Temas de hoy: Mary Ferreyra UTA miraflores Aumento del boleto Copa Davis
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/185487

Pymes constructoras piden participar en el diseño de la política de obras públicas

El titular de la Confederación que agrupa a más de 500 empresas de todo el país lamentó no haber encontrado con el actual gobierno un “espacio de diálogo productivo”.

El titular de la Confederación de Pymes Constructoras de la República Argentina (CPC), Daniel Mafud, adelantó que solicitarán al presidente electo Alberto Fernández y a su futuro Gabinete de ministros ‘una convocatoria formal a trabajar juntos en la idea de diseñar políticas eficaces de obras públicas‘.

‘Nuestra confederación aún no encontró el espacio de diálogo productivo que posibilite hallar nuevas oportunidades de trabajo para las pymes del sector‘, resaltó el dirigente y empresario según declaraciones publicadas por el portal Página Central de Jujuy. 

Mafud.jpg
"El diseño de políticas públicas no puede soslayar las profundas asimetrías existentes en nuestro país”, señaló Daniel Mafud.

‘Durante décadas observamos cómo las políticas erráticas de obras públicas, cual movimiento browniano, focalizan su interés en obras de dudosa importancia; o bien, luego de un diagnóstico serio, las mismas no revisten el carácter de prioritarias‘, afirmó el presidente de la CPC, una entidad asociada a CAME.

Para Mafud, ‘en los círculos más cercanos al poder de turno se impulsan decisiones de inversión que se sustentan en diferentes motivos e intereses, pero que en muchos casos no responden a las necesidades más urgentes de la sociedad‘. ‘Consecuentemente, estas políticas a muy corto plazo, empiezan a exhibir su incompatibilidad con las demandas sociales, sus inaceptables desviaciones y posterior fracaso‘, detalló. En este escenario, consideró sustancial ‘contar con instituciones intermedias serias, capaces de entablar una relación madura con el poder que viabilice una mesa de diálogo genuino; en la cual, a través de la participación de los actores necesarios e imprescindibles, se puedan diseñar planes de corto, medio y largo alcance‘.

‘Advertimos que las mesas convocadas para lograr una foto para prensa, o bien para hacer anuncios grandilocuentes, son innecesarias, superfluas, y generan expectativas que pocas veces se cumplieron‘, reclamó Mafud.

REGIONALIZACIÓN

Tras revelar el pedido que la entidad hará al nuevo presidente y a su Gabinete, el dirigente hizo foco en el concepto de regionalización. ‘El diseño de políticas públicas no puede soslayar las profundas asimetrías sociales, económicas y culturales en nuestro país‘, subrayó.

‘Si bien nuestra confederación ha participado de todas las reuniones a las que fue invitada, aún no encontró el espacio de diálogo productivo que posibilite encontrar nuevas oportunidades de trabajo para las pymes del sector‘, denunció Mafud.

Un plan de 40.000 viviendas

El mismo día en el que el Indec dio a conocer que hasta septiembre la construcción acumulaba 13 meses con caídas interanuales, la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco) presentó un documento en el que pide que se declare la emergencia económica para el sector y se lance un plan para contener la caída y ‘normalizar la actividad‘.

La Cámara Argentina de la Construcción es el mayor gremio empresario del sector en la Argentina: tiene delegaciones en todas las provincias, más de 1300 empresas socias activas y ha participado en el desarrollo de las principales obras de infraestructura del país.

Según La Política Online, la intención de Camarco es presentar ese documento a Alberto Fernández en los próximos días porque propone una serie de medidas ‘estructurales y de coyuntura a aplicar en los primeros 200 días del nuevo gobierno para mantener el empleo y la actividad‘.

Con un retroceso proyectado del 15% para diciembre de su nivel de actividad, en el sector proponen que el Estado lance un plan que ponga piso al nivel de actividad por un lado, y que, por otro, empiece a pagarles lo que les adeuda.

La propuesta consiste en que el plan promueva la construcción de 40.000 viviendas mediante convenios con los Institutos Provinciales que motoricen a la construcción, una de las actividades que más mano de obra no calificada moviliza.

La gremial empresaria que conduce Julio Crivelli también pidió que el Estado consolide las deudas devengadas en los contratos vigentes y que los pague con títulos negociables o compensables, y que estos contratos sean reformulados hasta tanto se llegue a un nuevo acuerdo que contemple un régimen automático de variación de costos.

Según consignó El Cronista, Crivelli y los empresarios Teodoro Argerich, Antonio Pécora e Iván Sczcech se quejaron del cúmulo de deudas que el gobierno de Macri sostiene con las constructoras a causa de que ‘no se pagan los contratos, no hay redeterminación de precios y tampoco se reconocen los intereses por pago tardío’.