Temas de hoy: Toma yaguareté Ley de emergencia alimentaria CAME náufrago
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/115245

Marihuana y conducción, el tema descuidado

El automóvil venía a velocidad normal pero cambiando de mano constantemente por Nicolàs Avellaneda sus ocupantes haciendo señas a todo el mundo y fue detenido alrededor de las 4,30 de la mañana en un control de alcoholemia. 

El joven al volante se prestó sin quejas al examen con excesiva buena disposición y buen humor. Fueron tres los dosímetros que le hicieron soplar ante la certeza de que en su sangre iban a encontrar más que un poquito de alcohol y sin embargo no apareció nada.

A la pregunta de si había consumido algún remedio y otra sustancia el joven contuvo la risa y aseguró seriamente que nada de nada y pudo seguir su camino. Es una situación ficticia se dio más de una vez en la realidad sin que los controles puedan comprobar con certeza que el conductor consumió algún estupefaciente en especial marihuana.

Sin embargo, la realidad indica que el consumo de la droga y el del alcohol van juntos por lo que a menos que medie un procedimiento policial la sanción siempre será por el alcohól y no por conducir bajo efectos de drogas.

LOS RIESGOS

La conductora de CNN habituada al consumo de marihuana fue la de peor desempeño apenas probada la sustancia. Si bien no fue una prueba científica al 100% quedó demostrado el riesgo de la sustancia cuando se maneja.

Debido a que la marihuana afecta el juicio y la coordinación motriz y reduce el tiempo de reacción, una persona intoxicada tiene una mayor probabilidad de estar involucrada en un accidente y de ser responsable de él.

De acuerdo a estudios realizados en España las drogas distintas al alcohol (como, por ejemplo, la marihuana y la cocaína) contribuyeron a un 18 por ciento de las muertes de conductores de vehículos.

Una encuesta reciente encontró que el 6.8 por ciento de los conductores que estuvieron involucrados en accidentes eran en su mayoría menores de 35 años y tenían resultados positivos para el THC.

Además, se encontraron niveles de alcohol por encima del límite legal en el 21 por ciento de estos conductores. Hace algún tiempo la cadena CNN realizó un informe sobre conducción bajo los efectos de la marihuana.

El reportaje fue realizado en el marco de la aprobación de la iniciativa 502 del estado de Washington, Estados Unidos, que permite conducir con 5 nanogramos por mililitro de sangre. El trabajo periodístico expuso 3 casos de una mujer y dos hombres que circularon de forma supervisada bajo un circuito cerrado de manejo.

Entre cada vuelta, los organizadores le ofrecieron marihuana a los conductores, todos con distintos niveles de consumo. Addy, de 27 años era consumidora habitual bajo prescripción médica; Dylan, de 34 años, solo consumía durante fines de semana; y Jeff de 56 años, consumía ocasionalmente.

La primera voluntaria presentó un nivel de THC 3 veces superior al permitido por el estado de Washington con 15,9 nanogramos por mililitro de sangre. En la prueba, apenas rosó una señal stop. Según el propio instructor que la supervisó, aseguró que la conducción de Abby fue “realmente buena”.

En el caso de Dylan y Jeff, que consumieron 0,3 gramos de marihuana, demostraron una conducción más lenta con una actitud más distendida. Posteriormente fueron consumiendo 0,3 gramos entre cada vuelta, que se vio reflejado en un efecto cada vez más evidente.

Dylan comenzó a mostrarse más confuso ante los conos, saliendo del circuito antes de tiempo y sobrepasando los límites de velocidad. Jeff chocó un cono en la prueba de conducir en retroceso y él mismo señaló que no se sentía en condiciones óptimas para conducir.

Addy, por su parte, sorprendió por su actitud frente al volante. Solo al consumir 0,14 gramos más se dio cuenta que ya no podía conducir, luego de manejar cerca de 30 segundos. Si bien esta prueba no es científica, abre el debate sobre la marihuana en países donde ya ha sido legalizada.

Ya no se trata de una cuestión política o de aceptación de un uso corriente sino que es abrirle la puerta del auto a otro grave factor de riesgo.

EL CASO URUGUAYO

El conductor Jeff de la prueba de CNN sobre conducción bajo efectos de la marihuana. Su desempeño fue pobre y su conducción distendida hasta llegar al nivel de accidente.

Para controlar el consumo de marihuana al volante Uruguay tiene que importar alrededor de 3.000 dispositivos que mediante una muestra de saliva pueden detectar en ocho minutos si se consumió marihuana.

En este país entró en vigencia la ley, aprobada en diciembre de 2013, que regula la venta de marihuana lo que trae no pocos dolores de cabeza a los encargados de velar por la seguridad vial.

Por otro lado, sabiendo de antemano lo irritables que se ponen los conductores con el rápido control de alcohol no cuesta imaginar el caos que puede desatarse si cada uno debe ser demorado en espera del resultado del aparato.

Volviendo a Uruguay, en el caso que el control resulte positivo, el conductor tendrá la misma sanción que si hubiera consumido alcohol, es decir, una multa de unos 10.000 pesos (434 dólares) y el retiro de la licencia de conducir por seis meses.

La Unasev recomienda no consumir marihuana durante las 10 horas previas a conducir, que es aproximadamente la duración de los efectos del cannabis y por lo tanto la posibilidad de que el control resulte positivo., aunque la misma no se hará efectiva hasta noviembre a través de las farmacias.