Temas de hoy: Toma yaguareté Ley de emergencia alimentaria CAME náufrago
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/178981

La CGT convocó a un paro general para el miércoles 29 de mayo

En una reunión del Consejo Directivo los dirigentes ‘dialoguistas‘ tomaron la decisión de lanzar la medida de fuerza de forma unánime.

   Buenos Aires, 14 (NA) - La Confederación General del Trabajo (CGT) convocó a un paro nacional por 24 horas para el próximo miércoles 29 de mayo, en rechazo a las políticas del Gobierno del presidente Mauricio Macri y ‘la aceleración de la decadencia de la economía‘ de los trabajadores. 

cgt.jpg
La CGT convocó a un paro nacional por 24 horas para el miércoles 29 de mayo, en rechazo a las políticas del Gobierno del presidente Mauricio Macri y “la aceleración de la decadencia de la economía” de los trabajadores. NA

   ‘Después de un análisis pormenorizado, en forma unánime, el Consejo Directivo convoca a una medida de acción directa, que se trasladará en un paro de 24 hora con fecha del 29 de este mes‘, señaló uno de los secretarios generales de la central, Héctor Daer.

   La cúpula de la CGT anunció el paro nacional -el sexto en la era Macri- luego de una reunión del Consejo Directivo realizada en la sede de la central obrera de la calle Azopardo, en la que los dirigentes ‘dialoguistas‘ tomaron la decisión de lanzar la medida de fuerza de forma unánime.

   La misma tendrá lugar en medio de un malestar de la CGT con el Gobierno, especialmente de los influyentes gremios del transporte agrupados en la CATT, ante la falta de respuesta a su reclamo por el Impuesto a las Ganancias, cuyos descuentos afectan los bolsillos de los trabajadores del sector.

   ‘La decisión es por solidaridad con lo que está sucediendo en el país. Para nosotros está primero la Patria, en este momento no hay sector que no esté afectado. (La medida) no tiene nada que ver con la división en el movimiento obrero, ni con lo político, tiene que ver con lo que nos pasa a todos los argentinos‘, afirmó el otro secretario general de la central, Carlos Acuña, en declaraciones en una conferencia de prensa tras la reunión.

   Por su parte, Daer aseguró que la decisión se tomó en respuesta a una situación económica dura que ‘afecta a todos los trabajadores y a los compañeros que aún buscan trabajo‘.

   Además, sostuvo que la medida de fuerza ‘se viene gestando desde la semana pasada‘ y que decantó en el paro ‘con consenso unánime‘.

   La CGT lanzó la medida de fuerza 14 días después del paro que llevaron adelante los gremios ‘combativos‘ de la central obrera -alineados en el Frente Sindical de Hugo Moyano- y las CTA, al que no adhirieron los gremios de la conducción de la central obrera, entre ellos los del transporte que hicieron su propio paro durante el feriado del 1 de mayo.

   De esta forma vuelve a quedar al descubierto la fuerte interna dentro de la CGT, ya que la conducción evitó por todos los medios plegarse al paro del 30 de abril pasado a fin de que los sectores más opositores al Gobierno que abandonaron el Consejo Directivo de la central les ‘marquen la cancha‘ desde afuera.

   Sólo dos semanas después de aquella huelga de la que no participaron y tras recibir duros cuestionamientos de los ‘disidentes‘, los gremios de la cúpula decidieron activar su  propia huelga enviando así un mensaje de autonomía respecto al moyanismo y las CTA.

   Se da por descontado que será una medida de fuerza contundente ya que el paro abarcará a los gremios del transporte (colectiveros y ferroviarios), estatales de UPCN, los de la construcción de UOCRA, empleados de Comercio y varios más, mientras que  seguramente también adherirán los sindicatos ‘duros‘ encolumnados detrás de Moyano y los de las tres vertientes de la CTA.

   Antes de la reunión de este martes se especulaba con la chance de que finalmente no se convocara al paro debido a que el Gobierno emitió el mes pasado un decreto con el que incrementó los fondos para las obras sociales sindicales, mientras que el viernes último la Casa Rosada habilitó una trasferencia de 2.100 millones de pesos para esas obras sociales como parte de la deuda que el Estado mantiene con las prestadoras.

   No obstante, esta medida oficial no alcanzó para calmar los ánimos ni siquiera de los dirigentes cegetistas más ‘moderados‘ que integran la conducción, quienes decidieron avanzar con lo que será la sexta huelga durante la gestión macrista.