Temas de hoy: Ley de emergencia alimentaria Enfrentamiento entre policías y dirigentes CAME Gas NEA Colectivos
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/182446

La actual operadora de la hidrovía garantiza 36 pies en 2 años pero sólo en el canal principal

Jan de Nul, que buscará seguir con la concesión, asegura que la profundización haría ganar al agro u$s5 adicionales por tonelada. Enfrente están los chinos, con un proyecto que incluye a Barranqueras.

Ante versiones que dan cuenta del posible lanzamiento antes que termine este 2019 de la licitación para renovar la concesión del dragado y mantenimiento de la hidrovía Paraná-Paraguay, la actual operadora belga Jan de Nul viene confirmando intenciones de presentarse para continuar con el nuevo contrato. Sin embargo, deberá enfrentar –por lo que adelantan fuentes del sector- a empresas chinas que desembarcan con la mejor tecnología y un proyecto distinto.

ARGENTINA-DRAGA.jpg
Una de las dragas incorporadas por la actual operadora de la hidrovía para los trabajos de dragado en el canal principal.

Según reveló días pasados el administrador del puerto de Barranqueras, Roberto Benítez, hay empresas chinas interesadas en la operación de la hidrovía con una propuesta para el dragado y mantenimiento hasta la confluencia de los ríos Paraná y Paraguay, y que incluye al riacho Barranqueras.  

A la vez, advirtió que el objetivo de la actual operadora (Jan de Nul, que se separó de Emepa tras la causa judicial que involucró a Gabriel Romero), sería incluir el dragado y mantenimiento sólo hasta Timbúes, antes de Rosario. 

La concesión de la hidrovía Paraná-Paraguay, operada por el consorcio del que forma parte la compañía belga Jan de Nul, vence en 2021. Pero ya desde este año el gobierno nacional comenzó a moverse para tener listos los pliegos de una eventual licitación.

25 años

Pieter Jan de Nul, nieto del fundador de la empresa e hijo del actual propietario, es el nuevo country manager (director general) de Jan de Nul para la Argentina, Uruguay y Paraguay. Su sola designación grafica la importancia que la empresa belga le da a nuestro país.

JAN-DE-NUL.jpg
Pieter Jan de Nul, nuevo director general de Jan de Nul para la Argentina, Uruguay y Paraguay.

Aquí, Jan de Nul viene trabajando desde hace 25 años en el dragado y mantenimiento de la hidrovía Paraná-Paraguay, la obra de infraestructura más importante de la Argentina que ha permitido la salida de las exportaciones agroindustriales y la expansión de la frontera agrícola operada en las últimas décadas.

Además, la hidrovía gestó millonarias inversiones privadas en las terminales portuarias de la zona que hoy posibilitan la exportación de la súper cosecha.

En una entrevista con el suplemento Transport&Cargo del diario El Cronista, Jan de Nul explicó la decisión de estar presentes con un stand en la exposición Rural de Buenos Aires, hace pocos días. “Nos acercamos al sector de los productores agropecuarios que, en realidad, ha sido el principal beneficiario de la obra que realizamos. Queremos mostrar desde aquí el firme compromiso que tenemos con la Argentina, demostrado ya con nuestros trabajos y que esperamos seguir desarrollando en el futuro”, resaltó.

“Hemos trabajado todos estos años llevando la profundización desde 15 a 28 pies y luego a 34 pies en la vía navegable troncal desde Timbués al Río de la Plata, siempre con la mejor tecnología disponible”, repasó el directivo.

Sobre la nueva licitación para la concesión de la hidrovía en la que trabaja el gobierno nacional con intenciones de lanzar durante este año, marcó: “Si se lleva a cabo esta licitación, nuestra intención es presentarnos y esperamos que el know how acumulado por nuestra empresa sea un factor importante en su momento. Lo hemos hecho bien en el pasado y lo estamos haciendo bien en el presente, todos reconocen esto y podemos seguir en ese camino”.

Mayor calado

Para Jan de Nul “la vía navegable se puede dragar a 36 pies”. Al respecto, expuso que “un estudio del Instituto de Desarrollo Regional (IDR) demuestra que con la profundización de la hidrovía los productores podrían ganar hasta u$s 5 adicionales por tonelada”. “Nosotros podemos hacer esa obra y lograr dos pies adicionales en dos años, y podemos hacerlo con financiamiento propio, tal como lo estamos realizando en este momento en Puerto Quequén, donde estamos llevando el puerto a un calado de 50 pies”, acotó.

En ese sentido citó un caso en los Estados Unidos, en el río Mississippi, donde ya se avanza en un proyecto de profundización que comenzará a realizarse a fin de este año para dotar de más calado la vía navegable en función.

Por otra parte, el ejecutivo mencionó otras obras que la compañía lleva a cabo en la Argentina. “Además de la mencionada de Puerto Quequén, Jan de Nul ha trabajado en Bahía Blanca, en Ushuaia y otros puertos argentinos. En Diamante, Entre Ríos, hemos montado una planta de producción de arena para perforaciones hidráulicas en Vaca Muerta, con una inversión de u$s 10 millones como otra muestra del compromiso con el país”, enumeró.

Y finalmente citó: “Acabamos de traer una draga de última generación con la más alta tecnología y amigable con el medio ambiente, y en tres semanas viene otra draga nueva para trabajar en la hidrovía, con inyección de agua. Es muy importante la apuesta que tenemos en el país y queremos seguir invirtiendo”.