Temas de hoy: Caso Maira Benítez Sin colectivos Siniestro vial Sangriento enfrentamiento Canasta Básica de Alimentos
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/115247

Paton, de la isla de Man a la calle

El mundo de las motos parece estar profundamente dividido en dos grandes sectores. Los amantes de la tecnología, la potencia descomunal y las “motos cohete” mientras que el otro sector resigna potencia y electrónica por vehículos con más aspecto de motocicleta cuando nó diseños decididamente retro.

Tal es el caso de la recientemente presentada Paton S1, una moto de calle “gourmet” del artesano fabricante italiano Roberto Pattoni, que ya fue homologada en Europa y está lista para venderse y circular por las calles.

El escape y las dos extrañas luces delanteras dicen que esta moto es de calle. Las luces traseras están disimuladas en el colín y en general la moto es una pura sangre aunque homologada para la calle.

De hecho, hay cuatro versiones distintas, todas impulsadas por el motor bicilíndrico Kawasaki de la ER-6n de 72 CV, con la que la S1 de carreras debutó el TT de la Isla de Man en 2013 en la división para motos clásicas que la marca viene dominando desde 2007.

Para los entendidos Paton es una marca respetable, pudo haber compartido podio con las japonesas en los Grand Prix pero la falta de presupuesto la limitó a categorías pequeñas de Europa.

Cuentavueltas y odómetro. El usuario de esta moto no precisa más información que esa. Todo lo demás como guiños e indicadores de luces esta cuidadosamente disimulado debajo del cuadrante del cuadrante y sólo se ven cuando funcionan.

Tras los constantes éxitos en las carreras de clásicas (que en Europa distan mucho de ser desfiles de motos viejas) la empresa italiana decidió salir a la calle con este modelo. Como puede verse, la estética se inspira en las motos de GP de los años 60 y 70, con un redondeado carenado sin quilla y un también redondo colín.

En el frentel un par de pequeños faros elipsoidales se encargarán de la iluminación. Con un ligero chasis tubular, la Paton S1 pesa menos de 160 kg. Con los 72 CV y su carenado de carreras la S1 supera los 215 km/h, nada mal para algo que luce como rescatado de un depósito polvoriento.

Dos Öhlins regulables son el alma de la suspensión trasera. Son amortiguadores de calidad y mucho prestigio que garantizan que la moto no derrape ni bloquee en frenadas bruscas.

La versión base de la S1 costará 16.000 €, ya que de hecho hay versiones en cuatro niveles de equipamiento (Standard, Classic TT, Pep Memorial y First Factory Signature): a partir de 16.000 euros, para la versión básica; la Classic TT, inspirada en la que corrió en la Isla, 18.500 euros.

La Pep Memorial, de color verde mate y chasis en oro, costará 21.000 euros, y la First Factory Signature, limitada a sólo 25 ejemplares, que estarán firmadas por Pattoni y costarán 23.000 euros.