Temas de hoy: Mary Ferreyra UTA miraflores Aumento del boleto Copa Davis
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/185452

Seis países y sus 60 millones de habitantes dependen de un mar que está a punto de convertirse en un desierto fantasma

Se trata del moribundo mar de Aral. Sus aguas cubren solo 17% de la superficie original de 67.000 kilómetros cuadrados.

1.jpg
Barcos oxidados pueden verse en el desierto formado en el antiguo puerto de Moynaq, Uzbekistán (Bloomberg)

(Bloomberg) - El mar de Aral fue una vez el cuarto lago interior más grande del mundo. Hoy es el epítome de la negligencia ambiental.
Más de 60 millones de personas en seis países: Afganistán, Kazajstán, Kirguistán, Uzbekistán, Tayikistán y Turkmenistán, dependen de los ríos que conducen al Aral. En las décadas posteriores a la división de la Unión Soviética, la competencia transfronteriza por el agua, junto con el rápido cambio climático, han empeorado la situación.
Los dos ríos que alimentan la cuenca, el Amu Daria y el Sir Daria, transportan al Aral aproximadamente el 10% del agua que transportaban antes de que se iniciaran los proyectos industriales soviéticos en la década de 1960. Un ambicioso nuevo libro, con contribuciones de 57 autores, describe el daño.
Cerca de 45.000 kilómetros cuadrados “del fondo marino han quedado expuestos y se han convertido en un vasto desierto”, escriben los investigadores, “lo que ha cambiado el clima local e intensificado la desertificación en la región”. Las aguas restantes cubren solo 17% de la superficie original del mar de 67.000 kilómetros cuadrados.

2.jpg
El antiguo puerto de Moynaq, en Uzbekistan (Bloomberg)


 
El libro propone soluciones, desde restablecer el monitoreo del clima y el agua que desapareció en la década de 1990 hasta nuevos acuerdos legales que vinculen a las seis naciones de Asia Central en la gestión sostenible del agua.
Actualmente, la cuenca es una colmena de competencia entre industrias y países que necesitan agua para diferentes propósitos y en diferentes momentos. Sin embargo, Kirguistán y Uzbekistán están cooperando para realizar operaciones bancarias y ayudar a administrar el recurso hídrico estacional. Kirguistán utiliza la escorrentía de invierno para generar energía. Río abajo, Uzbekistán utiliza la misma agua para el riego en verano.
El Instituto de Recursos Mundiales informó recientemente que el acceso al agua para cientos de millones de personas ahora está en riesgo.

A lo largo del río Colorado, el cambio climático está causando la aridificación —la progresión de la sequía cíclica hacia una disminución permanente del agua— y amenazando el bienestar de 40 millones de estadounidenses. En California, las demandas de energía hidroeléctrica hacen que los agricultores dependan de aguas subterráneas limitadas.

Un estudio publicado el miércoles en la revista Nature Communications sugiere que la energía solar y eólica podrían tomar parte de la carga de la energía hidroeléctrica, liberando agua superficial para la agricultura.
Los desafíos involucrados en la restauración y la protección de los recursos del mar de Aral son sustanciales. Si bien los países involucrados varían en su nivel de desarrollo, una pérdida general de experiencia y tecnología en las últimas dos o tres décadas exigirá la creación de instituciones antes de que los problemas puedan comenzar a abordarse.
Sin embargo, ha habido algunos acontecimientos prometedores. Uzbekistán comenzó un nuevo ministerio de gestión del agua en 2018, y Tayikistán está reestructurando la forma en que supervisa el uso del agua. Una presa en la parte norte del mar, terminada en 2005, ayuda a evitar un mayor secado. Esa parte del Aral ha visto un nivel de agua estabilizado en los últimos ocho años, lo que lo hace seguro para la reintroducción de 11 especies de peces.
La situación en el resto del mar, sin embargo, “es menos alentadora”, escriben los investigadores.

Fuente: Infobae.