Temas de hoy: Presupuesto 2020 Donald Trump Lionel Messi gabinete provincial Caso Lorena Romero
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/185728
ORQUESTA SINFÓNICA DEL CHACO

Ecos de un concierto

El sábado último se llevó a cabo en el salón auditorio de la Iglesia de “Jesucristo de los Santos de los últimos días” de Resistencia, el VII Concierto de Temporada de la Orquesta Sinfónica del Chaco (OSCH).

Por la profesora Rosita Troia

   Escuchar a la agrupación sinfónica en un lugar cómodo, placentero y con una acústica importante, es entrar en el reino de la felicidad que nos transporta hacia una belleza melódica y de la orquestación.

sinfonica.jpg

   Fue uno más de los tantos Conciertos brindado por la OSCH bajo la batuta del Mtro. Jorge Doumont, dejándonos el deseo de seguir auditando.

   El repertorio abordó obras de carácter triunfal, guerrero, solemne, seleccionado con maestría por su excelente conductor.

   La I Parte del Concierto, fue ocupado por la última sinfonía compuesta por Wolfgang Amadeus Mozart, la N° 41 en Do Mayor K.551 (conocida como “Júpiter”) en sus cuatro movimientos:

*Allegro Vivace

*Andante Cantabile

*Allegretto (Minuetto)

*Molto Allegro

   La II Parte fue ocupada por Héctor Berlioz, con su “Fantasía” Op.14 (Marcha Sinfónica o del Cadalzo) con lucimiento de los metales y de los violonchellos. Exquisita música programática que despertó musicalmente, en la mente de los oyentes, imágenes o estados de ánimo en cada una de sus cinco escenas:

*Ensueño (Reverie)

*Un baile

*Escenas de campos

*Marcha al suplicio y

*Sueño de una noche de Sabbat (danza de brujas).

La III Parte, fue el broche de oro con la Marcha N° 4 Op. 39 de “Pompa y Circunstancias “, de Edward Elgar (padre de la música británica moderna). Obra rítmica y ceremoniosa con un importante tema en la parte central  partiendo de identidades ocultas dejando al público intrigado como admirado.

sinfonica2.jpg

   Fue una velada donde la música, con esa fuerza muy particular hizo que los auditores se encuentren con sus emociones y sus pensamientos más profundos.

   Un concierto donde la música académica se presentó no como una pieza de museo sino de un valor puramente espiritual, valor que se ha ido perdiendo y más ahora que la música se ha relegado a un segundo plano dentro de los planes educativos. La felicidad que trasmiten los instrumentistas hacen que cada vez más personas, empiecen a apreciar la música cuando son adultos.

   Ojalá los responsables de las actividades culturales piensen igual sobre la vida futura de las agrupaciones sinfónicas, haciendo que por la magia del arte, se aleje para siempre la amenaza de un deshacer.

   La OSCH, bajo la batuta del Mtro. Doumont se muestra en ascenso en cada presentación, abordando obras de calidad con excelencia interpretativa trasmitiendo mensajes que representan lo bueno de la humanidad.