Temas de hoy: Fonplata GIRSU Cámara Nacional Electoral Boleta corta Paro de colectivos
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/105675

Argentina: escenario favorable en el fin de la híper liquidez mundial

El escenario internacional de suba de tasas de financiamiento -como secuela de la recuperación de las principales economías- presenta oportunidades para países que, como Argentina, no dependen del financiamiento externo. Sin embargo, el fin de la híper liquidez mundial encuentra al país gestionando justamente su regreso a los mercados de deuda soberana.

Para discernir cómo será el contexto internacional con que lidiará la economía local en los próximos meses, hay que considerar en principio que el Fondo Monetario destaca que la economía mundial continúa en proceso de saneamiento tras la gran crisis que derivó en la depresión global de 2009. En particular, se avizoran mejores perspectivas para las economías avanzadas, con los EE.UU. consolidando su recuperación (se proyecta una expansión de 2,8% en 2014) y el área del euro dejando atrás la recesión: tras una caída de su PBI de 0,5% en 2013, en el año en curso aumentaría 1,2%. El mayor dinamismo de las economías avanzadas sustentaría la aceleración del ritmo de expansión del PBI global. En 2013 creció 3,0%, y se proyectan sendas variaciones de 3,6% para el año en curso y 3,9% en 2015, lo que implicaría el retorno de la economía mundial a tasas de crecimiento superiores al promedio de las últimas décadas.
Este progresivo saneamiento tendría como lógico correlato la paulatina normalización de la excepcional situación financiera global. 
Concretamente, conforme las economías avanzadas consoliden su recuperación, sería de esperar que se termine con la aberración que suponen las tasas de interés nulas y que tienda a reducirse la híper liquidez que todavía continúa canalizando capitales hacia la periferia.
En virtud de lo expuesto, los mercados emergentes enfrentarían fuerzas encontradas para su evolución: la mejoría en curso del nivel de actividad en el Hemisferio Norte debiera reforzar sus flujos de comercio, pero -en contrapartida- el fin de la híper liquidez global va a castigar a aquellas economías que dependan fuertemente del financiamiento externo.
Este escenario plantea una paradoja para el devenir de la economía local. En un momento en que se gestiona recuperar el acceso al crédito externo para financiar el desequilibrio cambiario y evitar una crisis por agotamiento de reservas, las condiciones financieras globales tenderán a tornarse más hostiles, complicando la concreción de esos planes.
No obstante, el impacto negativo de esta contingencia se modera por un par de atenuantes: en primer lugar, es probable que el encarecimiento del financiamiento global no sea abrupto, sino paulatino y moderado. 
La economía argentina puede encontrarse con un escenario externo menos amigable en los próximos trimestres; sobre todo, por el progresivo endurecimiento financiero mientras se procura recuperar el acceso al crédito. De todos modos, el principal determinante de nuestro desempeño económico en los próximos meses seguirá siendo las decisiones internas de política económica.