Temas de hoy: Bolivia Federal A Juicio por jurados Lorena Saucedo Elecciones Chaco 2019
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/103722
Otra oportunidad energética para el futuro

Reflotan la idea de Paraná Medio como una nueva represa en la región

El nuevo proyecto de represa hidroeléctrica en el río Paraná, que se identifica como Río de Llanura, se planea construirlo entre las provincias de Corrientes y Santa Fe, más precisamente entre Lavalle (Corrientes) y Guadalupe Norte (Santa Fe). En alerta por lo que consideran un reflote del proyecto Paraná Medio, organizaciones ambientalistas enviaron una solicitud de información pública, pero Obras Públicas de la Nación se desligó del tema.

Por Luis Alberto Acosta Mur *

El primer registro sobre un nuevo proyecto de represa hidroeléctrica sobre el río Paraná se conoció a través de una publicación del diario Página/12 el pasado 6 de diciembre. En esa oportunidad se pudo leer la denominación de la iniciativa y la ubicación: Río de Llanura es como se identifica el emprendimiento, que planea desarrollarse entre las provincias de Corrientes y Santa Fe, más precisamente entre Lavalle (Corrientes) y Guadalupe Norte (Santa Fe).

“Julio De Vido recibió en su despacho a directivos de Goldman Sachs & Co, uno de los principales bancos de inversión del mundo, quienes mostraron interés en los proyectos para 15 obras estratégicas hidroeléctricas, hídricas y de comunicaciones por alrededor de 20 mil millones de dólares”, se consignó en las publicaciones periodísticas.

En ese paquete es que estaría incluida la represa Río de Llanura, que tendría una generación de potencia de 600 MW con un cálculo de costos de 1.700 millones de dólares, estimándose su fecha de licitación en noviembre de 2014.

El proyecto original de Paraná Medio inspira la nueva iniciativa del proyecto Río de Llanura. Una obra de fondo para paliar el creciente déficit energético argentino, en cuyo planteo y aprovechamiento las provincias del NEA deben hacer valer argumentos y derechos.

Frente al escenario dado a conocer por la prensa, la organización ecologista M’Biguá realizó una intensa búsqueda de información al respecto pero con resultados infructuosos: apenas en el sitio de la Secretaría de Obras Públicas se pudo dar con algún registro insuficiente.

En ese marco, M’Biguá y la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN) presentaron una solicitud de acceso a la información pública ante la Secretaría de Obras Públicas de la Nación. El organismo oficial, dependiente del Ministerio de Planificación Federal, respondió el jueves pasado que no cuenta con antecedentes sobre el tema y derivó la responsabilidad a la Unidad Ejecutora de Programa de Estudios en el Sector Energético.

“La falta de información conspira contra cualquier posibilidad de participación en políticas públicas por parte del ciudadano, por lo que el acceso a la información pública es un requisito previo e imprescindible para la participación ciudadana”, advirtieron los ambientalistas.

A su vez, Jorge Daneri, coordinador de proyectos de Fundación M’Biguá, señaló que la construcción de la megarepresa “pondrá en crisis el funcionamiento natural de los Esteros del Iberá”, y advirtió que “interviene en una escala enorme en el tercer espacio territorial de mayor diversidad biológica de la Argentina, casi desconocido por la ciencia nacional.

Déficit energético urgente

Creemos que sobre este tema tenemos mucho por decir por cuanto, ante un anuncio de esta naturaleza, lo primero que tenemos que hacer es una composición de lugar y sincerarnos para saber dónde estamos parados y cuál es hoy nuestra realidad energética en el país y en la región:

a.-) en cuanto al país, sabido es que este verano, el que lentamente nos va dejando, se ha producido un récord del consumo en nuestra producción energética, que casi llegó al límite de lo producido (o si no pregúntenle a Yacyretá a qué cota máxima realmente llegaron a operar); b.-) dentro de este razonamiento no podemos responsablemente dejar de hacer una observación sobre cuál es el panorama sobre la posible construcción de represas que estén en condiciones de construirse y/o por construir destinadas a paliar el déficit energético que está a la vuelta de la esquina, como se dice vulgarmente; c.-) En cuanto a la Represa de Garabí, no cuenta todavía con un proyecto definitivo y, cuando meses atrás los representantes del consorcio que está haciendo el estudio anunciaron que iban a efectuar en la capital correntina, determinados anuncios sobre las posibles bondades que traería a la región su construcción. Por los distintos medios, tanto oficiales como privados, les hicimos saber que mientras nuestra provincia siga ausente no se va a permitir el inicio de las obras, ya que como es sabido este proyecto está total y absolutamente manejado por nuestros “hermanos misioneros”. En consecuencia, estos informantes desaparecieron sin dar ningún tipo de explicación; d.-) Si pensamos en Corpus (pero en Corpus, ya que hay quienes pretenden otras alternativas), sabido es que debe ser construida por razones de seguridad de medio país. Pero tiene el impedimento de un plebiscito en contra desde la década del noventa como consecuencia de diferencias internas del partido gobernante en Misiones por ese entonces; e.-) Si bien están en pleno proceso de inicio de la construcción de las Represas Presidente Kirchner y Gobernador Cepernik, en el sur, por el potencial que tienen y una vez que estén terminadas el producido de las sin ninguna duda van a ser absorbido por el país central.

Amenaza ambientalista

Cabe destacar que la necesaria construcción del proyecto de la Represa de Paraná Medio Norte, entre Lavalle (Corrientes) y Guadalupe Norte (Santa Fe); por las razones ya apuntadas y por los innumerables beneficios que traería a nuestra región, se constituye en todo un gran desafío para los gobernantes de las provincias del Chaco, Corrientes y Santa Fe, ya que puede significar un punto de inflexión para toda la región del NEA y el Norte de Santa Fe; por lo tanto esperamos que no sólo sean en parte los gobernadores responsables de su construcción, sino que los senadores y diputados nacionales, los representantes de cada una de las Legislaturas provinciales y el empresariado regional aporten lo suyo para que no se tenga nada que lamentar cuando los hechos se hayan consumados.

Según nuestro modesto entender no debemos repetir experiencias como la de Yacyretá, para lo cual es necesario y hasta imprescindible que los actores referenciados, ante la propuesta concreta de la nación, automáticamente podamos generar la contraparte regional, para que munidos de todos los elementos del caso se constituya en la garantía, no sólo para dinamizar la propuesta, sino también para defender los intereses e impactos en nuestra postergada región.

Asimismo, que nos encuentre dispuestos a remover todo tipo de obstáculos que se nos pueda presentar, como los de estos “supuestos ambientalistas”, quienes sostienen que la construcción de la Represa de Paraná Medio Norte va a afectar el funcionamiento natural del Iberá, ya que de ninguna manera podemos aceptar semejante dislate.

Estamos convencidos de que no nos creemos dueños de la verdad, pero tratamos de ilustrarnos por todos los medios y pretendemos constituirnos con idoneidad en la voz de aquellos, que si bien tienen voz, no tienen la oportunidad de expresarse ante quien corresponda y en los momentos oportunos gracias a la importancia del cuarto poder, en la difusión que es la prensa, en su distintas manifestaciones, oral, escrita y televisivas, sin descartar -por supuesto- las redes sociales.

Nuestro objetivo final es que el pueblo esté enterado pues a él todos nos debemos, ya que si pudimos adquirir cierto conocimiento y ascender a ciertas posiciones muchos de nosotros, es porque pudimos asistir a una universidad gratuita, la que paga el pueblo en su conjunto hasta cuando compra un kilo de azúcar.

*Integrante del Cabildo Abierto por Yacyretá, junto Ricardo Villar; licenciado Juan Luis Morales, Antonio Repetto, doctor Pablo Pugliotti e ingeniero José Sesma.