Temas de hoy: Fonplata GIRSU Cámara Nacional Electoral Boleta corta Paro de colectivos
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/103420

El NBCh y el Banco de Corrientes prevén colocar 360 millones en créditos para inversión productiva en 2014

La suba de tasas con la que se contuvo la subida del dólar no se presenta como un obstáculo para seguir financiando la inversión para el aumento de la oferta agregada. El Banco Central de la República Argentina (BCRA) amplió el uso de la línea de créditos para la inversión productiva para facilitar el acceso al crédito de corto plazo para las pequeñas y medianas empresas a tasas promocionadas. 

La línea de créditos para la inversión productiva permitirá que durante el primer semestre del año se vuelquen al crédito para la inversión un total de $23.000 millones. En los primeros seis meses del año dos bancos provinciales de Chaco y Corrientes deberán colocar 120 y 60 millones, respectivamente, cantidades que por lo menos replicarán en el segundo semestre del año, de acuerdo con la evolución esperada de los depósitos estimada en el orden del 20 % anual.

Ambas entidades reforzaron el año pasado esta asistencia con líneas propias y especiales sumando en 2014 unos 150 millones en el Banco de Corrientes y créditos en el orden de los 300 millones para el agente financiero de la provincia del Chaco.

Los cupos de los dos bancos provinciales de Chaco y Corrientes en la Línea Créditos a la Inversión Productiva suman un millonario aporte en 2014 a la actividad primaria y la industrial.

Según la nueva resolución de la autoridad del sistema financiero argentino, los bancos también podrán aplicar los fondos de esta Línea de Créditos para la Inversión Productiva (LCIP) al descuento de cheques de pago diferido.

Con el objeto de facilitar el acceso al crédito de corto plazo para las pequeñas y medianas empresas a tasas favorables, el BCRA dispuso además que las entidades financieras podrán otorgar a este destino hasta un 10% en marzo y hasta un 10% en abril de su cupo previsto para el primer semestre de 2014.

Ambos porcentajes no son acumulables entre sí. Desde el NBCh se confirmó ayer a Economía & Negocios, la intención de colocar un 10 % del cupo del primer semestre ($ 12 millones) en marzo y otro 10 % en abril.

Según dispuso el BCRA, las entidades deberán mantener vigente el saldo de cartera por estas nuevas financiaciones hasta el 30 de junio, de manera que si los plazos utilizados para el descuento de cheques de pago diferido fueran menores, deberá completarse con otras operaciones hasta alcanzar esa fecha.

De lo contrario, la operación no computará para el cumplimiento del cupo. La tasa de interés a aplicar será del 17,5% anual, la misma que registra esta línea crediticia para el resto de los destinos.

Contra tasas de financiamiento del consumo con un piso del 40 % anual y contra la misma inflación estimada en el orden del 25 al 30 % anual, la oportunidad y conveniencia de encarar proyectos de inversión con esta fuente de financiamiento, disipa dudas menores sobre la evolución del consumo interno, el tipo de cambio y las posibilidades de exportación.

El BCRA estima que la LCIP permitirá que durante el primer semestre de este año se vuelquen al crédito para la inversión un total de $23.000 millones, mejorando las posibilidades de financiamiento del sector productivo con especial focalización en las pequeñas y medianas empresas.

Oferta, consumo y salarios

Promover y apuntalar la inversión en la ampliación de instalaciones y la compra de equipamiento en bienes de capital es un elemento estructural en la política económica para contener la presión sobre los precios de los bienes de consumo.

La mayor demanda por la recuperación del poder de compra de los salarios recalienta una oferta que muchas veces se topa con la capacidad productiva de las empresas fabricantes de estos bienes o de sus proveedores. La promoción de la inversión interna directa alivia esa tensión vía la mayor oferta de bienes, también sumando nuevo empleo y apuntalando la misma demanda agregada.

Paralelamente, los proyectos de inversión alientan la sustitución de importaciones y también mejoran la competitividad de las empresas exportadoras por lo que la inversión productiva también apuntala la mejora de la balanza comercial del país y consecuentemente el respaldo de la moneda nacional.