Temas de hoy: Elecciones municipales Peregrinación Juvenil a Itatí Elecciones 2019 Sin transporte nocturno Cambio Climático
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/103838

21 de marzo: comienza el otoño

El otoño es la temporada en que las hojas caen de los árboles, el clima se hace más moderado y los días y las noches tienen la misma duración.

EL 21 de marzo cambia la estación del año: termina el verano y comienza el otoño en el hemisferio sur. Como vivimos en ese hemisferio, vamos a notar que, los días se vuelven más cortos y las noches son más largas.

Cuando salís a la mañana para ir a la escuela vas a ver que está más oscuro, eso es porque el sol tarda más en aparecer y la tarde se va antes, hay más viento y comienzan a estar más frescos los días.

Esta es una estación en la que la naturaleza parece presentir que se aproxima el invierno con todo su rigor y las hojas cambian de color y se desprenden de las plantas llevándose elementos de desecho que luego se descompondrán en la superficie del suelo, contribuyendo a formar una capa fértil.

Los animales también sienten el cambio y muchos de ellos como carecen de suficientes defensas y no pueden resistir el excesivo frío se aletargan o muchas veces emigran.

Características

Es una de las cuatro estaciones, situada entre el verano y el invierno. Es una época en que las plantas forman los brotes o yemas, y, en los tallos subterráneos o raíces tuberosas, se almacenan substancias de reserva; también se produce la maduración de algunos frutos como uvas, peras, manzanas, membrillos y especialmente los citrus que tan bien nos hacen aportándonos vitamina C para protegernos del famoso resfrío.

Esta estación obliga al organismo a una serie de adaptaciones. Hay que prepararse frente al descenso de las temperaturas y eso lo hace el cuerpo a través de un mayor consumo de energía que precisa el centro cerebral de regulación térmica.

Ese mayor gasto energético es uno de los factores que influye en el descenso de la capacidad de defensa frente a los gérmenes. Además de los cambios en las plantas, en otoño se debe pensar en consumir alimentos de alta concentración energética: semillas, leguminosas, frutos secos y picantes como el ajo, jengibre, pimienta, para que nos ayuden a conservar el calor interno.

El tiempo húmedo y templado es propicio para el desarrollo de muchos virus y bacterias, lo que aumenta el peligro de infecciones, especialmente del aparato respiratorio por lo que hay que cuidarse. ¡A abrigarse un poco y a disfrutar de esta nueva estación!