Temas de hoy: España Frente Patria Grande robo y abuso sexual A.A. niña desaparecida
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/103543
El jardín de infantes y el nivel inicial

Período de adaptación

En estos últimos años los jardines llenan sus salas de niños/ as, lo que demuestra una fuerte elección de los padres por una educación temprana y el lugar de elección para dicho fin, son los Jardines de Infantes.

La adaptación del sujeto en el Jardín depende del apoyo mancomunado de la familia, del docente y del niño en su nuevo campo social. El período de adaptación consiste en un proceso por medio del cual se trata de integrar al niño, de un modo natural al nuevo medio físico y social, posibilitando los cambios bajo una acción educativa, en un clima de armonía, alegría y gratificación.

Constituye un nuevo modo de vida y una nueva jerarquía de valores, y es justamente aquí donde está en riesgo la adaptación, ¿Por qué?; porque entran en juego y en conflictos los esquemas de estructuras del sujeto, en otras palabras, es en el Jardín donde se establecen y entrecruzan las diferencias de las costumbres familiares y la jerarquía de valores procedentes de las historias personales de cada niño en particular y donde cada uno tiene la posibilidad de reconstruir sus esquemas cognitivos, tomando como referentes las diferentes fuentes de información.

De aquí la importancia de la integración conjunta y equilibrada entre el Jardín, el hogar y el niño en el proceso de adaptación. El hogar le brinda la seguridad y la verdad que hasta entonces era absoluta y en el Jardín los párvulos se enfrentan a un campo social desconocido que brinda diferentes herramientas para poder ir construyendo su personalidad genuina.

Esta nueva situación incide tanto en su vida afectiva como en su desarrollo mental, por tal razón, se le ofrece al niño durante la instancia del período de adaptación, un medio agradable y estimulante, desde el punto de vista físico, permitiéndoles incorporar gradualmente las nuevas normas, reglas de conductas indispensables para poder convivir en el campo social: la sala.

¿Cuál es el apoyo que deben brindar los padres?

El hogar debe preocuparse de que el niño esté en condiciones óptimas, que haya logrado suficiente equilibrio, que no esté atravesando serios conflictos (fallecimiento, separación, nacimiento de un hermano etcétera), ya que son situaciones que provocan ansiedad y le restan confianza y seguridad en sí mismos.

Existen estímulos que actúan positivamente en la estructuración de la adaptación del niño/a a la entrada al Jardín; estos estímulos son los que determinan la forma y el modo de permanencia y el grado de prolongación de la instancia del niño en el Jardín.

Tenemos estímulos de carácter internos y externos; los estímulos de carácter internos son aquellos que despiertan la curiosidad, el interés instintivo del individuo, el deseo de expresarse y la tendencia natural de relacionarse con los demás, y los estímulos de carácter externos, son aquellos que rodean el contexto más cercano al niño, entonces hablamos de la estabilidad de la familia, de su forma de vida y el interés que la misma demuestra por la atención de su hijo.

Y… ¿cuál es el apoyo del Jardín?

El Jardín de Infantes es el tercer agente socializador y su función para con la sociedad es la función pedagógica exclusiva, su teoría y práctica educativa es reconocida como la transmisora de lo verdadero socialmente, y como tal, constituye el primer escalón dentro del Sistema Educativo Argentino.

El sujeto, al ingresar al Jardín esta sujetado a internalizar nuevas situaciones de vida para luego adoptarlas y poder aplicarlas a la suya cotidiana, en esas situaciones de vida se establecen relaciones personales que son muy importantes para la permanencia del niño en el Jardín.

La relación social del niño con el docente, se articula sobre la base de la confianza, la cooperación y el respeto mutuo y para que esta relación se establezca, el docente asume compromisos tanto personales como sociales, y para ello, debe poseer conocimientos científicos que fundamenten su accionar pedagógico didáctico.

El período de adaptación, como su nombre lo indica, es un proceso por medio del cual se trata de ofrecer un medio cálido afectivo y estimulante para que el niño comience a aprender las normas, reglas, pautas de conductas indispensables de toda sociedad civilizada, y para ello, el jardín debe también tener el apoyo de la familia frente a las situaciones de enseñanza que el mismo brinda.

¿Cuánto dura este período?

La duración del proceso de adaptación depende exclusivamente de cada párvulo en particular, aquí es importante tener en cuenta que todos los niños son diferentes y únicos, entonces establecer una duración sería contraproducente para el mismo proceso, lo que se debe tener como parámetros es la llegada y la instancia del sujeto y la forma como va experimentando en mayor o en menor medida la intensidad de su vida en el Jardín.

La duración de la adaptación tiene relación con la seguridad de la función materna, (atención, esta función la puede tener el padre o la madre), y el grado de seguridad que la misma transmite a su hijo. La llegada del párvulo a un lugar nuevo (Jardín), lo enfrenta con lo desconocido y provoca como algo natural, miedos, mucho más, cuando los debe enfrentar solo frente a un grupo de pares y de un adulto que establece normas de convivencia.

El apoyo mancomunado de la familia, el docente y el niño harán gratificante y productivo el período de adaptación en el Jardín. Los famosos berrinches, pataletas y llantos que los niños realizan para ir al Jardín, desaparecen cuando sienten la confianza de la seguridad materna, si la madre o padre sienten miedo o inseguridad, el niño lo percibe y la instancia en el jardín es vivida con angustia y sufrimiento, por ello, en estos casos se recomienda una adaptación gradual, para que los dos (relación madre, padre e hijo) puedan superar la angustia y pasar a una instancia de productividad y gratificación.