Temas de hoy: FIBAWC Selección Argentina de Basquet Sin colectivos Diego Maradona Canasta Básica de Alimentos
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/115909

El pequeño Up! de Volkswagen a examen

El pequeño Up! De VW con su inédito motor de tres cilindros y precio competitivo es la gran apuesta de la marca a liderar el segmento de los compactos económicos en nuestro país en donde los autos pequeños aún no despegan del todo ya que el mercado se guía mayormente por el factor precio, al tiempo que las encuestas revelan que -a igual costo- el argentino estaría dispuesto a comprar el vehículo más grande que este a su alcance, sin pensar en la agilidad del tránsito ni la eficiencia mecánica.

El sitio Autocosmos realizó un exhaustivo análisis de esta pequeña maravilla mecánico, que NORTE ofrece a sus lectores como primer premio del sorteo de fin de año, concluyendo que se trata de una interesante alternativa por calidad ya que incluye accesorios de nivel Trend aunque también se puede optar por un modelo base que carece de aire acondicionado.

Las medidas de 3.605 mm de largo por 1.645 mm de ancho y 1.500 mm de alto con una distancia entre ejes de 2.421 mm en otra época eran las de un hatchback compacto y (El Fiat Uno original medía pocos milímetros más y tenía una distancia entre ejes menor) pero hoy están por debajo de modelos como los Chevrolet Celta, Renault Clio Mio y nuevo FIAT Uno, por citar solo vehículos producidos en el Mercosur.
El pequeño Up! De Volkswagen con su pequeño motor de 3 cilindros es toda una novedad para nuestro mercado. Su aspecto minúsculo no debe engañar. Es espacioso, económico y fabricado con calidad.
La parte trasera del Up! Está bien resuelta con un portón que da fácil acceso al espacio de carga y el gran paragolpes característico de la línea de diseño adoptada por VW últimamente.

Una de las grandes sorpresas es el motor de solo 3 cilindros y 999 cc con 12 válvulas que entrega 75 CV y 95 Nm de torque. Estas cifras lo colocan por debajo de cualquier competidor, aunque sorprende por su rendimiento tal como cabe esperar de esta tecnología denominada downsizing.

Respecto de la seguridad, el Up! dio su primer gran anuncio antes de iniciar su comercialización cuando alcanzó las 5 estrellas en las pruebas de Latin NCAP. La dotación incluye el doble airbag obligatorio, pero también anclajes ISOFIX (tiene 4 estrellas en la protección de niños). Atrás, el cinturón central sigue siendo solo ventral (de 2 puntos) pero incluye el tercer apoyacabezas.

DISEÑO

Hacer un auto tan pequeño y buscar ofrecer el mayor espacio interior posible impide elaborar mucho las formas en el exterior, por eso el up! tiene un perfil casi de monovolumen y superficies rectas con pocos planos expresivos como el que rodea toda la superficie acristalada lateral o el del zócalo que aumenta visualmente los guardabarros.

La simpatía está puesta en los grandes guardabarros y en la parrilla con forma de sonrisa que de paso rompe con la monotonía actual en los frontales de la marca. Rematan los faros relativamente grandes y de contornos más redondeados.

Respecto del modelo europeo, esta version Mercosur es 60 mm más larga, la versión de 5 puertas tiene ventanillas traseras normales (allá son basculantes) y en el caso del 3 puertas la cintura es recta mientras que en Europa se ofrece un marcado quiebre ascendente.

POR DENTRO

Al igual que en el exterior, VW resolvió la cabina de manera simple, pero sin perder la gracia. Lo que más llama la atención es la presencia de chapa en las contrapuertas cuyo color es repetido en la moldura que recubre la sección frontal del tablero como en el nuevo The Beetle.

Se suman los asientos con el apoyacabezas integrado y el volante con agradable grip y base plana. Lo que más llama la atención es la solidez percibida, y no solo con la vista ya que el tablero se siente duro si lo golpeamos y la consola central no baila ni un milímetro si la sacudimos.

Las texturas son correctas y el único plástico que parece fuera de lugar es el de las bocas de aire. La practicidad es alta: hay varios portaobjetos, los comandos están agrupados en el centro del tablero y el estéreo tiene conexiones de todo tipo además de sonar muy bien.

Por su parte los controles -como los de la columna del volante- son los clásicos de VW, es decir de buen tacto y no se sienten baratos. El espacio no sobra en las plazas posteriores pero no está mal para que dos adultos viajen allí en trayectos urbanos. El baúl ofrece 285 dm2, algo más que en varios modelos compactos y además trae una bandeja rígida que permite dividirlo en dos niveles.
W resolvió la cabina de manera simple, pero sin perder la gracia. Lo que más llama la atención es la presencia de chapa en las contrapuertas. Los controles -como los de la columna del volante- son los clásicos de VW, de buen tacto y calidad. La versión más equipada incluye accesorios de la línea Trend.
El espacio no sobra en las plazas posteriores del UP! pero no está mal para que dos adultos viajen allí en trayectos urbanos. El baúl ofrece 285 dm2, algo más que en varios modelos compactos y además trae una bandeja rígida que permite dividirlo en dos niveles.
Los apoyacabezas integrados a los asientos son un recurso para abaratar costos en la mayoría de los citycar japoneses. VW incorporó el truco al Up! que muestra sus asientos delanteros algo espartanos pero eficientes para el uso diario.

COMPORTAMIENTO

¿Cómo será manejar un motor de 3 cilindros y tan chico? No hay grandes diferencias, solo cuando pisamos el acelerador fuerte a bajas vueltas o mientras regula a 1.000 rpm (al encender el aire acondicionado) vibra un poco de más y su sonido remite a un diesel. El pequeño 999 cc gana rpm fácilmente apoyado por una caja de relaciones cortas y da empuje necesario en la ciudad.

Con 1000 cc, tres cilindros y 12 válvulas el motor del Up! Es una muestra del downzising tan en boga en Europa. El pequeño motor es capaz de rendir poco más de 7 litros cada 100 kilómetros viajando a 120.

Debido al modesto torque, empieza a mostrar fuerza a partir de las 2.000 rpm y el tacómetro tiene que haber alcanzado las 3.000 vueltas si se quiere algo de verdadera velocidad. Debido a lo anterior hay que prestar atención a la palanca de cambios cuya acción es precisa.

La posición de manejo es cómoda -tanto butaca como volante se regulan en altura- los pilares gruesos dificultan la visibilidad en las diagonales, pero los retrovisores son grandes y en el caso de la versión más equipada se cuenta con sensores de estacionamiento que proyectan la información en el pequeño display del estéreo.

El cuadro de instrumentos tiene un velocímetro grande y solo el tacómetro resulta muy pequeño. En la ruta lo primero que llama la atención es que viaja 120 km/h con 3.750 rpm y sin embargo no se filtran ruidos mecánicos en la cabina.

Va bien plantado, aunque la relación distancia entreejes/ trochas/altura lo hacen sensible a los vientos cruzados y es importante no hacer movimientos bruscos con el volante. La dirección tiene la clásica falta de tacto de los sistemas eléctricos y no vuelve al centro a baja velocidad, pero es blanda en ciudad y se endurece correctamente a medida que trepa la aguja del velocímetro.

Las suspensiones resultan algo ásperas, aunque gran parte de la culpa la tuvieron las llantas de 16” con caucho 185/50 montadas en la unidad probada en lugar de las de 185/60 R15 o 175/70 R14 convencionales del modelo.

Moraleja, las llantas grandes quedan lindas, pero tienen su efecto negativo en el confort de marcha que de otra manera no sería perfecto, pero si mucho más cómodo. Por último hay que destacar los bajos consumos.

En ciudad y con el tránsito normal tiene un rendimiento de 13.5 km/l (7.4 L/100 km) y a 120 km/h constantes hizo 15.9 km/l o 6.2 L/100 km. Teniendo en cuenta que el tanque es de 50L, su autonomía es más que importante