Temas de hoy: Evo Morales Copa Libertadores Boleta larga A.A. Se hizo viral
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/102784
Fredy Vargas adelanta contención de precios en Toyota

El aumento de los vehículos y la devaluación preocupan a los concesionarios

Primero fue la paralización de las ventas en diciembre luego de la implementación del impuesto a los automóviles de alta gama. Luego la falta de precios y el retaceo en la entrega de unidades que sufrieron los concesionarios de muchas marcas con el aumento del dólar, ya que terminó por completar un inicio de año negro para las ventas de automotores.

El panorama afecta a los concesionarios y las ventas de vehículos de todo el país y también en el Chaco, donde la situación se señaló especialmente preocupante.

Por si faltaba algo para espantar planes de renovación de automóviles, las tasas de interés también se dispararon y hoy rondan el 47 % anual.

Fredy Vargas marca el impacto del nuevo impuesto automotor. Adelanta que Toyota contendrá sus precios en el mercado interno argentino.

“Las ventas en general cayeron en el primer trimestre entre un 40 % al 50 %”, evaluó Fredy Vargas luego de la reunión que los referentes regionales de Acara tuvieron en Resistencia el jueves pasado, evaluando también los términos de una nueva acometida por la reducción del impuesto a los Ingresos Brutos.

En el panorama de las ventas pesa el impacto del nuevo impuesto a los autos de alta gama, que en la práctica dejó a pocos modelos fuera de su alcance y sin discriminar unidades importadas o fabricadas en el país.

“Realmente consideramos una locura el impuesto que han generado”, señala Vargas anotando incrementos de más del 80 % para unidades como la SW4 que hoy tiene un precio de $ 657.300, cuando costaba $ 241.000 en diciembre, un aumento de más de $ 400.000 y casi el 200 % de valor.

“Pero nosotros no tenemos la culpa y el público lo tiene que saber”, anota para detallar que el costo neto de impuestos es de sólo $ 306.625. La carga impositiva de este modelo es de $ 356.574 de impuestos, un 53,34 % del costo final, contra el valor del vehículo que representa el 46,66 % del precio al comprador.

Cultura inflacionaria

“Esta es una distorsión terrible y la primera eclosión en el problema, sumada a la devaluación posterior del 20 de enero, que trajo aparejado un aumento del 20 % en los precios”, analiza Vargas.

Es que si el auto es de fabricación nacional tiene un 70 a 60 % de componentes importados; sin embargo, el aumento se dio en el total del precio y no en ese componente del costo.

“Los argentinos tenemos la inflación metida en la cabeza; pero Toyota ha mantenido los precios mejor que nadie” defendió el empresario para dar cuenta de que la marca japonesa mantuvo los precios fijos hasta el 30 de enero pasado, cuando estableció solo un aumento del 7 % para la línea Hilux y 9,5 % para los autos que importa desde Brasil, como el Corolla y el Etios.

Exportaciones y precios internos

Los precios de Toyota prometen ser de los más estables del mercado automotor en este año dada la política de compensación de costos y beneficios definida por la filial argentina de la marca.

“Nos dicen desde Toyota que van a subsidiar el aumento de los precios en el mercado interno con las mayores ganancias de las exportaciones que son el 70 % de su producción en Hilux y SW, ahora con precios mejorados debido al aumento del dólar”, anota Vargas.

La balanza comercial automotriz es desfavorable al país en unos 7000 millones de dólares por la importación de componentes y autos terminados.

Esta pérdida de divisas en el sector automotriz tiene en Toyota la única excepción, ya que sus exportaciones son muy superiores a las importaciones de autopartes y de autos terminados.

Este desempeño se explica en el programa de inversiones de Toyota Argentina, que destinó en los dos últimos años, unos mil millones de dólares a la ampliación de su planta en Zárate (Buenos Aires) para la fabricación de su Pik Up y la SW.

“Esperamos que el gobierno promueva la radicación de industrias de autopartes para que la pérdida de divisas no sea tan importante. Hay que dar condiciones para invertir”, apunta Vargas señalando la necesidad de dar seguridad para atraer a inversores ávidos de colocaciones.