Temas de hoy: Pase a planta yaguareté incautaron marihuana primavera náufrago
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/101284

Advierten fuerte desaceleración del comercio exterior en 2014

Un trabajo de Constanza Pérez Aquino para el IERAL, de la Fundación Mediterránea, advierte sobre una fuerte desaceleración tanto de importaciones como de importaciones en el comercio exterior de Argentina en 2014.

En el trimestre móvil a noviembre las exportaciones crecieron 3,8% interanual, mientras las importaciones lo hicieron al 3,2%, un superávit comercial 8,5% mayor al del mismo período del año pasado (+US$ 194 millones), principalmente por los resultados favorables de octubre y noviembre. Como se ve en el gráfico, la variación de las exportaciones le sacó una pequeña diferencia a la de las importaciones, pero en el contexto de una marcada desaceleración en el ritmo de crecimiento. Obsérvese que a mediados de año la variación (promedio móvil) de las importaciones se ubicaba en torno al 17% interanual, mientras que para las exportaciones ese guarismo era del orden del 10%.

Así, en el acumulado de once meses a noviembre, el saldo de la balanza comercial arrojó un resultado US$ 8.752 millones, que se compara con el superávit de US$ 11.585 millones del mismo período de 2012 (-24,5%). Las exportaciones crecieron al 3,9% interanual, mientras las importaciones lo hicieron al 9,2%. Si la balanza comercial se comportara en línea con la estacionalidad de los últimos años, los resultados estarían apuntando a un cierre del año de alrededor de US$ 9.500 millones (ceteris paribus), US$ 2.900 millones menor que el resultado de 2012.

Balanza comercial sin combustibles

El saldo sin combustibles fue superavitario en US$ 14.898 millones en los once meses a noviembre, apenas US$ 659 millones por debajo del acumulado a noviembre de 2012 (- 4,6%). En particular, el resultado del trimestre móvil a ese mes mostró un incremento significativo en términos interanuales de 33,9%.

Así, como se observa en el gráfico que sigue, gran parte de la caída en el saldo comercial respecto de 2012 es explicada por el déficit en combustibles y energía. La brecha entre el saldo con y sin combustibles fue agrandándose desde 2011, y en 2013 prácticamente duplicó el valor de ese año.

Las exportaciones sin combustibles aumentaron 6,4% interanual en los tres meses a noviembre. El resultado fue impulsado por las ventas de MOA, que aumentaron 20,9% interanual y contribuyeron con 7,18 puntos porcentuales al resultado general. Destacaron aumentos en residuos y desperdicios de la industria alimenticia, productos lácteos y carnes y sus preparados. A las MOA siguieron las MOI, con un aumento de 12,1%. Las ventas de productos primarios, en tanto, sufrieron una merma de 24,4% interanual, principalmente por fuertes caídas en octubre y noviembre (en ese último mes, la contracción fue de 51,9%). El resultado respondió principalmente a una caída pronunciada en las ventas de cereales.

Las importaciones sin combustibles, en tanto, registraron un aumento de 2,6% interanual en los tres meses a noviembre. Se observa un incremento fuerte en las compras de autos, de 44,3%. La categoría “resto” y las importaciones de Bienes de Capital y sus Piezas y Accesorios también se incrementaron, aunque de manera más moderada (4,2% y 2,1% interanual, respectivamente). En contraste, las importaciones de Bienes Intermedios y de Consumo mostraron caídas interanuales, de 4,5% y 3,3%, respectivamente.

Balanza energética

Las exportaciones de combustibles cayeron 24,6% interanual en el trimestre móvil a noviembre (en el tercer trimestre habían caído 32%). Las importaciones, en tanto, aumentaron 9,5% en el mismo período, moderándose significativamente respecto de la expansión de 30,5% observada en el tercer trimestre.

De todas formas, la balanza energética alcanzó un nuevo déficit récord en los doce meses a noviembre, de -US$ 6.238 millones, con importaciones por US$ 11.431 millones.

Competitividad: tipo de cambio real multilateral

Una variable relevante a la hora de evaluar la competitividad que un país tiene en el comercio internacional es el tipo de cambio real, que refleja la capacidad de compra relativa de bienes y servicios entre países. En su versión multilateral se realiza la medición con respecto a los principales socios comerciales del país.

El gráfico muestra el Tipo de Cambio Real Multilateral (TCRM) elaborado por el BCRA ajustado por el nivel de precios relevados en estadísticas provinciales. Del gráfico surgen tres consideraciones relevantes:

- Desde noviembre de 2007, esta medición del tipo de cambio refleja una apreciación del peso de 35,7%.

- En los últimos 18 meses, el índice se ha estabilizado, reflejando que la apreciación del peso parece haberse frenado, fenómeno que seguramente se extenderá a los datos de diciembre y enero por el mayor ritmo de devaluación de las últimas semanas, aunque el efecto neto puede no ser tan significativo por la inflación local y cierta depreciación adicional de algunas monedas que forman la canasta.

- De todos modos, los datos de noviembre reflejan que el peso se encuentra apreciado 15,5% respecto del promedio 1998-2013.

Para alcanzar el promedio, el tipo de cambio debería depreciarse xxx%, con inflación cero de noviembre en adelante.