfico.