Temas de hoy: Torneo Argentino U19 Somos Parte Chaco Somos Todos Transporte público PASO 2019
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/102471
Sigue creciendo el déficit financiero del Estado

El problema de la expansión fiscal ilimitada

El deterioro del resultado de la balanza comercial y de la ejecución fiscal del país marcan el problema simultáneo de la caída de dos variables fundamentales que apuntalaron hasta ahora el modelo de desarrollo basado en la expansión del mercado interno y en una fuerte inversión estatal en infraestructura y equipamiento, financiados también por el ingreso de divisas vía la retención a las exportaciones.

Los economistas Marcelo Capello y Néstor Grión, del Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina de la Fundación Mediteranea, advierten sobre el impacto del creciente desequilibrio financiero del sector público.

Si no se tienen en cuenta los ingresos extraordinarios (rentas de la propiedad, por utilidades de BCRA y de Anses), el déficit financiero del Sector Público Nacional habría alcanzado los 123,7 mil millones de pesos en 2013 (4,6% del PIB), cuando en 2012 se había obtenido un desequilibrio de 84,3 mil millones de pesos (3,9% del PIB).

Si no se tienen en cuenta los ingresos extraordinarios (rentas de la propiedad por utilidades que el BCRA entrega al Tesoro y utilidades de Anses), el déficit primario del Sector Público Nacional habría alcanzado 81,8 mil millones de pesos en 2013 (3% del PIB), cuando en 2012 se había obtenido un desequilibrio de 33,1 mil millones de pesos (1,5% del PIB). Esto es, así medido, el último año se duplicó el desequilibrio primario.

Como se conoce, en 2013 el BCRA debió asistir con 94 mil millones de pesos de emisión monetaria para asistir al Tesoro, entre adelantos y utilidades, además de las reservas en dólares que le entregó para que éste pudiera cumplir con su deuda en moneda extranjera.

Si se suma un déficit financiero en provincias, que podría haber alcanzado 0,5% del PIB en 2013, se puede considerar que el déficit financiero total (Nación más Provincias), sin recursos extraordinarios, se ubicó en alrededor del 5% del PIB el año pasado.

Si se consideran los resultados después de pagar intereses de la deuda, se tiene que el déficit financiero del Sector Público Nacional en 2013 alcanzó los 64,5 mil millones de pesos en 2013 (2,4% del PIB), cuando en 2012 se había obtenido un desequilibrio de 55,5 mil millones de pesos (2,6% del PIB). Aquí influye el hecho de que en 2013 no se pagó cupón PIB, pero sí en 2012.

Por otra parte, dado que en 2004 el sector público nacional había alcanzado un superávit del 2,3% del PIB, implica que en una década se perdieron casi 7 puntos porcentuales del PIB de superávit financiero, excluyendo los ingresos extraordinarios.

Sin incluir ingresos extraordinarios y después de pagar intereses, el déficit financiero del Tesoro y otros organismos ascendió a 125 mil millones de pesos en 2013, mientras la Anses produjo un superávit de apenas 1,5 mil millones de pesos.

Si no se tienen en cuenta los ingresos extraordinarios (rentas de la propiedad, por utilidades de BCRA y de Anses), el déficit financiero del Sector Público Nacional habría alcanzado los 123,7 mil millones de pesos en 2013 (4,6% del PIB), cuando en 2012 se había obtenido un desequilibrio de 84,3 mil millones de pesos (3,9% del PIB). Como se conoce, en 2013 el BCRA debió asistir con 94 mil millones de pesos de emisión monetaria para asistir al Tesoro, entre adelantos y utilidades, además de las reservas en dólares que le entregó para que éste pudiera cumplir con su deuda en moneda extranjera.

Es decir, se mostró apenas equilibrada. Se debe considerar, además, que aun así Anses genera deudas implícitas cada año, que luego se convalidan tras reclamos judiciales (para una porción de los beneficiarios de haberes superiores a la jubilación mínima), que de considerarse como gastos al momento de devengarse, dejarían también a Anses claramente en los números rojos.

Superávit perdido

Con los datos finales de diciembre, se sabe que el déficit primario del Sector Público Nacional (SPN) alcanzó los 22,5 mil millones de pesos en 2013 (-0,8% del PIB), cuando en 2012 se había observado un desequilibrio de 4,4 mil millones de pesos (- 0,2% del PIB). Una década antes se había alcanzado un superávit primario por 17,4 mil millones de pesos en 2004, equivalente a 3,9% del PIB (máximo de la serie).

En 2008 todavía el superávit ascendía a 3,1% del PIB, pero cae a 1,5% en 2009, cuando al calor de la crisis económica se acelera el gasto y los recursos tienen una mediocre evolución. No obstante, una vez superada la recesión de ese año, la política fiscal continuó excesivamente expansiva, hasta prácticamente eliminar el superávit en 2011 y caer finalmente de déficit desde 2012. Esto es, se ha transitado una década con permanente expansión fiscal y sin ninguna estrategia de tipo anticíclico.

Otra característica de este proceso ha sido el cambio en la composición del superávit.

En 2004, la Anses se hallaba prácticamente equilibrada, de modo que el alto superávit primario de ese año se explicó por los números del Tesoro Nacional y otros componentes menores del SPN (PAMI, fondos fiduciarios y otros).

Luego de ese año, la Anses comenzó a mostrar un superávit creciente (en términos nominales), a la vez que el Tesoro y otros disminuyeron la importancia de sus excedentes primarios, para caer directamente en déficit desde el año 2011. En 2013, Anses mostró un superávit primario nominal de 24,4 mil millones de pesos, mientras Tesoro y otros un déficit de 46,8 mil millones de pesos.

Resulta claro, además, que la suba en el superávit de Anses se produjo especialmente desde 2009, tras la estatización del sistema a fines de 2008, por el cual ese organismo comenzó a recibir los aportes personales de trabajadores que antes aportaban a las AFJP.