Temas de hoy: España Frente Patria Grande robo y abuso sexual A.A. niña desaparecida
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/101283

El Banco Central plantea el plan oficial de la economía argentina en 2014

Más inversión pública y privada, más consumo interno con recuperación de la capacidad de compra de los salarios, más financiamiento pyme para aumentar la oferta y frenar la presión en los precios y más empleo en un contexto de crecimiento del Producto Bruto Interno en el orden del 5 %.

Este es el contexto general de la economía previsto y propuesto como meta en los “Objetivos y planes respecto del desarrollo de la política monetaria, financiera, crediticia y cambiaria para 2014” del Banco Central de la República Argentina.

Se adelanta el pronóstico de que Argentina sostenga este año el superávit de la balanza comercial, con un incremento de la producción primaria del orden del 3,9 % para llegar a los 110 millones de toneladas, recurso contabilizado también para mantener la emisión “de acuerdo con las necesidades del normal funcionamiento de la economía” y la flotación administrada del dólar para evitar una fuerte devaluación.

La publicación del documento grafica los lineamientos de la política económica, los escenarios previstos para la economía mundial y el impacto en la misma actividad nacional.

En respuesta al mandato de su Carta Orgánica, el Banco Central planteó los lineamientos de la política económica, monetaria, financiera, crediticia, y cambiaria con el declarado propósito general de promover “la estabilidad monetaria, la estabilidad financiera, el empleo y el desarrollo económico con equidad social”.

“La historia argentina ha mostrado, por ejemplo, que la estabilidad monetaria no puede obtenerse al costo de tener elevado desempleo, bajo crecimiento o recesión, pérdida de competitividad económica, endeudamiento excesivo, fragilidad financiera, ni como resultado de renunciar a las herramientas básicas de la gestión macroeconómica”, reivindica el documento desde sus consideraciones generales iniciales, adelantando también un pleno ejercicio de “los instrumentos de regulación monetaria disponibles” en la regulación del sistema financiero, la política monetaria y la cambiaria.

En este sentido, se confirma la intención de mantener una intervención en el mercado de cambios bajo el régimen de flotación administrada, “con el objeto de acotar los excesos de volatilidad cambiaria que pudieran ser perjudiciales en términos monetarios, financieros o de actividad económica”.

Más crédito y producción

El financiamiento de la inversión para sumar a la producción de bienes y servicios se plantea como una política estructural destinada a reducir la inflación, en apoyo a los controles de precios y también la caída estimada de los precios internacionales de las materias primas industriales.

“El Banco Central, a través de su política de crédito, contribuirá a vigorizar el proceso de inversión, fortalecer el mercado interno y estimular el comercio exterior. Se aumentará la relación crédito/PIB buscando, simultáneamente, incrementar la participación del financiamiento productivo a largo plazo, particularmente el destinado a las micro, pequeñas y medianas empresas y a las economías regionales”, adelanta.

Para este objetivo, la autoridad del sistema financiero indica una flexibilización de las normativas que impone a los bancos para aumentar su participación en el financiamiento productivo. “Se perfeccionará la normativa prudencial, incorporando las normas internacionales consensuadas en el G20, y monitoreando su cumplimiento mediante una adecuada supervisión de las entidades financieras. Se buscará consolidar un servicio nacional de pagos seguro y eficaz y también que

el sistema financiero pueda canalizar eficientemente los ahorros de los depositantes, como financiar proyectos productivos”, plantea para adelantar también un mayor estímulo a la bancarización de la población propiciando una mejor cobertura geográfica de los servicios. “Para ello se promoverá una mayor universalización del acceso a los servicios financieros, una creciente competencia en el sector y una mayor protección de los derechos de los usuarios de servicios financieros”, se anticipa.

Parámetro y referencia

La elaboración y publicación de los objetivos y proyecciones oficiales para la economía de 2014 llegan para contrarrestar la nueva ola de pronósticos negativos que propala en el inicio del año el tándem de las consultoras habitualmente tomadas por los medios de mayor difusión. Estas fuentes de opinión económica, por lo general defensoras de modelos liberales, de baja intervención y regulación estatal de la economía, también reclaman críticamente la reducción del “gasto estatal” reflejado en asistencia social, promoción económica y hasta inversión en infraestructura.

En contrapartida, los pronósticos oficiales sobre la economía nacional y del contexto internacional ratifican en el documento del BCRA los lineamientos de inversión y regulación que aseguran condiciones equitativas de desarrollo económico, y definen básicamente la distribución de los recursos y la renta que genera la economía nacional.

Más allá de las opiniones en contra o a favor de expandir o recalentar versus enfriar y contraer, de fomentar la inversión agregada y la expansión del consumo con recursos de propios o volver al financiamiento internacional, los objetivos del Banco Central marcan las pautas, un parámetro de referencia si se quiere objetivo y público de la marcha de la política económica del país.

Un mundo crece con precios más bajos

En el análisis del contexto macroeconómico internacional que impactará en la economía argentina en 2014, el diagnóstico asumido en el documento del Banco Central sincera un escenario de menor crecimiento relativo de la economía mundial y de baja de precios internacionales en los principales productos primarios de exportación.

Teniendo en cuenta la opinión de analistas y organismos internacionales, el informe del BCRA estima una expansión del nivel de actividad global de 3,2%, que superaría en 0,8 puntos porcentuales (p.p.) el crecimiento previsto para 2013.

Se anota que si bien los países avanzados explicarían, en el margen, la aceleración de la expansión económica, los países emergentes continuarán creciendo a una tasa superior a la de los desarrollados (5,1%).

El pronóstico de crecimiento de los países emergentes releva el de los principales socios comerciales de la región, que se anota crecerían 3,2% en 2014, a un ritmo similar al de 2013. Entre los socios se destacan Brasil (2%), China (7,5%) y Chile (4%). “Los Estados Unidos y la zona Euro acelerarían sus tasas de crecimiento económico, aunque éstas se sostendrían en niveles acotados en torno al 2,5% y 1%, respectivamente”, anota.

Precios más bajos

Las condiciones climáticas favorables para el desarrollo de los cultivos que se registraron en las zonas de producción mundial más importantes es adelantada como el factor que determinará la caía de los precios internacionales de los productos agrícolas que produce el país.     Considerando el especial impacto que tuvo el crecimiento en un 26 % de la producción de soja sudamericana en la campaña 2012 2013 y tomando en cuenta el dato del crecimiento de un 7,4 % de la producción internacional, el informe del Banco Central señala “una nueva disminución del precio de la soja para el próximo año en torno a 8%, lo que ubicaría su valor promedio anual en US$478 por tn.” Por el mismo motivo de mayor producción global, se augura una reducción del precio del maíz, que “se ubicaría en un valor promedio anual cercano a los US$201 por tn. (-14% i.a.).”

Riesgo mundial

En la perspectiva del análisis oficial, el escenario de crecimiento internacional esconde el riesgo de factores como el de la alta desocupación en el mundo desarrollado y el de los ajustes fiscales que algunas naciones siguen aplicando, que podrían mantener deprimida la demanda global.

En consecuencia se prevé que un marco de incertidumbre sobre decisiones de política económica en los países centrales podría generar nuevos espacios de tensión financiera a nivel global.

Se anota que medidas como la reciente restricción de la Reserva Federal de los Estados Unidos a la compra de activos financieros podrá repercutir en una apreciación de la moneda americana y una mayor presión de ésta sobre las monedas de los países emergentes y principales socios comerciales del país.

Inversión del 23 %, crecimiento del 5 %

En Argentina una inversión proyectada en el orden del 23 % del PBI, y las condiciones generales de la industria, la construcción y la producción primaria “auguran un buen desempeño”, según evalúa el documento del BCRA, con un crecimiento del producto bruto en el orden del 5 %.

“Para 2014 se prevé que la actividad económica vuelva a incrementarse a partir de las acciones específicas promovidas tanto por este Banco Central como por otras instituciones públicas y privadas, las cuales impulsarán la inversión en bienes de capital y construcción, el consumo de las familias y el incremento en las cantidades exportadas”, define.      

El crecimiento desagregado por el lado de la oferta de bienes y servicios señala a la producción de bienes industriales, la construcción y el sector agropecuario con incrementos en el nivel de actividad. “La industria aumentaría su producción dada el alza de la demanda interna esperada y, en menor medida, de la demanda externa.

Por su parte, la producción agrícola de la campaña 2013/14 se elevaría en torno a 3,9% respecto del ciclo previo, a partir de los mayores volúmenes cosechados, principalmente de soja, parcialmente compensados por la merma de la producción de maíz.

Por último, la construcción se mantendrá en ascenso contribuyendo a dicho dinamismo el programa vigente de créditos destinados a la construcción y refacción de viviendas (Procrear). Los sectores de servicios acompañarían el alza de los productores de bienes, previéndose los mayores impulsos provenientes del comercio, del transporte y las comunicaciones y de la intermediación financiera.